Opinión RSC

Los ODS cumplen seis años

Juan José Cubero Marín

Exprofesor titular de la Universidad de Zaragoza

jjcooperm@hotmail.com

Ya se ha consumido el 40% del tiempo previsto para cumplir con la Agenda 2.030 y es que el pasado 25 de septiembre, los ODS han cumplido 6 años de edad, nos quedan 9 para llegar al final y conseguir este importante conjunto de objetivos.

Pensando que aún siguen siendo poco conocidos, vamos a recordar brevemente su origen. En 2.015 las Naciones Unidas aprobaron por unanimidad los 17 Objetivos y  sus 169 metas, que las desarrollan y que en ese momento, el Secretario General de la ONU, reflejó en su Informe de Síntesis, sobre esta Agenda de Desarrollo Sostenible y con el título de “Camino hacia la dignidad para 2.030” y que lo resume muy claramente:

“Debemos adoptar con decisión las primeras medidas que nos encaminen hacia un futuro sostenible, con dignidad para todos. Nuestro objetivo es la transformación. Debemos transformar nuestras economías, el medio ambiente y nuestras sociedades. Debemos cambiar nuestra forma de pensar, nuestra conducta y nuestros hábitos destructivos. Debemos apoyar la integración de ciertos elementos esenciales: la dignidad, las personas, la prosperidad, el planeta, la justicia y las alianzas.”

Tanto la Unión Europea como los diferentes países que la componen, han generado una abundante normativa legal y lo siguen haciendo. A pesar de tantas leyes, es importante reflexionar, a título de balance, si esos deberes que  nos pide que hagamos, el Secretario General de las N.U., se están cumpliendo y además, si producen beneficios a las empresas, a otras organizaciones y a la sociedad, en general.

Ciertamente, se observa que en las memorias que presentan estas entidades, en los anuncios publicitarios e incluso, por medio de carteles de todo tipo, la Agenda 2.030 o los ODS, que es lo mismo, se repiten permanentemente; pero la cuestión es si lo que se dice, se hace o como se suele decir, «el papel lo aguanta todo”.

También puede suceder que no se llegue a creer que los ODS pueden mejorar muchas cosas, incluso la cuenta de resultados de las empresas. Veamos algunos ejemplos, (hay muchos más), de las mejoras que se pueden conseguir en el ámbito empresarial: Con el ODS 03 se pueden reducir las horas perdidas por bajas laborales por enfermedades profesionales; el ODS 05 ayudará a disminuir la generación de deshechos y fallos de calidad; el ODS 06 reducirá el consumo de agua; el ODS 07 hará lo mismo que el anterior en consumo de energía;  el ODS 12, meta 03, mejorará la elevada cifra que se pierde por el desperdicio de alimentos y por último, la reducción de la corrupción y el soborno, como lo señala el ODS 16, meta 05.

Para conseguir todo lo anterior, hay que elaborar indicadores que permitan medir los progresos logrados, sin olvidar que es imprescindible medir o evaluar si se quiere mejorar de una manera permanente. Estos resultados se deben informar a los miembros del colectivo donde se estén aplicando estas medidas; en una empresa serían los empleados y en el caso de un ayuntamiento, serían los ciudadanos, de esta manera se puede conseguir la participación de todos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.