Cultura Empresas, economía y actualidad Entrevistas Eventos Sociedad

Sara Fernández (vicealcaldesa Zaragoza): “Una de las pocas cosas bonitas de esta crisis ha sido gestionar la generosidad y solidaridad de los zaragozanos”

Sara Fernández

Vicealcaldesa y consejera de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresa, Sara Fernández es desde hace dos años la vicealcaldesa de Zaragoza. Fernández recalca lo duro que ha sido gestionar las consecuencias de la pandemia, un hecho que obligó a cambiar muchas de las prioridades del ejecutivo. 

La vicealcaldesa, que también ostenta el cargo de consejera de Cultura, destaca que la política cultural que ha puesto en marcha está teniendo mucho público y señala que en el ámbito turístico también ha tenido que readaptarse ante la llegada del Covid-19.

Háblenos brevemente de su formación y trayectoria profesional hasta que llegó al Ayuntamiento.

Soy licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Zaragoza, especialidad Economía Aplicada. Mi carrera profesional la podemos dividir en dos, por un lado, estuve trabajando en Francia y España en diferentes multinacionales relacionadas con el retail, el comercio. Y por otro, los últimos ocho años, antes de entrar en el Ayuntamiento en 2015, me dedicaba a los proyectos europeos.

¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo actual?

Lo mucho que aprendo y la gente tan interesante que conozco. También las experiencias que puedo vivir porque son un auténtico privilegio. Pero, sobre todo, sobre todo, hacer cosas por mi ciudad. Soy una enamorada de Zaragoza y me parece un privilegio y un orgullo gestionar y trabajar por mejorar nuestra ciudad.

¿Qué balance hace de la primera mitad de la legislatura?

La primera parte de la legislatura ha sido complicada porque empezamos trabajando en nuestro acuerdo de gobierno, las 50 medidas, bajando deuda, mejorando los servicios y poniendo proyectos en marcha, pero con la llegada del coronavirus tuvimos que cambiar las prioridades. Con los recursos que teníamos, que eran los que eran, tuvimos que hacer frente a la crisis económica, sanitaria y social. Yo creo que no lo hemos hecho mal, pero también creo que la gestión ha sido muy complicada para nosotros, igual que para todas las administraciones.

¿Cuáles diría que son los proyectos más relevantes que se han llevado a cabo desde las áreas que gestiona en este período de tiempo?

Desde el Área de Proyección Exterior, el primer objetivo es poner en marcha la oficina de Proyección Exterior. Estamos elaborando un plan estratégico para que Zaragoza tenga la imagen que se merece conforme a su dimensión, vecinos y empresas. Al ámbito cultural, creo que tenemos una política cultural que está teniendo buena respuesta, tenemos mucho público. Lo que hemos emprendido en el plano turístico lo hemos tenido que readaptar ante la llegada del Covid. Nuevas ofertas turísticas para nuevos tiempos en los que la pandemia ha cerrado fronteras y los visitantes no llegaban.

¿Cuántas iniciativas han tenido que cancelarse debido al coronavirus?

No podría contarlas. Durante el confinamiento tuvimos que paralizar proyectos anteponiendo el foco en la crisis sanitaria, ahí volcamos todos nuestros recursos. 

También nos centramos en asegurar que los servicios públicos se prestasen de forma efectiva.  

Más que hablar de cancelaciones, creo que hay temas que se han tenido que posponer.

¿Qué proyectos le gustaría que no se quedaran sin llevar a cabo en los dos años que quedan de legislatura?

Creo que hay inversiones que de cara a los Fondos Europeos serán viables, pero el tiempo del Covid ha retrasado ciertas inversiones. Vamos a seguir llevando esos proyectos adelante y aunque no podamos inaugurarlos antes de que acabe la legislatura, nuestra intención es ponerlos en marcha en lo que queda de gobierno.

¿Cómo calificaría la relación entre PP y Cs en el equipo de Gobierno?

Es una buena relación en tanto en cuanto somos un equipo, por tanto, tenemos que trabajar de forma conjunta. Nuestras áreas no son pequeños reinos de taifas. Sabemos dialogar y llegar a acuerdos en aquellos temas que discrepamos. Es lógico y normal que a veces haya discrepancias, pero lo que quieren los ciudadanos es que lleguemos a acuerdos. Creo que tanto PP como Ciudadanos tenemos claro que lo prioritario son los intereses de los zaragozanos antes que nuestras propias siglas.

¿Ser un gobierno en minoría favorece el diálogo y el pacto?

Obviamente, la minoría te lleva al diálogo y al pacto. No he conocido los gobiernos en mayoría en el consistorio, pero entiendo que en esa situación te preocupas menos por lo que quieren los demás para sacar tus las iniciativas adelante.

¿Qué impacto ha tenido el coronavirus en la ciudad de Zaragoza?

El gran impacto ha sido en las personas que han fallecido, que nos han dejado a causa del coronavirus, es lo más importante. También aquellas personas que siguen arrastrando secuelas, tanto físicas como psíquicas, por las que hay que seguir luchando.  Y sobre todo el gran impacto que ha tenido a nivel social y económico, lo seguimos viviendo en primera persona en el Ayuntamiento. 

Desde que comenzó la pandemia ha habido un incremento exponencial de las solicitudes de ayudas de urgente necesidad. También estamos haciendo un esfuerzo para ayudar a esa reactivación económica para seguir haciendo frente a la prestación de servicios. 

La reducción de ingresos y el aumento de gastos ha generado un problema, y esa respuesta la estamos dando solos. Hasta este año 2021 no hemos recibido ni un solo euro de ninguna administración y solo hemos recibido unas ayudas al transporte, que venían ya tasadas, pero que ni cubren ni compensan el agujero que el transporte ha dejado en la ciudad.

Junto a la Fundación Ibercaja e Ibercaja Banco pusieron en marcha la plataforma solidaria ‘Vamos Zaragoza’ para canalizar donaciones ciudadanas. Por otro lado, crearon ‘Vamos a ganar’ para canalizar la solidaridad empresarial. ¿Qué balance hace de estas dos iniciativas? ¿Cuánto se logró recaudar?

Un balance muy positivo. Una de las pocas cosas bonitas que hemos tenido que impulsar para hacer frente a esta crisis ha sido gestionar y canalizar la generosidad y solidaridad de los zaragozanos. Por parte de las empresas, creamos esa plataforma de ‘Vamos a ganar’ para canalizar comida, material… Recuerdo que el Banco de Alimentos estaba en una situación desesperada por la falta de alimentos, y ahí colaboró toda la ciudad… También canalizamos equipamiento necesario y material sanitario. 

Con ‘Vamos Zaragoza’, canalizamos las donaciones en efectivo. Pero no me quiero olvidar de una tercera plataforma en la que pusimos en contacto oferentes de servicios y demandantes de servicios. Buenos vecinos que querían ayudar a sus vecinos con pequeños gestos como ir a la compra, hacer recados, ayudar con llamadas. En una ciudad con 700.000 habitantes es difícil de gestionar toda esa ayuda y nosotros supimos hacerlo desde el Ayuntamiento de Zaragoza.

¿De qué manera el coronavirus ha cambiado la forma de trabajar del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza?

Lo que ha cambiado es el destino de los recursos. Hubo que atender las necesidades de los zaragozanos, esa es nuestra prioridad, y en esto trabajamos, en dirigir los recursos del Ayuntamiento a lo que necesitaban en ese momento los vecinos.

En los días de confinamiento el año pasado todos echamos mano de la cultura para hacerlo más llevadero. ¿Cree que la situación provocada por la pandemia ha podido hacer que la gente comprenda o sea más consciente del valor de la cultura y de lo mucho que la necesitamos como individuos y como sociedad?

Creo que sí se valora más la cultura por parte de los ciudadanos. Cuando acabó el confinamiento desde el Ayuntamiento comenzamos a trabajar en las programaciones, apostando por el sector local en condiciones muy ventajosas, y contando con los profesionales que trabajan con ellos. 

Por ejemplo, el Teatro del Mercado lo hemos dedicado al talento local dos temporadas seguidas. Hemos bonificado todos los gastos que genera hacer espectáculos en equipamientos municipales para ponérselo fácil al sector cultural local. Nuestra apuesta tuvo una muy buena respuesta por parte del público. 

Siempre han cumplido con las exigencias sanitarias y ha respondido de forma muy positiva a la programación que hemos hecho.

¿Qué lecciones morales, sociales y económicas nos ha dejado esta crisis?

Debemos ser conscientes que todavía hay lecciones que aprender, no tenemos que olvidarnos de todo lo que nos ha sucedido. Vendrán otras crisis, pero no nos tiene que coger desprevenidos si son de este tipo. Lo importante es que hemos sabido valorar la parte más humana de nuestra sociedad, que hemos podido empatizar con nuestros vecinos y nos hemos dado cuenta de las cosas importantes de la vida. 

A veces nos preocupamos por aquello que no es tan importante. Creo que como institución es fundamental que aprendamos de los procedimientos que hemos puesto en marcha para dar respuestas rápidas. También que hemos mejorado prestaciones de servicios, la digitalización…que de otra forma, si no se hubiera dado la pandemia, no habríamos puesto en marcha.

Para sobrellevar la cuarentena en 2020, lanzaron la propuesta #ZCulturaEnCasa. ¿Qué acogida tuvo?

Muy buena. Por parte de todos los técnicos del área, en sus diferentes servicios, museos, salas de exposiciones, Zaragoza Cultura, Filmoteca, Centro de Danza… lanzaron sus propuestas, con diferentes concursos, que tuvieron mucha aceptación. De hecho, la propuesta de “Cambia el museo” se ha repetido este año y creo que ha nacido para quedarse. Muy contentos con la respuesta del público.

¿Cómo ha afectado la crisis del coronavirus al sector cultural de Zaragoza?

Mucho. Sobre todo, porque a día de hoy, un año y medio después de que empezara la pandemia, no hemos recuperado los aforos. Todavía hoy estamos al 75% que es lo que marca la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón. 

Por tanto, seguimos pendientes de recuperar formatos al aire libre con las personas de pie, pregones, pasacalles… El teatro de calle se ha visto muy tocado. Así, no todas las disciplinas artísticas se han visto afectadas por igual. Nosotros hemos podido ayudar dentro de nuestras competencias, pero no se pueden paliar todas las pérdidas que ha habido.

¿Se va recuperando cierta normalidad en este ámbito?

Sí, claro. Como institución, desde que terminó la pandemia pusimos en marcha nuestras instalaciones en condiciones muy ventajosas y pusimos nuestro granito de arena también en otro elemento que no dependen de cultura, pero que sí afectan al sector cultural. Estoy pensando en la fiscalidad, en bonificaciones en tasas o impuestos, porque también les afecta ya que son empresarios.

¿Cuál cree que debe ser el papel de las instituciones públicas en la cultura?

Tenemos que promover que haya una oferta cultural de calidad y diversa, adaptada a todos los públicos, y que sea enriquecedora. Tenemos que facilitar que esa programación se haga desde el plano público, pero también desde el privado.

¿Ve viable una futura celebración del Festival Vive Latino que tuvo que cancelarse por culpa del Covid-19?

Pues, por ahora, en las circunstancias en las que estamos, no. Esperemos que en los próximos meses podamos acabar con el virus, y podamos tener una celebración con un festival de esas dimensiones. Esperemos que sea más pronto que tarde.

Este festival, ¿responde a una voluntad del ayuntamiento de acoger grandes eventos con impacto nacional e internacional? 

Sí, apostamos por grandes eventos de ese formato perfectamente compatibles con otras propuestas más pequeñas. Ambas propuestas son compatibles para hacer una oferta cultural variada. Zaragoza es la quinta ciudad de España, pero en los últimos años ha perdido el papel de ser un referente cultural, de poder atraer al público para que conozca la ciudad y disfrute de su oferta cultural, al mismo tiempo. Y con propuestas como esas, creo que lo estamos recuperando

El alcalde anunció su interés por hacer un museo de la Semana Santa. ¿Tienen algún avance en este sentido?

A día de hoy no hemos avanzado en este tema por el tema del Covid, se han ralentizado algunos proyectos. Nuestra prioridad ha sido en los últimos meses paliar las carencias y necesidades de los ciudadanos. A día de hoy no hemos afrontado ese proyecto.

¿Cuáles cree que son los puntos fuertes en Zaragoza en materia de cultura?

Uno de nuestros puntos fuertes es la diversidad. Tenemos muchos equipamientos con una gran oferta, tanto pública como privada. Tenemos unos profesionales muy potentes en todas las ramas de la cultura. Desde el Ayuntamiento estamos potenciando a ese sector local. 

Las ayudas que se dieron al sector desde Zaragoza Cultural en 2020 por el Covid, las incrementamos un 65% y este año hemos hecho la misma propuesta. Se ve claramente el buen nivel que tienen los proyectos locales y no dejan de ser un punto fuerte de atracción para los diferentes públicos.

¿Y qué aspectos cree que deben mejorarse? Nos queda recorrido para complementar según que ofertas.

Estamos trabajando mucho en el tema de gestión de audiencias, en estudios de público. Queremos llegar más a los jóvenes, estamos en el buen camino. Hay unas estrategias que hemos iniciado y que tienen mucho éxito. 

Queremos convertir a Zaragoza en una ciudad de cine, hemos creado la ventanilla fílmica, hemos puesto en marcha una ordenanza específica, se han programado nuevos festivales y experiencias, como el Campus de La Inmortal que ha tenido muy buena acogida. En cuanto a la lectura, hemos generamos nuevas iniciativas que están teniendo mucho éxito. Por tanto, por ahí va nuestro trabajo.

Para que nuestros lectores puedan conocerla mejor, díganos su iniciativa cultural, escritor/a y grupo de música zaragozanos preferidos.

La verdad es que es imposible elegir. Siempre me ha interesado la cultura, he tenido mucha curiosidad y lo que me ocurre es que soy muy ecléctica, tanto en música como en literatura, disfruto con estilos y autores muy variados. Ya me disculparán, pero me siento incapaz de elegir uno solo en cualquiera de los campos. 

Este será el segundo año consecutivo en el que los zaragozanos no tendrán Fiestas del Pilar al uso. ¿Qué previsiones tienen en cuanto a actos, aforos, llegada de turistas etc.?

No va a haber fiestas del Pilar. No contamos con turistas, no vamos a hacer ninguna campaña para atraerlos. Habrá movimiento ya que es puente a nivel nacional, pero no vamos a hacer campaña turística. Hemos programado una programación cultural, Sanidad nos ha aprobado todo lo que hemos propuesto. Pero lo más especial es la ofrenda de flores a la Virgen del Pilar, este año en formato reducido, pero es muy importante para la ciudad recuperar uno de los actos más emblemáticos de la ciudad.

¿Cree que la pandemia cambiará el modelo o la forma de enfocar las fiestas del Pilar en años venideros?

A lo mejor sí en algún punto, igual algún formato es bien acogido y podemos incorporarlo a las festividades de otros años. La verdad es que no renunciamos a evolucionar y a aprender de las buenas prácticas. Aun así, tenemos muchas ganas de recuperar nuestras fiestas en la calle que es lo que nos gusta a los zaragozanos.

¿Se está reinventando el modelo turístico de la ciudad a raíz de la pandemia?

Sí, inevitablemente el turismo desapareció por los problemas de movilidad a causa de la pandemia. Ahora el perfil del turista es eminentemente nacional, hasta que se abran las fronteras. Hemos adaptado nuestra oferta, pero sobre todo hemos estado al lado del sector ya que necesitaban generar certidumbre. 

Les hemos ayudado en la formación a la hora de adaptar protocolos, de adoptar las medidas sanitarias en hostelería, hoteles… Quiero destacar al sector de los congresos. Ha costado mucho que tengan la actividad de forma presencial. Estamos trabajando de su mano para recuperarlo, generando, como digo, certidumbre. Zaragoza es una ciudad segura y vamos a mantenerlo.

Zaragoza ha triplicado los turistas nacionales este año. ¿Qué tipo de turismo demandan la ciudad?

Bueno, tenemos un turismo patrimonial, cultural y gastronómico. Nuestros monumentos atraen, pero también nuestra gastronomía.

¿Qué imagen de Zaragoza se quiere transmitir en el exterior?

Zaragoza es una ciudad amable, acogedora, son los puntos fuertes que salieron en el estudio DAFO, dentro del plan estratégico de proyección exterior. Y tenemos mucho equilibrio en las infraestructuras, en los servicios que prestamos. Tenemos una situación geoestratégica magnífica, en medio de Barcelona y Madrid. Y a todo ello se suma la profesionalidad y la calidad de nuestros profesionales de los diferentes sectores estratégicos.

Somos un buen lugar para invertir y donde venir a vivir a estudiar, y un buen lugar para que empresas y entidades pública puedan tener sus sedes. Para atraer nuevas inversiones estamos yendo de la mano del resto de instituciones y entidades que trabajan en proyección exterior de nuestra ciudad.

¿Qué oferta turística pone a disposición del turista el Ayuntamiento de Zaragoza? ¿Cuáles son las actividades más demandadas?

A parte de las oficinas turísticas donde están nuestros informadores y que juegan un papel fundamental, también tenemos en el ámbito municipal: guías, visitas guiadas, el bus turístico… Además, nosotros promocionamos desde nuestra web muchas actividades privadas que hay en Zaragoza todos los días de la semana.

Este año, con motivo del 275 aniversario de Goya, el Ayuntamiento ha puesto en marcha y se ha unido a diversas iniciativas para homenajear al pintor de Fuendetodos. ¿Cuáles han sido, a su juicio, las más importantes?

El 275 aniversario de Goyo es un buen momento para hablar de nuestro insigne pintor, aunque habría que hablar todos los días porque Goya es un referente a nivel internacional. Zaragoza no ha explotado esa figura. 

Se han llevado a cabo diferentes iniciativas, tanto en museos como en la calle, pero yo creo que destacaría la Semana Goyesca en la que hemos trabajado la Cámara de Comercio. Tenemos más actividades en la calle para que el público de a pie pueda conocer de más de cerca la figura de Goya.  Hemos programado exposiciones, recreaciones de sus cuadros, el festival de mod de La Aguja Goyesca. Es muy importante dar a conocer Goya y la ciudad.

¿De qué modo Goya representa a Zaragoza y a Aragón? ¿Cree que a lo largo de esta legislatura se afianzará todavía más su figura como símbolo de la ciudad?

A lo largo de esta corporación, y esperamos que se mantenga para el futuro, queremos que Zaragoza se pueda identificar más con la figura de Goya, y Goya con Zaragoza. Tenemos una gran oportunidad de conocer la obra del pintor aragonés, pero también la Zaragoza que vivió. 

Goya estuvo aquí hasta los 29 años, pero luego llevó a su tierra en su corazón, así lo manifiestan sus cartas y su sobras. Cuando hubo algún hecho importante, Goya vino a representarlo en sus obras. Goya pintó Los Sitios, sus familiares y amigos vivían aquí. Para nosotros es muy importante que se conozca el vestigio del Goya persona, la figura, más allá de su obra en nuestra ciudad.

Nació en Jaca, ¿qué recuerdos guarda de su infancia?

Nací en Jaca porque allí había hospital, pero tanto mi padre como mi madre son de Sabiñánigo, yo me he criado en Sabiñánigo. He crecido en Zaragoza, pero todas las vacaciones y todos los fines de semana los he pasado en Sabiñánigo. 

A parte de recordar el Monrepós de la época, de subir y bajar cada semana, más allá de eso, lo que recuerdo es una infancia maravillosa, vivida en la naturaleza. Mi tía abuela vivía en la estación de Sabiñánigo, porque regentaba la cantina, y estábamos todo el día entre las vías, en Los Capitiellos, los montes de enfrente con mis primos y mis hermanos. Mis recuerdos son de bañarme en el río, en las badinas, de subir y bajar montañas. Para mí los Pirineos son mi vida y tengo unos recuerdos maravillosos.

¿Qué valores le transmitieron en su familia?

Tanto mi padre como mi madre vienen de familias trabajadoras donde es muy importante la responsabilidad y cumplir con tu parte, porque no te han regalado nada. Trabajar y ganarte el pan. Y algo muy importante, ser buena gente. En mi familia lo que me han enseñado es que lo importante son las personas y preocuparte por lo que sienten y padecen. Creo que es algo fundamental, los valores intrínsecos de familia, en ayudarnos, en compartir.

¿Qué recuerda de su época de estudiante?

Todo bueno, todo bueno. Tanto el colegio como la Universidad fueron épocas maravillosas. Fueron tiempos de aprendizaje, de experiencias diferentes, también de la tranquilidad de tener menos preocupaciones. Muy buena época.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Me gusta pasarlo con mi familia y con mis amigos. Me gusta mucho salir a andar y leer, aunque tengo poco tiempo para dedicar a la lectura. Ver películas y series, pero sobre todo compartir tiempo con mi familia y amigos.

¿Cuáles son sus lugares preferidos de Zaragoza?

El rincón que más me gusta es el puente de Piedra. Físicamente, porque es un paisaje maravilloso. Somos privilegiados de tener el río Ebro. Y luego, me gusta mucho por el hecho de que los puentes unen, ese significado me parece maravilloso, que haya dos riberas y que estén unidas.

Háblenos de su familia.

Es muy importante. Estamos muy unidos. Tengo tres hermanos más, maravillosos, con los que me llevo muy bien… y mis sobrinos, mis cuñados y mi madre. Tengo a mi madre que para mí es fundamental en mi vida. Y tengo la inmensa suerte de tener una hija, de 15 años, a la que adoro y que es mi prioridad en mi vida. 

 

Redacción AEA / L L M
Fotos: J. Fernández

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *