En tiempos del Covid-19 Opinión

Breve viaje entre páginas aragonesas

Laura Latorre Molins

Periodista

Patricia Esteban Erlés lo ha vuelto a hacer. Nos ha sumergido en su universo fantástico, oscuro y sobrenatural lleno de monstruos de países lejanos -y no tan lejanos-, de princesas que no logran despertar y de niños abandonados que no son como nos contaron. 

Amor, muerte, traiciones, locura y maldad se dan cita en ‘Ni aquí ni en ningún otro lugar’(Páginas de Espuma, 2021), el nuevo trabajo de esta escritora zaragozana a la que sus lectores identificamos ya con el color verde, misteriosas casas llenas de historias inquietantes y con una forma de narrar que atrapa. De ahí que la expectación que había por leer su nuevo libro de cuentos fuera considerable.

Erlés repasa en ‘Ni aquí ni en ningún otro lugar’ algunos cuentos estremecedores de nuestra infancia tamizados con una mirada muy personal y también nos recuerda que no hace falta irse muy lejos en el espacio y en el tiempo para encontrar a verdaderos monstruos ya que, a veces, pueden ser ese vecino amable que riega las flores de su jardín.

La edición de este libro es un lujo y cuenta con las maravillosas ilustraciones de la artista chilena Alejandra Acosta que ayudan a sumergirnos mejor en este tenebroso mundo de casas de chocolate y hechizos malvados.

“Lo bueno de ser joven es esa enorme caja de tiempo a tus pies, lo bueno de ser yo es que lo sé”

El lanzamiento de una nueva editorial es siempre motivo de celebración. El pasado mes de septiembre MilMadres comenzó su andadura con la publicación de ‘Un idiota como tú’, de Chus Castejón, el relato de una típica noche de un joven en la Zaragoza de los años ochenta, narrado de una manera nada típica.

 Y es que, precisamente, esta editorial nace con la vocación de servir de altavoz para autores que se salen del canon, para publicar narraciones marginales e híbridas.

‘Un idiota como tú’ es droga, sexo, alcohol, peleas y un pensamiento errante, brillante y disperso como lo es la mente de un joven de 19 años que quiere disfrutar de cada minuto de una noche de fiesta, tratando de buscar su futuro a zarpazos. 

Desde la editorial explican que están interesados en miradas que se salgan de lo habitual y que su intención es publicar autores con fuerza. 

Con su primera publicación parecen haberlo conseguido, habrá que esperar a los siguientes trabajos que editen para ver si se consolida esta línea.

“Parece que he heredado el silencio inabordable / de una vida desde el principio al fin”

Luisa Miñana es narradora y poeta y, si bien ambas facetas merecen atención, en el presente artículo me centraré en dos de sus últimos trabajos poéticos. ‘Saldo mínimo’ (Lastura, 2020) es un libro de veintidós poemas en los que la autora revisita algunos temas de la mitologías clásica y contemporánea que ha ido construyendo a lo largo de más de una década. Un viaje muy personal en el que los mitos se entretejen con el universo particular de Miñana.

La lectura de ‘Saldo mínimo’ me llevó a releer ‘Este es mi cuerpo’ (Lastura, 2019), un poemario en el que la poeta reflexiona, con una voz muy personal, sobre el cuerpo como campo de batalla, rompiendo esquemas y la barrera entre lo corporal y lo mental. Los poemas de Luisa Miñana no dejan indiferente e invitan a releerlos varias veces para saborearlos mejor. Estos versos pertenecen a un poema dedicado a la demencia: 

Hasta que un día, tiempo al tiempo,

será la propia vida la que termine pareciendo

una locura y la única

alternativa ante la muerte

Previsiblemente, la ilustradora Sara Jotabé publicará su próximo cómic en noviembre. Hasta entonces, podemos disfrutar de sus trabajos anteriores, como ‘Diario de una vida de mierda’ (Letra Blanka, 2017). Con mucho sentido del humor, en este comic Sara Jotabé narra episodios con los que (¿tristemente?) muchas personas de la llamada generación millennial se sentirán identificadas. 

Precariedad laboral, estudios sin salidas profesionales, dificultad para independizarse, pero también sentido del humor y amistades que no te dejan caer cuando estás en tu peor momento.

‘El techo de los árboles’ (Pregunta Ediciones, 2018) es uno de esos libros que llegó a mis manos por casualidad y no podría alegrarme más. En él, Begoña Abad se sumerge en diferentes maneras de vivir el amor en todas sus facetas. 

Ha sido mi primer acercamiento a la obra de esta autora, pero me quedo, sin duda, con ganas de seguir profundizando en esta poesía que se te queda prendida en el pecho. 

Difícil elegir un poema, pero escojo uno al azar entre mis preferidos: 

“No renuncies al temblor

no renuncies a la herida

al contrario no olvides cómo nació en ti

y cómo te cambió la vida.

Solo así, herido de muerte

desde el primer quejido,

podrás agradecer cada soplo de aire,

cada mano que acaricie, 

y sobre todo no olvidarás

que el otro también se duele

aunque sonría para

acompañarte”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *