En tiempos del Covid-19 Opinión

17 libros para celebrar el Día de las Escritoras

Laura Latorre Molins

Periodista

Con motivo del Día de las Escritoras, celebrado el pasado 17 de octubre, he querido hacer mi pequeño homenaje particular recogiendo en esta página obras de algunas de mis escritoras preferidas. Aunque elegir en este caso no es sencillo, allá va una pequeña lista de recomendaciones:


‘Una habitación propia’, Virginia Woolf. Ni autora ni título necesitan muchas presentaciones. La escritora inglesa fue una de las figuras más relevantes de la literatura anglosajona del siglo XX y un referente para el feminismo. En este ensayo, Woolf trata de explicar qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas: independencia económica y personal (o lo que es lo mismo, una habitación propia). Una obra fundamental para el feminismo.

 

‘El infinito en un junco’, Irene Vallejo. No me cansaría nunca de hablar de este título, una delicia de ensayo que no ha parado de cosechar éxitos desde su publicación en 2019 y en el que Vallejo hace un recorrido por los más de treinta siglos de historia de los libros y el papel que en ella han jugado libreros y lectores. La prosa impecable, la erudición y la pasión con la que Vallejo nos conduce a través de las páginas hacen imposible no enamorarse de este libro.

 

‘Tan poca vida’, Hanya Yanagihara. Una preciosa y desgarradora novela sobre la amistad de cuatro amigos neoyorkinos a quienes acompañamos a lo largo de su juventud, asistiendo a los cambios que se producen en sus vidas y en su forma de relacionarse. Sufrimos con ellos sin ser capaces de soltar el libro porque el magnetismo de los protagonistas nos atrapa desde la primera página.  

‘El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes’, Tatiana Tibuleac. Esta hermosísima novela narra con una belleza brutal el último verano que el protagonista pasa con su madre. Es una historia de perdón y de la fortaleza y la fragilidad que marcan la relación entre una madre y su hijo, impelidos a hacer las paces cuando lo inevitable no les deja otra opción.

 

 ‘Insolación’, Emilia Pardo Bazán. Es una de las escritoras más importantes de la literatura española y con esta novela causó cierto revuelo en 1889, ya que en ella carga contra la doble moral de una sociedad profundamente sexista, atreviéndose a poner en duda algunos de los valores y creencias morales que regían la sociedad de esta época.


‘La ridícula idea de no volver a verte’, Rosa Montero. Esta es una de las obras híbridas de Montero en las que, utilizando como material sus propios recuerdos y la biografía de Marie Curie, construye una narración en la que se dan cita el amor y el duelo, las relaciones entre hombres y mujeres, literatura y ciencia.  



‘Dónde estás, mundo bello’, Sally Rooney. Fascina la capacidad de Rooney para adentrarse en sus personajes y mostrarlos humanos y cercanos. Esta es una novela sobre amistad y sobre amor, sobre historias que son un poco las nuestras y en la que también se reflexiona sobre el futuro del planeta.

 

‘Casa de muñecas’, Patricia Esteban Erlés. Un terrorífico y divertido libro de microcuentos con un marcado carácter feminista y en cuyas páginas danzan seres aparentemente inofensivos. Adentrarse en el tenebroso mundo de Patricia Esteban Erlés es siempre un placer por su imaginación desbordante y su prosa cuidada.

 

‘Nada se opone a la noche’, Delphine de Vigan. La autora reconstruye en esta novela la vida de su madre cuando esta se suicida a pesar de que, desde el principio, sabe que no podrá encontrar respuestas para muchas de las preguntas. Una estupenda obra sobre los secretos que se esconden en las familias y la manera en la que recordamos nuestro pasado.

 

 

‘Pura pasión’, Annie Ernaux. Cómo no recomendar a la reciente ganadora del Nobel de Literatura. En este breve trabajo, la escritora francesa nos habla de una aventura que tuvo con un hombre casado, plasmando con precisión ese deseo que obnubila, que anula el raciocinio de una mujer adulta, culta e independiente.

 

‘Americanah’, Chimamanda Adichie. A través de la historia de una estudiante nigeriana en Estados Unidos, Adichie reflexiona sobre la inmigración y el racismo en este país, pero también sobre temas como el amor y la identidad. Adichie tiene unos ensayos breves sobre feminismo, el peligro de la historia única y el duelo que también son muy recomendables.

 

 

‘La casa de los espíritus’, Isabel Allende. Un clásico imperecedero, una inolvidable historia familiar donde lo real y palpable comparten dimensión con lo mágico. Situada en Chile, la novela relata la vida de cuatro generaciones de la familia Trueba, marcada por la convulsa situación política del país.

 

 

 

‘Desierto sonoro’. Valeria Luiselli. En la autora entreteje una historia vibrante sobre niños perdidos, devoluciones masivas, apaches y una familia al borde de la desintegración, pero todavía inmersa en sus rutinas y sus léxicos familiares.

 

 

‘La noche de los niños’. Toni Morrison. Esta escritora norteamericana es una de las figuras literarias estadounidenses más reconocidas. La ganadora de un Premio Pulitzer y del Premio Nobel relata la historia de una joven empresaria negra que, tras una ruptura amorosa, decide enfrentarse a su pasado para buscarse a sí misma.

 

‘Mujeres y poder’, Mary Beard. En este ensayo, la catedrática de Cambridge y académica especializada en los estudios clásicos, reflexiona sobre los pilares culturales sobre los que se asienta la misoginia y sobre cómo las estructuras de poder existentes están codificadas como masculinas y dificultan (cuando no impiden) el acceso de las mujeres.

 

 

‘Nubosidad variable’, Carmen Martín Gaite. Seguimos con novelas de amistad, en este caso con una sobre el reencuentro de dos viejas amigas y el papel fundamental que la escritura juega en el renacimiento de esa amistad. El dominio del lenguaje de Martín Gaite, una de las escritoras españolas más importantes del siglo XX, es una maravilla.

 

 

‘Huaco retrato’. Gabriela Wiener. A raíz de la muerte de su padre y de la curiosidad que le produce compartir parentesco con el explorador y saqueador Charles Wiener, la escritora reflexiona sobre racismo, sexualidad o poliamor, diseccionando su propia vida con honestidad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.