Empresas, economía y actualidad Entidades Sociales Entrevistas

María Jesús Ruiz Antorán (Adunare): “Creamos oportunidades para aquellos colectivos más vulnerables”

María Jesús Ruiz Antorán

Directora de la Fundación Adunare

Adunare significa unir, juntar. Y eso es precisamente lo que hicieron ocho entidades ciudadanas de Zaragoza en febrero del año 2000: unirse. Constituyeron Fundación Adunare, una entidad que lleva desde entonces trabajando para proporcionar oportunidades para personas vulnerables. Para conocer más de cerca su labor, entrevistamos a su directora.

¿Qué es Fundación ADUNARE?

Una entidad social que trabaja en y por la ciudad de Zaragoza creando oportunidades para aquellos colectivos más vulnerables.  Desarrollamos acciones para la transformación social, personal y colectiva con itinerarios integrales, desde la prevención a la inserción plena. Damos respuesta a las necesidades de las personas y los entornos, en complementariedad con el tejido social y la administración pública

 

¿Con qué recursos cuentan para ello?

Contamos con diferentes proyectos que atienden en torno de 4.000 personas anualmente en las áreas de infancia y familia, jóvenes, y personas adultas. Con ellos abordamos acciones de prevención, educativas, atención de necesidades básicas, picosociales y de empleo.

Estamos en 8 barrios con 22 espacios abiertos a cualquier persona que pueda necesitarlo.

Fundación Adunare cuenta además con una Empresa de Inserción ‘Consolida Oliver’ a través de la cual se ofrece la oportunidad de empleo protegido para continuar el itinerario de inserción a personas en situación de vulnerabilidad en los sectores de rehabilitación, jardinería y limpieza  y un Centro Especial de empleo ‘Servicios Parque Delicias’ que nos permite emplear en el oficio de jardinería a personas con discapacidad y en este caso de manera especial a personas con enfermedad mental grave…

Nuestro equipo profesional está constituido por 200 personas y 60 voluntarios. Pero también es importante que digamos que contamos con la complementariedad de Administraciones, entidades privadas y empresas que nos aportan los recursos económicos y materiales necesarios para que esta máquina funcione cada día.

Acaban de cumplir 22 años ¿Qué balance hacen?

A mí me gusta decir que tenemos 20 años y una pandemia. A lo largo de este tiempo hemos pasado por momentos difíciles y otros muy difíciles, a la par que la realidad social. Hemos atravesado varias crisis socioeconómicas que nos han hecho tener que intensificar nuestro trabajo intentando evitar que la brecha social creciera cada vez más entre los colectivos más vulnerables y el resto de la sociedad. La más reciente es la crisis provocada por la pandemia de la Covid, donde hemos evidenciado hechos que ya veníamos observando cómo son la soledad, la brecha digital, en definitiva, el acrecentamiento de la vulnerabilidad en aquellos que ya eran vulnerables.

Pero también hemos pasado por momentos que nos llenan de satisfacción, como es ver cambiar la situación vital de muchas personas con las que hemos trabajado, como consiguen darle una vuelta a su vida y ser autónomos. Encontrarnos con la generosidad de muchas personas dispuestas a ofrecer su tiempo y conocimientos como voluntarios de nuestra entidad. Y la predisposición de empresas dispuestas a dar una oportunidad de trabajo a quienes no la han tenido.

Hemos obtenido numerosos premios y reconocimientos por nuestro trabajo como el que nos otorgó la UNESCO en el año 2007 o el más reciente en 2021 de la mano de la Asociación de exconcejales democráticos de la ciudad de Zaragoza que sin duda han supuesto un balón de oxígeno y ánimo para los equipos de profesionales que día a día batallan contra la cabezonería de la realidad social.

El balance sin duda es positivo, aunque el camino no haya sido fácil.

¿Qué acciones e iniciativas preparan a corto plazo?

En este momento estamos inmersos en sacar adelante algunas de las propuestas que definimos de manera participativa todos los que formamos Adunare en nuestro actual Plan Estratégico.

Nos sentimos en la obligación de ir un paso por delante de la realidad social porque si no lo hacemos haremos que los más vulnerables se queden siempre a la cola, por ello estamos emprendiendo nuevas iniciativas que adapten nuestras metodologías y nuestra intervención a los tiempos que vienen.

La digitalización está siendo un reto que estamos abordando de manera concienzuda.

También y escuchando al tejido empresarial estamos intentando adaptar nuestras especialidades formativas profesionales para lo que estamos adaptando nuevos espacios. En este sentido necesitamos seguir forzando la máquina de la solidaridad para conseguir aportaciones económicas que nos permitan llegar a conseguirlo.

Y estamos empeñando un gran esfuerzo en abordar el tema de la pobreza infantil reforzando nuestro trabajo y creando nuevos espacios para el colectivo adolescente. Lamentablemente la pobreza se hereda y si no intervenimos desde el origen no conseguiremos paliarla.

¿Qué cree que les hace diferentes a otras iniciativas sociales?

Cada entidad social tiene sus peculiaridades. Nosotros hemos intentado evolucionar y estar a la altura de las nuevas necesidades sociales sin perder nuestra esencia, manteniéndonos en el territorio. Somos una entidad propositiva que trabaja de manera complementaria con otras entidades, con las Administraciones y con el tejido empresarial.

Los valores con los que nacimos y que aun conservamos son la Justicia Social, trabajamos para construir una sociedad más justa y respetuosa con las diferencias. La Igualdad y Equidad, lo que nos hace adaptarnos a la diversidad. El Desarrollo Comunitario y Participación, por lo tanto somos un espacio de participación para el desarrollo del contexto local. Y la Integralidad y Transversalidad, hacemos itinerarios integrales personalizados, pensando en la dignidad y valor de la persona.

Desde la profesionalidad y la rigurosidad creemos que no hemos caído en ser una organización gestora de servicios ni tampoco en una entidad demagoga.

Nos hemos esforzado mucho por trabajar con calidad, implementando sistemas para ello y también por ser un ejemplo de dignificación del sector de la acción social cuyo mayor capital son las personas, los profesionales, y lamentablemente no siempre trabajan en las condiciones que se merecen.

¿Cómo han cambiado las realidades que ven y con las que trabajan en Adunare desde que comenzaron?

La realidad social ha cambiado mucho. No cabe duda de que la protección social hacia los colectivos más vulnerables ha ido desarrollándose en nuestro país y en Aragón especialmente, pero lo que tampoco podemos obviar es que la brecha social de estos colectivos sigue creciendo.

Las crisis que han afectado a nuestro país han marcado nuevos puntos de inflexión muy grandes que han debilitado mucho la cohesión social y dejado en evidencia las carencias del sistema para dar respuesta a las personas en situación de pobreza.

Las problemáticas a las que nos enfrentamos son cada vez más complejas ya que se mezclan situaciones de pobreza económica, con aspectos de salud mental, falta de cualificación… Ya no se trata solo de apoyar económicamente a las personas con dificultades, o como se suele decir “enseñarles a pescar” para que puedan ganarse su sustento, nos vemos en la necesidad de abordar sus necesidades de una forma más integral.

También hemos vivido efectos como el de la inmigración que lejos de la imagen que en ocasiones se da de ella, está creando una sociedad culturalmente más rica y está permitiendo sostener muchos sectores económicos.

Recientemente hemos visto por las calles de la ciudad una campaña con rostros famosos que pedían unirse a ustedes para crear la ciudad del futuro ¿Qué pretenden con esa campaña?

Si, Irene Vallejo, Kase O, Luisa Gavasa y Miguel Ángel Lamata han querido colaborar con nosotros en esta campaña a través de la cual pretendíamos que los zaragozanos y zaragozanas nos conocieran y colaboraran de diferentes maneras con nuestro trabajo.

Junto a ellos, 8 personas: Pablo y Sara, Rosana, Demetrio, Obdulia, Rosa, Arturo, Isabel y Susana, vecinos y vecinas de los 8 barrios en los que nos encontramos y donde desarrollamos nuestra actividad han querido ser nuestros embajadores y también se han mostrado con su ánimo y sonrisa a través de mupis, autobuses y escaparates. Para Adunare la predisposición de estas personas ha sido muy importante porque nos ha permitido evidenciar que nuestras raíces siguen manteniéndose firmes en la cercanía, en los barrios de Almozara, Delicias, La Jota, Las Fuentes, Oliver, San José, Torrero y Valdefierro.

La campaña nos ha acercado a muchas personas y seguimos abiertos a que nos conozcan. Cualquiera que quiera ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo a través de nuestra web www.adunare.org,  o acercándose a cualquiera de nuestras sedes.

En esta entrevista ha insistido en la importancia de la complementariedad con el tejido empresarial. Cuéntenos en que consiste.

Como le he dicho es muy importante trabajar con el entorno social y las empresas son clave para conseguir la inserción integral de las personas a través de un empleo. Por ello resulta fundamental trabajar en diferentes líneas con ellas.

En primer lugar, con el dialogo permanente que nos permita estar al tanto de cuáles son las necesidades de las mismas para adaptar nuestra formación y que no quede obsoleta.

Las empresas juegan un papel fundamental en la inserción laboral de las personas con las que trabajamos y a través de ellas encontramos oportunidades tanto para acoger a jóvenes en prácticas como para cubrir puestos de trabajo vacantes. Para ello contamos con un equipo de profesionales que está en permanente contacto con ellas y resolviendo las dudas o pequeños problemas que puedan darse. 

No puede llegar a imaginarse la gran implicación que encontramos en muchas empresas dispuestas a dar oportunidades a quienes se han esforzado para llegar a este punto, el del empleo. Una vez que nos conocen y rompen las barreras del estigma pasan a formar parte de lo que llamamos “equipo adunare”.

Y por último también resulta muy importante su colaboración a través de donaciones en materiales, maquinaria, equipamientos y aportaciones económicas.

¿Cree que la solidaridad es un valor cada vez más extendido o todo lo contrario?

Como valor está cada vez más extendido en la medida que existen multitud de plataformas para facilitar el encauzamiento de esta solidaridad. Incluso muchas empresas a través de sus políticas de RSC la fomentan. Pero, por el contrario, la solidaridad es cada vez más puntual.

Por ejemplo, cuando suceden catástrofes gran parte de la población se lanza a hacer aportaciones solidarias materiales o monetarias, pero eso empieza y acaba. Cuando hablamos de combatir la pobreza estructural en un territorio, como es el caso de nuestra entidad, el tipo de solidaridad que se necesita es más permanente, y allí cuesta más. 

En gran parte por desconocimiento, ya que los medios de comunicación influyen mucho en la sensibilización de la ciudadanía y cuando surge algún tipo de hecho catastrófico nos bombardean permanentemente y eso nos hace sensibilizarnos, mientras que lo cotidiano, lo que le sucede en el día a día no tiene impacto mediático y por lo tanto no se conoce y no genera esa necesidad en el ser humano de aportar.

¿Con qué empresas o instituciones colaboran habitualmente?

A nivel de Administraciones tanto con el Gobierno de Aragón como con el Ayuntamiento de Zaragoza.

También con las diferentes entidades bancarias de mayor implantación en nuestro territorio y por supuesto con empresas implantadas en nuestra ciudad que colaboran con nosotros en la inserción laboral de las personas, la donación de materiales y de aportaciones económicas, empresas de gran tamaño, pero también en gran medida pequeñas empresas con los trabajamos desde hace años.

¿Cómo pueden nuestros lectores colaborar con Adunare?

Primero conociéndonos, que no es poco y una vez que sepan qué hacemos y cómo, existen diferentes maneras. El voluntariado sin duda es una forma de colaborar muy valorada por nosotros.

En el caso de las empresas, acogiendo personas en prácticas e incluso a través de la contratación de personas que han finalizado su proceso con nosotros.

Y sin duda, a través de donaciones tanto materiales como económicas que nos permitan ir renovándonos, completando la financiación de algunos de nuestros servicios, etc. Para obtener información se puede acceder a nuestra web www.adunare.org, o bien ponerse en contacto con nosotros en el 976223214.

¿Hay algo que quiera añadir?

Les invito a que nos conozcan, a que vean in situ nuestro trabajo y a partir de ahí encuentren la manera de colaborar con nuestra entidad.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.