Entidades Sociales Entrevistas

Teresa Muntadas (CEDES): «Nuestras metodologías están basadas en la personalización, en la planificación centrada en la persona, en la accesibilidad y diseños universales»

Teresa Muntadas

Directora de Fundación CEDES

La trayectoria de Teresa Muntadas ha estado siempre orientada a la discapacidad intelectual y al autismo. Trabaja al frente de Fundación CEDES, organización social, sin ánimo de lucro y dedicada a la atención integral de niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual, y con autismo. 

Su labor está encaminada a mejorar su calidad de vida promoviendo acciones, servicios y apoyos que generen oportunidades a cada persona para llevar una vida plena con el mayor grado de autonomía, inclusión y participación activa en el entorno social.

Háblenos de su trayectoria profesional.

Mi formación como mi dedicación, también diría mi pasión, porque me encanta lo que hago, siempre ha estado orientada a la discapacidad intelectual y al autismo. Tras realizar magisterio en Zaragoza marché a Barcelona para formarme en psicología y seguir especializándome en discapacidad intelectual y en autismo. Allí, promover y formar parte de una cooperativa social, despertó mi interés y conocimiento por la gestión de servicios sociales.

En mi periodo de voluntariado, con diecisiete años, tuve la suerte de tener experiencias maravillosas, de poder conocer a personas con grandes dificultades que a esa edad me impactaron, me despertaron la sensibilidad, el interés y la necesidad de dedicarme a este ámbito. Me atrapó su capacidad de dar. No he dejado de aprender de ellas ni un solo día. Me parece un lujo, un privilegio poder realizar esta dedicación.

¿Cuándo y cómo llegó a CEDES?

En el año ochenta y seis tuve conocimiento de la Fundación, una iniciativa particular de una madre, Carmen Fernández, con un hijo con discapacidad. Me incorporé desde la psicología y en 1999 tras unas circunstancias de especiales dificultades por las que atravesaba la Fundación promoví el desarrollo de un nuevo proyecto de transformación.

Aunque la idea inicial era crear una cooperativa social, se siguió apostando por la forma jurídica de fundación para poder dar continuidad a los servicios existentes educativos y de empleo, y avanzar en la creación de nuevos servicios que enseguida se pusieron en marcha como el Centro ocupacional, de día, la vivienda tutelada, el servicio de ocio y posteriormente el servicio residencial Hogares CEDES. A día de hoy, los cambios sociales y el aumento cuantitativo y cualitativo de necesidades, hace que estemos planteándonos nuevos retos.

¿Podría presentarnos brevemente a la asociación?

Es una organización social, sin ánimo de lucro, con forma jurídica, como decía, de fundación en la que participan instituciones y particulares. 

La Entidad está dedicada a la atención integral de niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual, y con autismo, diferentes maneras de nombrar la diversidad funcional que caracteriza a las personas. Mejorar su calidad de vida promoviendo acciones, servicios y apoyos que generen oportunidades a cada persona para llevar una vida plena con el mayor grado de autonomía, inclusión y participación activa en el entorno social, son valores que forman parte esencial de su misión.

Nuestras metodologías están esencialmente basadas en la personalización, en la planificación centrada en la persona, en la accesibilidad y diseños universales.

En nuestro ADN va implícito la innovación, la tecnología, el desarrollo de nuevos modelos de servicios y metodologías, y sobre todo el crear apoyos que permitan a estas personas llevar una vida plena y de calidad en igualdad de oportunidades.

¿Cuáles han sido los hitos más importantes de CEDES a lo largo de su historia?

Puedo decir que realmente desde que se inició el nuevo proyecto no se ha dejado de crecer y que esos avances los han ido marcando las necesidades emergentes en las propias personas con discapacidad intelectual y sus familias. 

En su momento fue esencial el desarrollo de los servicios de adultos como el centro ocupacional y de día, el servicio de ocio, los Hogares CEDES, posteriormente la incorporación de los programas transversales para la innovación y la mejora con las nuevas tecnologías, las disciplinas artísticas,  audiovisuales, biblioCedes, los programas como ciudadanos activos e inteligencia emocional, las acciones de colaboración con  entidades  y organismos externos como la Universidad San Jorge, el desarrollo del proyecto de economía social MOS nos une… el plan de acción CedesIncluye y las publicaciones de la colección CedesInnova para el conocimiento y divulgación de experiencias,… es difícil elegir alguna acción que marque un hito puesto que todo lo realizado  ha tenido un espacio propio y necesario por alguno motivo.

Cabe señalar que a lo largo de este tiempo nos sentimos muy orgullosos de los premios y reconocimientos que hemos recibido: los tres premios recibidos de arquitectura por el proyecto Viviendas tuteladas Hogares CEDES, el premio del festival de cine de Zaragoza 2019, los muchos de nuestro taller de teatro, como el crearte del Ministerio de Cultura, el nacional de la DGT y el último el premio IV Pilar del IASS, el galardón aragoneses del año 2017.

¿A cuántas personas atienden en la fundación y con qué perfiles?

En estos momentos desde los distintos Centros y servicios se atiende a 207 personas con diferentes necesidades de apoyo, etiologías y recorrido de edad, desde la infancia a edades adultas. Es evidente que las necesidades de apoyo son bien distintas según se combinan estas variables en cada persona. Y en cuanto a la etiología hay una amplia diversidad con discapacidad intelectual, a veces plurideficiencias con problemas asociados sensoriales, motrices, de comportamiento, patología dual, un cada vez más amplio número de personas con autismo, TEA, también síndrome X frágil, Rett, Dow… una amplia, como digo, diversidad funcional en los niños, jóvenes y adultos que constituyen la razón de ser de nuestros centros.

¿Cuántos trabajadores tiene CEDES?

En este momento son 100 profesionales directos más siete en prestación de servicios. Hay que tener en cuenta que también se genera una gran cantidad de prestaciones profesionales a través de los servicios contratados de prevención, mantenimiento de instalaciones, auditorias etc.… 

Se tiene siempre la idea de que las organizaciones sociales somos receptoras de recursos, pero pocas veces se valora el retorno que originan entidades como ésta en forma de empleo y como agentes de dinamización no sólo social sino también económica.  Aportamos riqueza económica además de, por supuesto, bienestar social y calidad de vida en una sociedad que se considera desarrollada.

Me gusta decir de CEDES que es un proyecto de personas, por las personas, para las personas y con las personas. Con ello me refiero a las personas con discapacidad intelectual, por supuesto, pero también a sus familiares, profesionales, voluntariado y colaboradores.

¿Qué recursos ponen al servicio de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias?

Los servicios que actualmente se desarrollan se diversifican en función de las necesidades planteadas en las distintas etapas de la vida. Es el desarrollo evolutivo de la persona y sus necesidades lo que ha ido marcando la creación de esa diversidad de servicios. En la infancia y juventud, la educación y formación constituyen el servicio esencial que todo ciudadano debe recibir y de ahí la importancia de nuestro colegio de educación especial, concertado con el departamento de Educación de la DGA.

El inicio de la edad adulta requiere de servicios de atención y apoyo que acerquen el mundo laboral a estas personas y también les permita mantener sus apoyos terapéuticos y formativos, en aspectos como la comunicación, la formación continua y las habilidades adaptativas . Y esas respuestas las ofrecemos a través de nuestro centro ocupacional, y del centro de día para aquellas personas que requieren un nivel de apoyos y estimulación más intenso y generalizado.

La ocupación de sus plazas, así como también las de residencia están concertadas con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales.

El acceso al empleo promovido desde nuestro centro especial de empleo es un derecho fundamental en las personas con discapacidad intelectual como en cualquier ciudadano.

Y las personas siguen avanzando en edad y necesidades, y sus familias también, y por ello es preciso dar respuestas cuando se necesitan apoyos integrales para la vida, más allá del entorno familiar propio, a través de la vivienda y los nuevos modelos de residencia como el que desde 2007 se viene desarrollando con los Hogares CEDES.

Somos auténticos motores de dinamización en nuestras sociedades que permite que cada euro que se invierte retorne como menos duplicado si se miden las verdaderas variables que impactan en nuestra economía.

¿Qué tal es la colaboración de CEDES con las instituciones públicas?

Es una relación imprescindible en ambas direcciones, o al menos así lo valoro. Sin los recursos que aporta, la Administración Pública, a través de los conciertos educativos, concierto de plazas para la dependencia y subvenciones para el empleo ninguno de los servicios que se prestan serían sostenibles. Me refiero a los conciertos y subvenciones con diferentes Departamentos del Gobierno de Aragón, principalmente, pero también a los apoyos procedentes de la Administración local, el Ayuntamiento de Zaragoza, que ha cedido el suelo sobre el que se edifican todos los edificios e instalaciones de la entidad.

Todos estos marcos de colaboración se han ido ampliando a lo largo de estos años. La ley de dependencia, la ley de concertación etc. han supuesto un impulso en la creación de sistema regular de financiación.

Me gustaría ahondar en la idea de que apoyar a los servicios sociales no es destinar a fondo perdido recursos, es un grave error pensar así, tan grave como pensar que las personas con discapacidad intelectual son sujetos de beneficencia en lugar de derechos. 

El cambio de paradigma esencial que se ha producido en nuestro sector durante las últimas décadas habla de derechos no de caridad para responder a las necesidades de las personas con discapacidad intelectual, y el otro gran paradigma que cambia completamente la visión de estos servicios y organizaciones es que no somos meros destinatarios de recursos, NO, nuestras servicios y organizaciones son verdaderos motores de dinamización social, generadores de empleo, de bienestar y calidad de vida, en definitiva no solo recibimos también aportamos riqueza. 

Somos auténticos motores de dinamización en nuestras sociedades que permite que cada euro que se invierte retorne como menos duplicado si se miden las verdaderas variables que impactan en nuestra economía. Resumiendo, somos rentables y necesarias humanamente, socialmente y también económicamente. Es importante que los gobiernos, las administraciones públicas cuando elaboran sus presupuestos lo hagan desde esta visión.

Apoyar los servicios sociales es inversión en bienestar, en calidad de la vida de una sociedad desarrollada pero también es invertir en empleo y en generación de riqueza.

Háblenos de la Residencia de CEDES y su funcionamiento.

Las viviendas tuteladas Hogares CEDES fue fruto de la apuesta por un proyecto que contemplaba un modelo muy novedoso de atención residencial, alejado del modelo tradicional y del peso de la institucionalización que éste suponía… No hablábamos de residencia sino de vivienda, en aquel momento era innovador, actualmente es el modelo que se está intentando desarrollar a nivel general y que se postula desde Europa bajo los principios de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las personas con discapacidad.

Centrarse en las personas, en sus opiniones, en sus elecciones y en llevar una vida de la manera más parecida a lo que aspiramos cualquier persona, en pequeñas unidades de convivencia lo más familiares posible, fue el objetivo y para ello el edificio construido reproduce seis viviendas convencionales, accesibles e integradas en el barrio de referencia, porque se quería buscar la inclusión en un entorno comunitario donde utilizar los servicios públicos, donde interaccionar.

Cuentan con un colegio de Educación Especial y un Centro Ocupacional y de Día. Háblenos brevemente de ellos.

El Colegio de Educación Especial imparte la modalidad de educación especial en los niveles de Educación Básica Obligatoria y de los Programas de Formación para la Transición a la vida Adulta adaptados a las necesidades específicas de su alumnado con edades comprendidas entre los 6 y los 21 años de edad. 

Cada uno de sus alumnos y alumnas recibe una atención muy especializada a través de un programa individual de aprendizaje adaptado plenamente a sus necesidades educativas individuales con el objetivo de ofrecerle una respuesta educativa de calidad que favorezca al máximo sus capacidades personales de aprendizaje, de desarrollo personal y social. Su educación tiene como principal objetivo proporcionar una atención integral priorizando los aprendizajes funcionales y desarrollando conocimientos, competencias, habilidades y actitudes personal y socialmente significativas.

Desde el centro Ocupacional y de Día CEDES se atiende, en estos momentos, a 145 personas adultas , mayores de 21 años,  ofreciéndoles una respuesta integral mediante la realización de actividades ocupacionales, pre-laborales, de formación, terapia, desarrollo personal y social dirigidas a fomentar sus competencias en todos los ámbitos de la vida que favorezcan su desenvolvimiento y autonomía personal, su inclusión y vida en comunidad

Infantilizar a las personas con discapacidad intelectual que llegan a la etapa adulta es negarles el derecho a desarrollarse plenamente como personas. Es cierto que sus necesidades de apoyo persisten a lo largo de la vida, pero éstos deben ser respetuosos con su edad y su crecimiento personal. 

Ofrecerles oportunidades de ocupación, empleo, formación de adultos, ocio comunitario etc. es reconocerles una vida de pleno derecho, una vida como la de cualquier persona con las ayudas y apoyos que sean necesarios en cada momento para que puedan participar activamente en sus entornos naturales de vida.

En nuestro Centro Ocupacional intentamos ofrecerles la atención integral que necesitan pero respetando su dignidad, su derecho a compartir una forma de vida y desarrollo personal como les corresponde por la etapa de vida  en la que están, con  todos los apoyos y servicios que precisen.

En su centro Especial de Empleo, ¿cuántas personas participan? ¿Qué labores desempeñan?

Desde el Centro Especial de Empleo CEDES, en el que trabajan diez personas ocho de ellas con discapacidad intelectual y física, se desarrollan diferentes líneas de actividad productiva en el propio centro, principalmente manipulados con diferentes empresas y también en la elaboración de productos de nuestra marca MOS. En colaboración con empresas como BTV y Carreras se han venido desarrollando enclaves laborales que suponen el trabajo directo de un equipo del centro en las propias instalaciones y líneas de producción de esas empresas. 

Animamos al mundo empresarial a que conozca las posibilidades laborales de nuestros Centros y de las personas con discapacidad intelectual en general. Ofrecer una oportunidad laboral a una persona con discapacidad intelectual es un gran beneficio para ella pero también es rentabilidad para la empresa que lo oferta. Lamentablemente para la mayor parte de personas con discapacidad intelectual en edad laboral el acceso al empleo sigue siendo una aspiración inalcanzable. 

¿Cómo afectó la pandemia a los planes y al funcionamiento habitual de CEDES?

Terrible, el impacto ha sido tremendo en todos los aspectos, en la vida de las personas, en la organización y funcionamiento de los servicios, en la forma de atender. La carga emocional que han soportado profesionales, familias y especialmente las propias personas con discapacidad intelectual que de repente se han encontrado con una situación que no comprenden y que derrumba la estructura de sus rutinas y atenciones. 

Las familias han sufrido, a su vez, de manera muy importante este impacto, sobre ellas ha recaído, en el confinamiento, todo el peso de la atención de sus hijos en unas circunstancias tan excepcionales, viendo cómo se interrumpía su sistema de apoyos habituales. Ha habido estrés y sobrecarga de responsabilidad en los profesionales. Hay que tener en cuenta que nuestro ámbito se ha caracterizado por la especial vulnerabilidad de las personas que atendemos frente a esta pandemia.

Y a todo esto hay que añadir el impacto en la economía y en los recursos de nuestra organización que tuvo y continua teniendo que asumir un importante aumento del gasto derivado de la implementación de las medidas de seguridad y protección exigidas, de la inversión en equipamientos de protección en nuestras instalaciones y adaptaciones en los servicios de comedor, transporte, el aumento de los recursos de limpieza y de personal de atención, etc.

Desde 2016 tienen un proyecto pionero de economía social, Mos. ¿Cómo surgió y en qué consiste?

Es uno de los proyectos más queridos y con el que más he disfrutado en su creación. ‘MOS nos une’ da nombre a una marca de diseño, elaboración y comercialización en diferentes líneas de artículos: joyería y artículos de mesa, vino y regalo en cerámica, complementos de moda y decoración. 

Las creaciones, especialmente de cerámica, se agrupan en series limitadas de piezas exclusivas que combinan vanguardia en la creación y artesanía en su elaboración. El resultado son unas joyas y complementos originales especialmente bonitos y exclusivos.

Es un proyecto que surge de la pasión por el arte y el diseño. Pero también surge de la necesidad de encontrar una actividad ocupacional y laboral, regular y enriquecedora, para unas personas que tienen especiales barreras para acceder al empleo.

¿De qué modo el arte ayuda a las personas con discapacidad?

El arte genera espacios de libertad, todas las personas en general. Las personas con discapacidad intelectual, el poder expresarse y crear en libertad desarrollan capacidades que nos sorprenden enormemente lo hemos comprobado desde hace mucho tiempo en CEDES a través del teatro, de la pintura, de la música, de la cerámica…del cine…. El arte es una fuente inagotable de estimulación emocional, de potencialidades, de aprendizaje, conocimiento y sobre todo de crecimiento personal y conexión con el entorno, con los otros.

¿Cuánto se ha avanzado en el terreno de la discapacidad en los últimos años?

Los avances han sido innegables en todos los ámbitos. Hemos pasado de modelos fijados en las limitaciones a modelos centrados en las capacidades, de una concepción de la discapacidad como un elemento inamovible que condiciona la vida de las personas a la concepción más dinámica que sitúa la discapacidad no en las personas sino en la incompetencia del entorno para dar respuesta a las necesidades que presenta cada persona respetando la diversidad que nos caracteriza a todos. 

El concepto de accesibilidad y diseño universal de los entornos, de los espacios, de los productos de los bienes y servicios como la educación, la sanidad, el empleo, ha puesto el punto de mira en la igualdad de oportunidades y en el deseo de crear sociedades de todos y para todos. 

¿De qué manera pueden colaborar nuestros lectores y lectoras con CEDES?

Nos encanta sentirnos parte de la sociedad, por tanto, todas las iniciativas son bien acogidas. Recibimos numerosas donaciones, sugerencias e ideas para realizar actividades de colaboración. Por supuesto aconsejo que compren nuestros productos MOS si son amantes del arte, el diseño hecho a mano y les gusta disfrutar de piezas únicas.

En general es importantísimo el compromiso de cada ciudadano y ciudadana con la inclusión, ésta no será realidad sin ese compromiso de todas y cada una de las personas que formamos esta sociedad.

Redacción AEA/ LLM. Fotos: JF

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.