Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Manuel Rando (DPT): “El objetivo es que la provincia de Teruel deje de ser un destino pendiente para pasar a ser preferente”

Manuel Rando

Presidente de la Diputación de Teruel y alcalde de Calamocha

Maestro de vocación, Manuel Rando llegó a la política con los objetivos muy claros, primero como alcalde de Calamocha y después también como presidente de la Diputación de Teruel (DPT). Define la política como una profesión muy noble y defiende que quienes se dedican a ella tienen que escuchar a los vecinos y responder a sus problemas. Apuesta por lograr que la provincia de Teruel deje de ser un destino pendiente para pasar a ser preferente.

¿Podría hablarnos de su trayectoria profesional antes de recalar en política?

Yo soy maestro por vocación. Mi trayectoria profesional se ha desarrollado en el entorno rural, y destaco mi etapa como director del Centro Rural Agrupado El Poyo del Cid, al lado de mi natal Calamocha. Fui secretario general de la Federación de Trabajadores de Enseñanza. Además, siempre he estado ligado a ONGs y entidades sociales.

¿Por qué decide involucrarse en el mundo de la política?

Pues porque me lo pidieron unos amigos. Y en cuanto lo hicieron lo tuve claro, porque yo siempre había tenido objetivos sobre lo que se podía hacer en mi municipio. Me hice una planificación de acuerdo con esos objetivos, lo consideré como mi biblia y decidí presentarme al ayuntamiento de Calamocha. En cuanto pude, me propuse conseguir esos objetivos al 100%. Creo que lo conseguimos, y por eso mis vecinos me dieron más apoyos en las últimas elecciones. Y sigo con mi biblia. La política es una profesión muy noble. Tenemos que escuchar a los vecinos y llevar adelante lo que les hemos planteado.

¿Cómo llega a la Diputación de Teruel?

Pues de nuevo porque me lo piden, mis compañeros y mi partido. Yo nunca había pensado ser presidente de la Diputación provincial. Y lo que hago es trasladar una forma de hacer las cosas que tan buen resultado ha dado en Calamocha a esta institución, con equipo nuevo y objetivos nuevos.

¿Qué balance hace de estos casi dos años al frente de la institución?

Cuando empezamos nos planteamos la necesidad de modernizar y dinamizar una institución que en muchos aspectos pecaba de estancada y obsoleta. Nos hemos abierto a las nuevas tecnologías, a la adopción de nuevos sistemas para agilizar los trámites administrativos, aplicando un plan que antes no se veía, contando siempre con los trabajadores, con los técnicos, para a partir de ahí tomar las decisiones políticas. Hemos vivido la borrasca Gloria, estamos inmersos en una pandemia mundial y nos ha afectado Filomena, y eso nos ha obligado a salirnos del plan fijado, encarar las situaciones y volcarnos con los más necesitados, con quienes han sufrido y sufren a nivel social y económico. Para ello contamos con una muy buena coordinación institucional que nos permite racionalizar recursos.

¿Qué tal es la relación con el PAR?

Buena. Obviamente no somos el mismo partido político, pero hablando se entiende la gente. Coincidimos en las necesidades que tienen nuestros municipios, se trata de buscar fórmulas de coincidencia, ceder en ciertas cuestiones, definir prioridades… Y así las cosas están yendo muy bien.

Banda Ancha como prioridad. ¿Qué se ha avanzado en este sentido?

Ha sido una prioridad desde el primer día. Empezamos por hacer un diagnóstico de las necesidades de la provincia con el objetivo de desplegar no la banda ancha, sino la fibra óptica de alta calidad. No nos conformamos con 30 megas. Miramos a largo plazo. No es fácil, la pandemia nos ha retrasado y ahora estamos pendientes de los fondos europeos, que apuestan por la digitalización. Por lo tanto, es necesario ponerse de acuerdo con otras instituciones, principalmente el Gobierno de España. Por si acaso ya tenemos 4,2 millones de euros en el presupuesto para complementar lo que sea necesario o ponernos en marcha por nuestra cuenta para que todos los pueblos tengan una banda ancha de futuro.

¿Cómo compagina la presidencia de la DPT con la alcaldía de Calamocha?

Decían mis maestros que mi mejor cualidad era que soy muy trabajador. Y me lo siguen diciendo. Si hay que trabajar más, se trabaja más. Hay que hacer algún sacrificio en forma de vacaciones no disfrutadas, organizarse y tener un buen equipo. Si tienes el propósito, la ilusión y un proyecto claro, si quieres ser cercano a los vecinos y responder a sus problemas, no importa el tiempo. Es necesaria la dedicación completa y fundamental tener el apoyo de la familia, como yo lo tengo.

Ha trabajado en un CRA y ha colaborado con entidades sin ánimo de lucro. ¿Qué enseñanzas de las que allí ha aprendido le sirven para desempeñar su trabajo actual?

Pues fundamentalmente he conocido cómo trabajan las administraciones y he coincidido con muchas personas que ahora me rodean en este mundo de la política. Tanto de director del CRA como siendo secretario general de la Federación de Enseñanza he tenido experiencias que me han servido muchísimo.

¿Cómo ha marcado el coronavirus su gestión en el último año?

Nos ha marcado a todos. Como alcalde y como presidente de la DPT, los presupuestos están al servicio de la pandemia, para ayudar a las personas que están sufriendo más y generar actividad económica y crear empleo, con el objetivo de paliar la crisis lo más posible.

¿Qué servicios y ayudas pusieron a disposición de los ayuntamientos desde el comienzo de la pandemia?

Siempre atendiendo a nuestras competencias, apoyo continuo y asesoramiento desde el primer minuto en el que se declaró la pandemia. Además, la preocupación por dotarles de la mayor liquidez posible en un año con muchos gastos adelantando el dinero recaudado por los tributos municipales, aumentando en un millón de euros el plan de concertación que ofrece fondos incondicionados o ampliando los planes de obras y servicios o empleo hasta más de 20 millones de euros, gracias a la autorización para utilizar los remanentes. Sin olvidar la colaboración de nuestro servicio de bomberos, siempre a disposición de las autoridades sanitarias y de los ayuntamientos que han precisado su colaboración.

El Covid-19 llegó poco después de la tormenta Gloria que provocó numerosos destrozos en la provincia.

Dentro de nuestras competencias, ejercimos de forma rápida y eficiente nuestra responsabilidad arreglando las carreteras y los caminos afectados lo antes posible. Nuestra previsión en una partida bien dotada para emergencias y la entrada en el accionariado de Tragsa como medio propio para acelerar actuaciones fue fundamental. Además, colaboramos con otras administraciones para trasladar todos los daños que sufrieron municipios y particulares. Esperamos que pronto lleguen las ayudas del Gobierno de España y que los seguros paguen a los perjudicados.

Otro de sus objetivos era llegar con las máquinas a todos los caminos de Teruel, ¿se está llevando a cabo este compromiso?

Sí. Estamos terminando con el fenómeno que yo llamo de las “máquinas voladoras”, que llegaban a un municipio y se iban a otro volando por encima de los que estaban en medio, con una clara motivación política. Había lugares por donde las máquinas no habían pasado en cuatro años o más. Tenemos organizado un plan de actuación que antes no existía para que las máquinas lleguen cada dos años a todos los pueblos. Para ello hay que incrementar el presupuesto y tener voluntad política de tratar a todos por igual.

Usted ha defendido poner en marcha cuanto antes el Erasmus Rural en la provincia de Teruel. ¿En qué consistirá?

Ya lo quisimos poner en marcha el año pasado, pero la pandemia lo impidió. Me encantó la idea que ha puesto en marcha la Diputación de Zaragoza de poner en contacto a los futuros licenciados y licenciadas universitarios con el medio rural. El objetivo es que los alumnos y alumnas conozcan este entorno y sus posibilidades laborales, mostrándolo como lo que es: una tierra de oportunidades donde se puede llevar adelante perfectamente un proyecto de vida. Estoy convencido de que van a aprender muchísimo y les van a facilitar todo.

¿Qué otras colaboraciones va a haber entre la DPT y el campus turolense de la Universidad de Zaragoza?

Las relaciones de la DPT con la universidad son muy intensas y fluidas y queremos potenciarlas y aumentarlas. Así lo decidimos en la reunión que tuve hace unos días con el vicerrector del campus turolense. Queremos poner en valor su labor en investigación y desarrollo, iniciar proyectos comunes para generar oportunidades de futuro con talento turolense. Ya participamos en la financiación de los cursos de verano, a los que queremos cada vez más descentralizados, y somos el principal apoyo de la Universidad a distancia en la provincia, a partir de ahora también en la nueva sede de Alcañiz.

¿De qué modo la colaboración con la Universidad puede ayudar a generar oportunidades de futuro en Teruel?

Esas oportunidades de futuro ya existen. La Universidad ya es un motor que genera oportunidades y actividad económica siempre. Nosotros colaboraremos en lo posible para potenciarlo, siempre en el marco de nuestras competencias y aprovechando nuestros recursos. El objetivo es mostrar una imagen de la provincia como una tierra de oportunidades con mucho talento, y ahí siempre nos vamos a encontrar. Recuerdo que, en el marco de la educación, Teruel siempre ha sido una tierra innovadora: de aquí surgieron los CRA o los CRIET…

¿Cree que la pandemia ha podido desviar la atención de uno de los grandes problemas que sufre la provincia de Teruel como es la despoblación?

La pandemia tiene dos partes. La negativa, que nos faltan muchos seres queridos, genera sufrimiento y provoca factores secundarios muy negativos en la economía y la sociedad. Pero luego hemos descubierto el sinfín de ventajas que tiene una provincia como Teruel en un mundo que camina hacia la sostenibilidad. Nos ha hecho ver con más claridad cuáles son las verdaderas prioridades y esto beneficia al medio rural. Esto, conectado con nuestros objetivos de desarrollo para abrir el territorio al mundo y darlo a conocer, puede suponer un punto de inflexión en la lucha contra la despoblación.

¿Qué planes tienen en marcha para luchar contra la despoblación?

Aparte de la principal, la de conectarnos con el mundo de forma eficiente con autovías digitales de fibra óptica, creemos que es fundamental cuidar y proteger los servicios en el medio rural, tanto los públicos como los privados. Por eso apoyamos a los autónomos que trabajan en pequeños municipios, impulsamos los multiservicios rurales, cuidamos de las escuelas infantiles y colegios, los cuarteles de la Guardia Civil o las pequeñas carreteras, muy necesarias. Por otro lado, hay que convencer a la gente para que siga viviendo o venga a vivir al medio rural, y para eso hay muchas acciones previstas, como integrar en el currículum educativo aragonés el estudio de la vida en el medio rural con un matiz muy positivo, no como hasta ahora que las urbes son siempre sinónimo de éxito. Es fundamental vender la provincia de Teruel en positivo, porque ofrece todo tipo de posibilidades que hay que explicar.

El verano pasado y a raíz de las restricciones, muchos aragoneses hicieron turismo dentro de la comunidad. ¿Redundó eso de forma positiva en Teruel?

Durante un tiempo sí. El sector turístico estaba satisfecho de como estaba marchando el verano, aunque luego ciertas noticias nos afectaron negativamente. A la provincia, las restricciones entre comunidades le sentaron bien, porque animó a muchos aragoneses, especialmente zaragozanos, a conocernos. Yo siempre les pido a los zaragozanos y zaragozanas que miren más a la provincia de Teruel, que no se la pueden perder. Indudablemente, nos faltaron los turistas de otras comunidades autónomas, valencianos o catalanes que en distintos puntos de la provincia son fundamentales.

¿Cómo van a encarar la promoción turística de la provincia en 2021?

Vamos a continuar con la campaña que ya empezamos en 2020. Seguiremos incidiendo para crear marca, porque las palabras inventadas que explican los contrastes de la provincia de Teruel (el frescalor, el rapilento o el cosmopueblita) no solo han sido un éxito de los compañeros/as de las áreas de Turismo y Comunicación, sino que expresan perfectamente lo que podemos ofrecer. El objetivo es que la provincia deje de ser un destino pendiente para pasar a ser preferente.

También han trabajado en el impulso de los productos agroalimentarios de Teruel. ¿Qué nos puede contar sobre esta línea de actuación?

Apoyamos a nueve productos de gran calidad, muy competitivos, con un importante potencial de crecimiento. Con la pandemia decidimos doblar nuestro apoyo en la promoción de denominaciones de origen e indicaciones geográficas protegidas y así va a seguir siendo este año. Estamos convencidos de que el territorio y el desarrollo de sus productos agroalimentarios de calidad van de la mano y por eso es fundamental darlos a conocer.

Recientemente se anunció que la DPT instalará detectores de humo en viviendas de personas mayores. ¿Qué otras medidas están poniendo en marcha para mejorar la calidad de vida de las personas mayores de la provincia? ¿De qué modo se les ha proporcionado asistencia durante la pandemia?

Nosotros cuidamos muchísimo de nuestros mayores, de quienes tenemos que aprender día a día. El objetivo es darles calidad de vida con tranquilidad. En cuanto a nuestras competencias, hemos reforzado el servicio de teleasistencia, aumentando las llamadas no solo de alerta sino también de información y concienciación. En pleno estado de alarma ampliamos el servicio a los solicitantes que aún no tenían instalado el dispositivo. Además, cuidamos de los que se habían quedado aislados durante Filomena y trabajamos en instalar nuevos servicios, como el que nombra en la pregunta. También hemos multiplicado las partidas dedicadas a las residencias municipales, porque sabemos que han tenido más gastos y necesitan liquidez. Estamos trabajando por impulsar proyectos que hagan de la provincia una referencia en la economía plateada (Silver), que es la que se concentra en los mayores, con medidas relacionadas con las nuevas tecnologías que generen actividad económica y empleo.

Lo bonito de esta provincia es cómo respondemos ante los problemas. La solidaridad de todos, de los municipios, de las comarcas, ha hecho que nuestros mayores nunca estén solos en cualquier situación, también movilizando recursos como los bomberos o protección civil.

Recientemente, la consejera de presidencia, Mayte Pérez, anunció la digitalización de los registros civiles de Teruel. ¿Qué va a suponer para los ciudadanos de la provincia esta medida?

Esta es una acción del Gobierno de Aragón a la que nosotros vamos a prestar ayuda logística y funcional a través de nuestra área de Nuevas Tecnologías. Es un importante servicio a la población, que puede evitar muchos desplazamientos a nivel usuario pero, además, va a proteger nuestra historia y patrimonio.

¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo?

Yo, por vocación, soy servidor público. Y me encanta ver cómo las personas mejoran su calidad de vida y viven con más dignidad gracias a lo que hacemos.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

La verdad es que no tengo. Pero si lo tengo se lo dedico a la familia y los amigos. Antes el deporte… Y luego, viajar. Me gusta ir a los sitios con tranquilidad, conociéndolos muy bien. Es lo quiero hacer cuando sea mayor, además de seguir trabajando con organizaciones sociales u ONGs, que es también una buena forma de emplear el tiempo libre y servir a los demás.

¿Qué rincones de Teruel suele elegir para perderse?

Yo hace años iba todos los fines de semana a la Sierra de Albarracín. Obviamente me conozco bien la comarca del Jiloca y estuve 10 años visitando todos los centros educativos de la provincia de Teruel, por lo que he viajado bastante y puedo decir que la provincia está transformada, en positivo. Ahora sigo descubriendo rincones de la provincia en familia. En mi último viaje de placer estuve en el Maestrazgo y el próximo será el Matarraña.

¿Qué podría contarnos de su familia, de los valores que le inculcaron sus padres?

A mis padres se lo debo todo. Me inculcaron todos los valores tengo, se esforzaron y trabajaron mucho para que yo pudiese estudiar en momentos difíciles. Me enseñaron qué significa ser socialista y qué significa ser cristiano, que es lo mismo: estar al servicio de los demás y ayudar a quienes más lo necesitan.

¿Algo más que añadir?

En Teruel somos gente maravillosa. Tenemos un territorio de lo mejor de lo mejor e invito a todo el mundo a comprobarlo y a conocernos. Pero, además, la provincia de Teruel es una tierra de oportunidades, un lugar para invertir en un proyecto de futuro y vivir con una calidad de vida envidiable. Yo también he vivido en grandes ciudades y creo que hacemos la vida al revés, estamos durante la semana estresados en las ciudades y nos vamos el fin de semana al campo a disfrutar. ¿Por qué no darle la vuelta? Propongo vivir con toda la tranquilidad en un pueblo, con todas sus ventajas, durante la semana e irse a disfrutar a la ciudad el fin de semana.

Redacción AEA/ LLM

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *