Opinión Viajes extraordinarios

Hoteles emblemáticos, la historia del hotel Sacher

Javier Lozano Pérez

MARKETING & DISEÑO DE VIAJES Y EVENTOS
@javierlozanozgz www.javierlozano.net

El hotel más famoso de Viena, inventor de la famosa tarta Sacher.

El hotel fue fundado en 1876 por Eduard Sacher hijo del famoso pastelero inventor de la tarta con su nombre. 

En 1880, se casó con Anna Sacher quien a la muerte de Eduard se convirtió en la directora del hotel. Fue Anna, mujer tan astuta como  excéntrica, siempre iba acompañada de sus bulldogs franceses, quien convirtió  el Hotel Sacher en uno de los mejores hoteles del mundo.

Fue el hotel Sacher lugar de encuentro de aristócratas y los diplomáticos quienes recibían un trato deferente por parte de Anna Sacher.

Precisamente fue este trato especial hacia la decadente nobleza el que hizo que el hotel encontrase dificultades económicas puesto que Anna Sacher obsesionada con mantener la rerputación del hotel negaba el servicio a los huéspedes de ascendencia no aristocrática mientras que otorgaba un generoso crédito a los aristócratas empobrecidos.

Poco a poco el hotel entro en decadencia hasta que murió Anna Sacher y con ella su emblemático hotel al que llegó la quiebra.

En 1934 la familia Gürtler adquirió el hotel Sacher y posteriormente familia Siller, renombrados hoteleros que relanzaron el nombre del hotel Sacher hasta el sinónimo de excelencia que es actualmente.

Tras su adquisición, la primera decisión que adoptaron fue la de abrir la venta de la famosa tarta Sacher, ya que hasta ese momento solo los huéspedes alojados en el hotel podían degustar esa delicia de la repostería. Hoy en día se fabrican anualmente más de 360.000 unidades al año.

Sacher, un hotel con nombre de tarta

Hablar del hotel Sacher de Viena es hablar de uno de los mejores hoteles del mundo, pero también de una de las tartas más famosas a nivel mundial, la ya emblemática tarta Sacher o Sacher Torte en alemán

Cuanta la leyenda que un dia de primavera de 1832, el príncipe austríaco Clemente Wenceslao de Metternich organizó un gran banquete para agasajar a sus invitados. Sucedió que ese mismo día el chef enfermó quedando a cargo de las cocina Franz Sacher, un joven ayudante de  tan solo 16 años de edad. El príncipe preocupado le rogó al joven Franz una sola cosa: «Solo le pido que no me ponga en evidencia». Y así fue, el joven ayudante no lo decepcionó.

A los postres se sirvió un bizcocho ligero de chocolate, cubierto por una fina capa de mermelada de albaricoque y recubierta de nuevo de chocolate. Franz Sacher acababa de inventar el más famoso de los postres vieneses: la tarta Sacher .

Las habitaciones y suites del Sacher están llenas de historia, diseñadas con el más alto nivel de lujo, destacando la suite Madame Butterfly, de 180 m², con una increíble vista de casi 360° de la bellísima ciudad de Viena.

Hoy en día el Hotel Sacher es toda una institución vienesa, tanto que los austriacos lo consideran un patrimonio de la humanidad.

La experiencia gastronómica del Sacher

Las  propuestas gastronómicas del hotel van desde  el Rote Bar que ofrece especialidades vienesas rodeadas de hermosos candelabros de cristal, a la vez que se escucha todas las noches la música interpretada por un excelente  pianista

En el Grüne Bar se puede encontrar la alta cocina intercalada de platos tradicionales austriacos junto a una bodega con excelentes vinos del mundo.

El sofisticado Blaue Bar es una coctelería donde se sirven  los cócteles más famosos del mundo junto con un delicioso café vienés y pasteles, incluida por supuesto la Sacher Torte  en un entorno de lujo de estilo modernista de los felices años 20.

Si delicioso es dejar pasar el tiempo disfrutando de las especialidades de sus restaurantes y bares no es menor el placer de relajarse en el Sacher Spa donde los huéspedes pueden descubrir la magia de la exclusiva línea corporal “Time to Chocolate” o dejarse mimar con tratamientos faciales y corporales.
La sauna finlandesa o el gimnasio están a la altura del resto del hotel.

Invitados notables

Entre los huéspedes más notables que se han alojado en el hotel Sacher se encuentran no solo el emperador Francisco José, sino también el rey Eduardo VIII, la reina Isabel II, el Rey  Felipe , el príncipe Rainiero III de Mónaco y Grace Kelly , el presidente John F. Kennedy y muchos otros. Al estar junto a la ópera, el hotel Sacher también ha sido el favorito de artistas como Herbert von Karajan , Leonard Bernstein , Leo Slezak , Plácido Domingo , José Carreras y Rudolf Nureyev .

Son muchas las anécdotas de famosos que ocurrieron en el hotel Sacher:

Graham Greene escribió en el bar del hotel el guíon de El tercer hombre.

El 31 de marzo de 1969, John Lennon y Yoko Ono dieron una concurrida rueda de prensa

» Bagism »  para promocionar su extensiva campaña por la paz en el Hotel Sacher.

El hotel es también famoso por la película de 1939 que lleva su mismo nombre “Hotel Sacher”

Romy Schneider se hospedó en el Hotel Sacher durante el rodaje de Sissi en 1955.

El “sabe estar Sacher” más allá del hotel

Esta personalización se extiende más allá de las instalaciones del hotel; el  Sacher ofrece un agradable paseo en un carruaje tirado por caballos por las calles de Viena con el acompañamiento de un mayordomo personal, experiencia que culmina con la asistencia a un concierto u ópera y una cena de ensueño en su restaurante gastronómico.

En 2016, se inauguró la Sacher School of Excellence, que ofrece una formación integral a todos los empleados de Sacher para perfeccionar sus habilidades y permitirles ofrecer un servicio de clase mundial a los huéspedes.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.