Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Carlos Gómez (Oficina de Aragón en Bruselas): «Un 80% de la legislación que se nos aplica, en cualquier ámbito de nuestras vidas, se decide en la Unión Europea»

Carlos Gómez Ascaso

Director de la Oficina de Aragón en Bruselas

Aproximadamente el 80% de la legislación que afecta a cualquier ámbito de nuestras vidas se decide en la Unión Europea. Una tendencia que no dejará de aumentar. Por ello, queremos conocer más de cerca la labor de la Oficina de Aragón en Bruselas cuyo director opina que “cooperar no es una opción, es una necesidad a nivel profesional”. 

De la labor realizada en los últimos tiempos destaca la obtención de Ayudas Estatales de Finalidad Regional para la provincia de Teruel y espera que antes de finalizar la legislatura se pueda terminar la regulación de las ayudas a la despoblación.

 

¿Podría hablarnos brevemente de su trayectoria?

Soy licenciado en Ciencias económicas y Empresariales por la Universidad de Zaragoza y Máster en Administración de Empresas por la Escuela Europea de Negocios.

Inicié mi carrera profesional en la empresa privada; primero como analista de riesgos para la banca y posteriormente como director financiero en una empresa de obra civil.

Desde 1993 trabajo para el Gobierno de Aragón. Primero, en el Instituto Tecnológico de Aragón, y desde 2017 para la Oficina de Bruselas.

El ITA fue de la primeras Instituciones de Aragón que comenzó a participar en proyectos de I+D+i de la Comisión Europea, y tuve la suerte de ser la persona encargada de dinamizar su participación y organizar un grupo de trabajo dedicado en exclusiva a esta tarea.

Entre 2012 y 2014, estuve trabajando en Bruselas como Experto Nacional Destacado, en la Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión Europea. Esta es una posibilidad, poco conocida, gracias a la cual un empleado público, de cualquier país de la Unión, es cedido por su Administración para trabajar en la Comisión. Gracias a este sistema, puede aportar su experiencia en la gestión de proyectos europeos y al mismo tiempo aprender de los métodos y procedimientos de la Administración Europea.

Mi relación con asuntos de la unión europea comenzó en 1995 y todavía sigue viva.

¿Cómo llegó a la Oficina de Aragón en Bruselas?

Llegué a la Oficina de Aragón en Bruselas a comienzos de 2017. En ese momento el puesto de director estaba vacante. Realmente me hacía mucha ilusión poder defender los intereses de Aragón a nivel europeo, conocía la Oficina y su trabajo porque había mantenido relación con ella desde su creación y pensé que podría aportar mi experiencia.

Presenté mi candidatura al Departamento de Presidencia del Gobierno de Aragón, que es el encargado de gestionar la Oficina, y me seleccionaron.

Preséntenos la institución que usted dirige.

La Oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas es la representación Oficial de Aragón en Bruselas.

El papel que desempeña, al igual que las otras Oficinas y Delegaciones de las comunidades autónomas españolas en Bruselas, es clave, asume una parte importante de la participación de Aragón en el Consejo de la UE y en el Comité de las Regiones.

De manera sistemática la actividad de la Oficina del Gobierno de Aragón en Bruselas consiste en:

Representación, gestión y defensa de los intereses de Aragón ante las Instituciones de la UE, y otras organizaciones con sede en Bruselas. Especialmente el Comité de las Regiones. La Oficina es la imagen de Aragón en Bruselas.

Seguimiento del proceso de toma de decisiones y obtención de información de iniciativas legislativas de la UE que afecten a las competencias o los intereses de Aragón.

Facilitar el establecimiento de encuentros entre autoridades autonómicas y otros agentes socioeconómicos aragoneses con las instituciones comunitarias: miembros del Parlamento Europeo y del Comité de las Regiones, responsables de la Comisión Europea y representaciones Permanentes de Estados miembros en la Unión Europea.

Asesoramiento técnico a entidades públicas y privadas de Aragón en cuestiones comunitarias. Facilitando información sobre las posibilidades de financiación europea a sus proyectos e iniciativas.

Identificar y favorecer las oportunidades de participación de representantes aragoneses en las Instituciones Europeas, así como en aquellos Organismos de carácter comunitario de interés para la región.

Todas estas actividades van encaminadas a conseguir dos objetivos básicos:

Primero conseguir que Aragón sea conocido y reconocido en el entorno de Bruselas por aquellas características que le definen y le diferencian, por lo que le interesa y se alinea con sus objetivos como región.

Segundo, facilitar a sus Instituciones la información relevante para su trabajo en este ámbito, e identificar oportunidades en un entorno europeo.

En Bruselas participamos de manera activa en todos aquellos eventos que puedan suponer dar a conocer los intereses de Aragón, y cuando es posible, hacemos una exposición pública de los mismos. Se hace una intensa labor de “lobby”.

¿Cómo afecta a Aragón lo que se decide en Bruselas? ¿Son los aragoneses conscientes de ello?

Definitivamente lo que se decide en Bruselas nos afecta, y mucho, quizás mucho más de lo que podría parecer a primera vista. Es bien conocido que en la actualidad aproximadamente, un 80% de la legislación que se nos aplica, en cualquier ámbito de nuestras vidas, se decide en la Unión Europea. 

Esta influencia, lejos de disminuir, cada día es mayor y en el futuro se incrementará todavía más. Los retos más importantes que afrontamos en este momento y en el futuro, los que determinaran nuestra vida y la de nuestros hijos, se están decidiendo en el ámbito de la Unión Europea. 

Los objetivos medioambientales, energéticos y climáticos que ya se definieron a nivel general para 2030, se están concretando y detallando en este momento aquí en Bruselas.

Los aragoneses son perfectamente conscientes de todo esto, y son muchas las personas, empresas, instituciones y organizaciones de todo tipo que participan activamente en este proceso.

Hay muchos aragoneses trabajando en Bruselas. La mayoría de ellos lo hacen para las Instituciones Europeas, algunos en posiciones de alto nivel. También hay mucha gente joven, con una preparación excelente que tiene como objetivo establecerse aquí y desarrollar su carrera profesional dentro del ámbito europeo. En la Oficina recibimos muchísimas llamadas de jóvenes que se interesan por este mundo y consideran el espacio europeo como su propio espacio.

Sin embargo, queda mucho por hacer hasta que todos seamos conscientes y estemos implicados. Todavía persiste la idea, en algunos, de que en la UE “deciden” sobre nuestro futuro, cuando la realidad es que nosotros mismos “decidimos” y debemos conocer los mecanismos y las claves para hacerlo de manera eficiente y efectiva.

Es cierto que son los países miembros de la Unión los titulares de la gobernanza de la misma. Sin embargo, es a nivel regional donde se tiene la responsabilidad de la aplicación y donde se ejecutan muchas de estas leyes y disposiciones europeas. El Parlamento y la Comisión tienen la obligación legal de pedir opinión a las regiones para elaborar sus decisiones y el Consejo lo hace a través de los mecanismos establecidos en cada uno de sus países miembros.

Las regiones tenemos un peso muy importante en las decisiones finales y, a través de sus Oficinas en Bruselas, se establecen sistemas formales e informales para influir y determinar las decisiones finales que se tomarán a nivel de la Unión.

¿Qué logros destacaría de los alcanzados en esta legislatura a través de la oficina?

Me gustaría mencionar el más reciente, la obtención de Ayudas Estatales de Finalidad Regional para la provincia de Teruel.

Al objeto de preservar la libre competencia entre empresas dentro de la UE, con carácter general, las ayudas de los Estados a sus empresas prohibidas o están muy limitadas. La comisión solo autoriza este tipo de ayudas, en circunstancias muy especiales, para aquellos territorios que tienen circunstancias desfavorables de tipo económico, demográfico o de localización geográfica.

Por este motivo uno de los problemas más graves en Aragón, la despoblación, no puede mejorarse con las ayudas de estado. Los tipos y las intensidades de ayuda autorizadas por la Comisión para las zonas poco pobladas son muy poco atractivas. No sirven para atraer inversión ni generar empleo en estos territorios.

Un modelo basado en ayudas al funcionamiento a las empresas radicadas en estas zonas, calculadas como un porcentaje de los costes salariales, podía ser una solución a este grave problema en Aragón.

El Tribunal de Defensa de la Competencia de Aragón identificó en 2019 la existencia de ayudas de este tipo autorizadas en regiones muy escasamente pobladas en algunas regiones nórdicas. Sim embargo estas no eran aplicables en Aragón, a pesar de padecer el mismo problema de despoblación, porque la autorización de la Comisión era para regiones despobladas, es decir la densidad debía medirse a nivel región, no a niveles administrativos más pequeños, como provincias o municipios y la densidad de población de Aragón en su conjunto es muy superior al límite fijado.

El objetivo que nos marcamos fue rebajar esa condición a nivel provincial porque Teruel sí estaba dentro del límite.

En colaboración con Castilla La Mancha y Castilla León, que tenían sus respectivas provincias de Cuenca y Soria en situación similar, se solicitó a la Comisión europea que procediera a una modificación de la legislación que permitiera que zonas poco pobladas, con menos de 12,5 habitantes/km2, pudieran acceder a ayudas de funcionamiento.

Después de casi dos años de gestiones tanto con la Comisión Europea, como con la Representación Permanente de España ante la EU, nuestro objetivo se ha visto cumplido.

El pasado mes de abril de 2021 se publicaron las nuevas ayudas, rebajando el nivel de exigencia de regional a provincial.

Tras la autorización de Bruselas, ahora el Gobierno de España debe articular la cuantía de ese apoyo y cómo se aplica, ya que se trata de ayudas estatales, no europeas.

El Gobierno de Aragón ha continuado el trabajo proponiendo al Gobierno de España los principales aspectos que debería contemplar el nuevo régimen jurídico necesario, la modificación del Reglamento de Seguridad Social. Un régimen de beneficios en las cotizaciones a la Seguridad Social en favor de las actividades económicas radicadas en dichas zonas.

Hemos propuesto un marco legal que permite pasar de una autorización genérica por parte de la Comisión Europea a la aplicación práctica y cuantificada de las ayudas.

¿Qué proyectos o acciones querría desarrollar antes de terminar la legislatura?

De aquí a final de legislatura terminaremos con la regulación de las ayudas a la despoblación, esperando que se puedan aplicar desde el mismo momento de su aprobación, en el primer trimestre de 2022.

Además, tenemos la intención de participar en la definición final de las ayudas del Fondo de Transición Energética y de algunos proyectos dentro del marco del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

¿Cómo es la relación con los políticos aragoneses y españoles de Bruselas?

La relación es frecuente y muy buena. En Bruselas hay una sensación general de que todos remamos en la misma dirección. Las diferencias entre los diferentes partidos políticos se atenúan porque los objetivos que se persiguen están en gran parte compartidos, hay menos espacio para la confrontación. Hay una cultura generalizada de cooperación y colaboración.

Me reúno con frecuencia con europarlamentarios españoles para trasmitirles cuestiones de interés para Aragón y especialmente con Isabel García Muñoz, la única europarlamentaria aragonesa en la actualidad, con quien mantengo una excelente relación y colaboramos en algunos temas.  

Con otros políticos aragoneses tengo relación siempre que vienen por aquí a alguna reunión o evento, y también cuando voy a comparecer allí a petición de algún grupo. Puedo decir que siempre han mostrado interés por mi trabajo y me han manifestado su apoyo y consideración.

¿Cuánto tiempo lleva en Bruselas? ¿Cómo se adaptó a la vida allí? ¿Encontró muchas diferencias?

Llevo en Bruselas, contando los dos periodos, el de experto y el de director de la Oficina del Gobierno de Aragón, más de siete años. No me costó adaptarme, conocía bien la ciudad y tengo buenos amigos y colegas que me han hecho la vida fácil y agradable. Está siendo un periodo de trabajo intenso que se me está pasando muy rápido.

Desde el punto de vista profesional, es una ciudad muy interesante, muy activa, con un ritmo de trabajo exigente, pero acogedora. Todo el mundo que trabaja para las Instituciones, o para cualquier otro organismo, es extranjero, está fuera de su país y de su ambiente habitual. Por lo tanto, se acoge al recién llegado de forma amable y natural, todo el mundo ha pasado por esa misma situación.

El cooperar no es una opción, es una necesidad a nivel profesional. Buscar alianzas, conseguir masa crítica para cualquier iniciativa es la única manera de conseguir los objetivos que te planteas.

Las Oficinas de las CCAA españolas son un buen ejemplo de colaboración. Estamos en permanente contacto y compartimos la información de forma desinteresada. Sería necesario mucho personal en cada Oficina para seguir todos los temas de interés de forma rigurosa y en profundidad. Además, sería un trabajo completamente redundante. Lo que hacemos es especializarnos en algunos de los temas de interés y compartir la información.

Aragón sigue con especial detalle todo lo relacionado con transporte y logística, elaboramos detallados informes sobre las novedades legislativas, eventos, noticias, etc. Y esta información la distribuimos a todas las otras Oficinas españolas. Así mismo nosotros recibimos informes sobre agricultura de Extremadura, sobre de I+D de Murcia, o sobre temas industriales del País Vasco, por ejemplo.

Organizamos reuniones con funcionarios de la Comisión, o con consejeros de la Representación Permanente Española, o con Europarlamentarios, para las Oficinas en su conjunto, de esta forma conseguimos no solapar actividades.

Aunque no siempre los intereses particulares de cada Comunidad Autónoma coinciden con los de las demás, en muchos casos son contrarios y los defendemos de forma individual ante las instituciones que corresponda. Sin embargo, eso no nos impide colaborar en lo que tenemos como interés común. Podríamos decir que el ambiente de Bruselas es más colaborativo que competitivo.

 

¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de Bruselas?

Desde una perspectiva más personal, Bruselas es una ciudad muy interesante, con una oferta de vida cultural y social muy amplia. Es una cuidad tolerante y abierta donde se mezclan fácilmente personas de cualquier país. Es una cuidad bonita, con una arquitectura modernista muy bien conservada. Tiene unos espacios verdes extensísimos que la rodean completamente y muchos parques y jardines, quizá sea una de las ciudades más verdes de Europa.

Su ubicación en el centro de Europa facilita el acceso a muchos países próximos en poco tiempo y en trasporte público.

Naturalmente para mantener todo verde tiene que llover, quizás no tanto como se cree, pero desde luego llueve y durante el invierno hay muchos días sin sol con un cielo cubierto y plomizo.

¿Hay algo que eche en falta de Aragón?

Lógicamente sigo considerando Aragón como mi casa, y todos echamos de menos nuestra casa. Sin embargo, el contacto con Aragón tanto por motivos profesionales como personales es diario. El grupo de aragoneses en Bruselas es grande y muchos de nosotros trabajamos estrechamente.

Tenemos dos vuelos semanales directos a Zaragoza y son baratos, lo que supone una facilidad importante para desplazarse de un sitio a otro. Bruselas está más cerca de Aragón de lo que parece.

Un buen producto aragonés que no puede faltar en su mesa es…

Para ser sincero, nunca faltan productos aragoneses en mi mesa. En Bruselas puedes comprar muchos productos de Aragón. Por ejemplo, la distribución del vino aragonés es muy buena, puedes encontrar diferentes denominaciones de origen en cualquier supermercado.

Además, voy y vengo en coche a Zaragoza, de tanto en tanto, y me traigo muchas de las cosas que no encuentro, entre otras un excelente aceite virgen extra de La Almunia, con el que doy envidia a muchos de mis colegas.

Aprovecho para animar a los productores y distribuidores de productos alimentarios aragoneses a considerar este mercado, si no lo han hecho todavía. La colonia española es muy numerosa y el mercado belga aprecia la calidad y está dispuesto a pagarla.

¿Hay algo que quisiera añadir?

Animo a los jóvenes a que consideren el trabajo en la Unión Europea como una buena salida profesional. Realmente hay muchas oportunidades de conseguir un trabajo muy interesante y bien pagado. Un ambiente de trabajo agradable y buenas oportunidades de desarrollo personal y profesional.

Aragón necesita apoyarse en personas bien formadas, con responsabilidades y capacidad de influir en las decisiones importantes a nivel europeo. Cuantos más aragoneses tengamos en las Instituciones Europeas más capacidad de influir en las decisiones que nos afectan y mayor peso de Aragón en el contexto europeo.

Redacción AEA/ LLM / Fotos JF

Entrevista incluida en el número 146 de la revista Actualidad de las Empresas Aragonesas, publicado en febrero de 2022. La revista completa se puede consultar aquí

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.