Ciencia y Salud Sociedad

La ministra Belarra respalda la investigación puntera que desarrolla ITAINNOVA para mitigar la crisis climática y avanzar hacia una economía circular

En el marco de la COP26, la titular de Agenda 2030 ha querido conocer, acompañada por la consejera de Ciencia, Maru Díaz, varios proyectos innovadores para la construcción de un futuro más verde y sostenible

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha visitado esta mañana acompañada por la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, el Instituto Tecnológico de Aragón (ITAINNOVA) y ha respaldado la investigación puntera que desarrolla este centro público para anticiparse, mediante soluciones innovadoras y tecnológicas, a los retos del futuro, mitigar la crisis climática y avanzar hacia una economía circular de alto valor añadido.

En el marco de la Cumbre del Clima COP26, que se celebra estos días en la ciudad escocesa de Gasglow, la ministra ha querido conocer cómo desde este centro tecnológico público se trabaja con un enfoque vanguardista y multidisciplinar, buscando respuestas y transfiriendo conocimiento a los emprendedores y a las pymes, para la construcción de un futuro más verde y sostenible.

ITAINNOVA está demostrando en su día a día cómo la innovación es una de las palancas esenciales para luchar de manera efectiva contra el cambio climático, mediante la aplicación de tecnologías disruptivas y el desarrollo de soluciones creativas tanto de los productos finales como de los procesos.

Además de trabajar en la descarbonización de la industria o del transporte, el Instituto ha desarrollado e implantado soluciones innovadoras que van más allá del reciclado y que suponen avanzar hacia una economía circular en la que los materiales formen parte de un circuito cerrado en que se fabrica, se recicla, se transforma y se vuelve a generar útiles.

En esa línea de trabajo, el centro, que está adscrito al Departamento de Ciencia del Gobierno aragonés, ha sido pionero en desarrollar una técnica eficaz para reciclar las mascarillas quirúrgicas y FFP2, que son altamente contaminantes ya que pueden tardar hasta 400 años en descomponerse, y hacer frente así a la pandemia de plástico generada por la Covid19.

Tras una primera explicación de la directora Esther Borao sobre el plan estratégico del Instituto, la visita ha arrancado en el laboratorio químico. Allí, la doctora e investigadora del equipo de Materiales y Componentes Cristina Crespo ha mostrado a la ministra el proceso de reciclaje de mascarillas para la obtención de material polimérico con el que ya se está fabricando peines, dandoles así una nueva vida y reduciendo residuos.

Conocido como Wasamask, evita la separación y clasificación de los distintos tipos de plástico presentes en los tapabocas, que dificultaban y encarecían el reciclado. Para la investigación inicial, se usaron las mascarillas utilizadas por los propios trabajadores del centro, una vez desinfectadas, y se procedió al triturado conjunto para obtener un material en formato escamas. Mediante extrusión y posterior inyección en moldes, se obtuvieron piezas con geometría definida, cuyas propiedades fueron testadas con éxito.

Ya se ha llegado a un acuerdo con una empresa para la comercialización de peines, que se han expuesto durante la visita, pero las posibilidades que se abren van mucho más allá, de tal forma que a partir de este material, de primera necesidad actualmente, puedan producirse otros objetos de uso cotidiano y contribuir a disminuir la contaminación asociada a la pandemia.

Como muestra de la apuesta por la economía circular y del desarrollo de nuevos materiales ecosostenibles, los investigadores han compartido también con la ministra los resultados de Hydrocesped y Ecososped, para la recuperación al 100% de las alfombras de césped artificial que se utilizan en campos de fútbol o pádel y que antiguamente se enviaban directamente al vertedero con un altísimo impacto ambiental.

Ambos proyectos persiguen también reducir el consumo de agua en el mantenimiento de este tipo de césped, por otra parte cada vez más utilizado, gracias a la mejora de las cualidades del material, que permite retener en mayor medida humedad y temperatura.

Otro de los programas de I+D+i con los que ITAINNOVA quiere contribuir a la neutralidad climática es ValueWaste, que también ha podido conocer Belarra, y que propone un enfoque integrado en el suprareciclaje (reutilización creativa) de los residuos urbanos para la elaboración de productos biológicos de alto valor.

Se trata de un proyecto H2020 que aspira a desarrollar la primera solución completa que se puede replicar en toda Europa para revalorizar plenamente los biorresiduos, tal y como ha explicado el investigador Salvador Izquierdo.

El Instituto es también un centro referente en la compatibilidad electromagnética. Dispone en sus instalaciones de la cámara semianecoica, en la que ha terminado la visita, y donde se realizan ensayos de aparatos y componentes eléctricos, con el fin de que sean compatibles y no causen daños ni a las personas ni creen problemas de interferencias.

El doctor ingeniero Fernando Arteche ha comentado algunos de los experimentos que allí se llevan a cabo y ha puesto el foco en cómo en la tecnología de sistemas eléctricos es esencial seguir avanzando en la optimización energética a través de la electrificación de componentes, sistemas y el uso de energías renovables y sistemas de almacenamiento.

Fuente: Gobierno de Aragón

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.