Opinión Tribuna de cultura

Bárbaros a las puertas

Juan Royo Abenia

@juanroyoyabenia

Me cuesta aguantar a la gente que me cae bien ¡Imagina a la que no! Intento digerir el pasado, pero se me hace bola. La vida es un asco, pero hay muchas canciones bonitas. ¿Os han gustado estos aforismos? Pues tenéis muchos más en ‘Abrázame hasta que la vida deje de dar puto asco’ (Juarma, Autsaider). Si además los aderezamos con ilustraciones a modo de álbum de cromos que coleccionar o colorida baraja de cartas el goce es total, máxime cuando nos reconocemos cada una de esas sentencia breves y doctrinales, verdaderas reglas de actuación ante los avatares de la existencia.

‘Conan, nieto de Connacht’ (Richard Corben, Timothy Truman y José Villarrubia, Planeta Cómic con traducción de Víctor Manuel García de Isusi) es una precuela de las aventuras de Conan, el bárbaro. Creado por Robert E. Howard, al cimmerio más famoso en la Era Hiboria, posterior al hundimiento de Atlantis, de casta le viene al galgo. Su abuelo, Connacht tampoco eludían una buena pelea ni se achanta ante monstruosos hombres lobo y ratas gigantes, brujos y brutos aquilonios o tiranos y caciques. 

Fue un espíritu libre que vagaba por los desfiladeros de la frontera del este, más allá de las marcas bosonias y los inhóspitos pantanos formado por la nieve derretida de las montañas. En una ocasión, camino de la mítica ciudad de Argos, birló algunas reliquias de un recóndito lugar sagrado, junto a un oasis. Con el dinero obtenido tras la venta del botín se prestará a disfrutar de los placeres carnales. El disfrute del vino y de y las mujeres será común tanto para abuelo como para nieto. Connacht conocerá a Esha, supervisor de la construcción de las estatuas de los dioses del mar que bordean el puerto. También a una bonita esclava shemita a la que los sacerdotes querrán sacrificar. Y las injusticias es algo que un cimmerio no está dispuesto a consentir.

‘Yo soy Maria Callas’ (Vanna Vinci, Planeta Cómic y traducción de Diego de los Santos) es la vida narrada en primera persona de la soprano griega nacida en Estados Unidos. Un emocionante y desgarrador repaso por las diferentes etapas de su vida, marcada por la tóxica relación con su madre, quien ya la detestaba desde el mismo día de su nacimiento y a quien consideraba un mero instrumento para conseguir su enriquecimiento familiar. El talento de la divina Callas se desarrollaría hasta alcanzar la categoría de mito de la ópera.

Memorables sus Fidelio, Tiefland, Cavalleria rusticana, Turandot, Aída, Madame Butterfly o Norma. También será recordada por sus tortuosas relaciones sentimentales, como con el industrial Giovanni Battista, su primer marido, o con el magnate naviero Aristóteles Onassis, su gran amor.

Su declive artístico fue el triste destino al que se encontraba abocada tras una existencia infeliz. La Divina fue una persona acomplejada y explotada por quienes deberían haberla protegido y mimado, una verdadera «tragedia griega». 

Nunca fue Maria Anna Cecilia Sofia Kalogeropoúlou si no la Callas, una mujer fatalista, quizá porque era griega, un juguete del destino, sin vida, que solo tuvo su música. Una mujer a la que muy pocas personas llegaron a conocer, quien nunca quiso ser un ídolo, porque sabía que cuando está enfermo o pasa por un momento difícil y necesita ayuda… ¡en ese momento es un ídolo caído!

El universo expandido de Star Wars, en las aventuras del malvado más emblemático de a galaxia: ‘Vader Antología’ (AA. VV. Planeta Cómic y traducción de Víctor Manuel García de Isusi). El Lord Oscuro protagoniza historias como ‘Autoridad perdida’, ‘Prisión Fantasma’, ‘El llanto de las sombras’ y ‘el Noveno Asesino’.

‘El lobo sobre el mar de bestias’ (Víctor Santos y Pere Pérez, Planeta Cómic), el universo vikingo más salvaje en un mundo en el que las disputas se resuelven a sangre y fuego. Harald, un guerrero Berserk, desaparecido en combate regresa a su tierra natal para ajustar cuentas.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.