Opinión Tribuna de cultura

No hay futuro

Juan Royo Abenia

@juanroyoyabenia

‘From Hell Edición a color’ (Alan Moore y Eddie Campbell. Traducción: José Torralba Avellí, Planeta) es el complemento ideal para los amantes del mito de Jack el Destripador, hayan leído la versión en blanco y negro o no. 

La parafernalia del Londres victoriano, de su suciedad, su ruido y su violencia asfixia el ambiente en donde los enfermos mentales sufren grotescos experimentos en pos de la liberación de su estigma. El esoterismo de la masonería con sus ritos y sus secretos influye en la alta política británica para tratar de salvaguardar las miserias más ocultas de sus próceres. Las prostitutas son vilipendiadas, lo mismo que los ancianos o los borrachos. Una aporofobia emerge en la sociedad que camina en el ocaso del siglo XIX hacia una modernidad de máquinas y electricidad, despreciando a muchas personas a las que se consideran infrahumanos y que son tratadas como ganado camino al sacrificio. 

Los nuevos integrales de ‘Jeremiah nº 6’ y ‘Las torres de Bois Mauri nº 9. El hombre del hacha’ de Hermann Huppen (Traduccción: Albert Agut Iglesias, Planeta) ofrecen distintos espacios temporales (Medievo y futuro distópico) pero mismo concepto: sociedades arrasadas en donde cualquier atisbo de ley y orden ha desaparecido. Tan solo unos pocos ingenuos (Jeremiah y Aymar, respectivamente) ofrecen esperanza a los desarrapados. Nuestros protagonistas viajan sin descanso deshaciendo agravios y enderezando tuertos y buscando una paz inalcanzable.

‘Vampiro: la Mascarada. Las fauces del invierno’ (Tim Seeley, Tini Howard, Blake Howard, Cósmica Editorial) es la recopilación de sus 10 grapas. Un escalofriante mundo oculto de vampiros, demonios y cazadores que viven en las sombras y conspiran entre nosotros. Cecily Baine, una ejecutora de la camarilla de las Ciudades Gemelas (Mineápolis–Saint Paul en Minesota), toma a una joven y misteriosa vampiro bajo su protección. Además, un contable que se ha ido de la lengua, una bloguera indiscreta y un misterioso asesinato en las afueras de la ciudad que será investigado por rebeldes exiliados. Además, incluye material exclusivo para su homónimo juego de rol.

Nada de Carmen Laforet’ (Claudio Stassi, Planeta) nos traslada al final de la Guerra Civil. Andrea, una joven huérfana, llega a la gran Barcelona para estudiar en la universidad. Vivirá en la casa familiar. La asfixiante situación de pobreza económica, el pesimismo reinante en una sociedad exhausta y las rígidas convenciones morales y religiosas se confrontarán con el intelectual ambiente universitario de la época, un remanso de reflexión, libertad y descubrimiento. 

Nada que ver con la universidad actual, presa de burocracia, mediocridad, populismos y violencia. 

Como la que sufrió recientemente Rafael Arenas García, Catedrático de Derecho internacional privado de Universidad Autónoma de Barcelona, arrastrado por el suelo por una horda de violentos. Todo ello ante la connivencia de su propia universidad e incluso de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) que ni si quiera condenó explícitamente la salvaje agresión al colectivo S’ha Acabat! (Joves per la defensa de la Constitució) y se limitó a enviar una ambigua y timorata nota.

¿Cómo reaccionarías si tras la muerte de tu padre, un rico terrateniente de la baja California, tus fincas hubieran sido incautadas por un ex general llamado Gómez y su secuaz, Borrow, un bruto, sádico y especulador? ‘DON VEGA’ (Pierre Alary, Nuevo Nueve), como «el Zorro», un mito local popular, se cubrirá el rostro con un pasamontañas, se enfundará un traje negro y acudiría raudo a hacer pagar a los villanos los expolios cometidos contra su familia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.