Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Isabel García Muñoz (eurodiputada): “Una Europa más solidaria, más social y fuerte es posible”

Isabel García Muñoz

Eurodiputada del Grupo Socialists & Democrats (S&D), titular de la Comisión de Transporte y Turismo y miembro de la Comisión de Desarrollo Regional

Isabel García Muñoz comenzó su trayectoria política en Muel en 2007 y, tras pasar por diferentes cargos e instituciones, esta legislatura es diputada en el Parlamento Europeo, un ámbito donde se deciden muchos de los temas que afectan a los aragoneses en su día a día. En esta entrevista abordamos temas como el New Green Deal, el Fondo de Transición Justa o el certificado digital COVID. García Muñoz señala que la recuperación será verde, justa e inclusiva ya que se persigue un mayor bienestar para las personas, el planeta y la economía. En definitiva, se trata de lograr una Europa más solidaria, social y fuerte.

¿Podría hablarnos un poco de su trayectoria profesional?

Soy Ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad de Zaragoza y cuando terminé la carrera me incorporé al Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) estando a cargo del Laboratorio de Biomecánica, hasta que fui elegida como Diputada Regional en 2015.

¿Cómo decidió comenzar en política?

Fue a finales del año 2006, cuando el candidato del PSOE a las elecciones de 2007 en Muel, Luis Gil, me llamó y me propuso ir en su lista para el ayuntamiento. Yo no me lo había planteado nunca antes, pero el proyecto de pueblo que me presentó y sobre todo la motivación de cambiar las políticas que se habían llevado en mi pueblo desde hacía muchos años hicieron que finalmente decidiera unirme al equipo y tras unos meses de intenso trabajo ganamos las elecciones. Ahí comenzó mi andadura política, como concejal en mi pueblo, Muel.

Su experiencia en la política ha pasado por diferentes ámbitos: ha sido concejala en el Ayuntamiento de Muel, consejera comarcal en la Comarca del Campo de Cariñena, diputada autonómica en las Cortes de Aragón… ¿de qué modo estas experiencias en diferentes instituciones le sirven para desempeñar su actual puesto como eurodiputada?

Mi paso por cada una de estas instituciones me ha servido muchísimo para aprender, para conocer de cerca la realidad de los distintos niveles institucionales y me ha ayudado a la hora de proponer medidas que puedan beneficiar a los ciudadanos. 

Lo que se decide en Europa tiene repercusión a todos los niveles, también a nivel local, por eso creo que es muy importante, por no decir imprescindible, el haber desarrollado mi labor política abarcando desde lo local a lo europeo.

¿Qué es lo que más valora de su experiencia como eurodiputada?

El paso por el Parlamento Europeo es sin duda una experiencia increíble que intento aprovechar al máximo. El poder desarrollar políticas a medio y largo plazo que afectan a tantas personas, trabajando con diputados de toda la Unión Europea, que hablan diferentes idiomas pero que intentan entenderse para encontrar una solución común, porque al fin y al cabo comparten los mismos objetivos, es algo muy positivo.

¿Se conoce lo suficiente desde España el papel que juegan los eurodiputados?

Creo que no, creo que hay demasiado ruido político en nuestro país para que la noticia sea el papel que un eurodiputado ha jugado en la decisión de una política europea. Todo lo que se decide desde el Parlamento Europeo afecta a los aragoneses, españoles y europeos y todo lleva un proceso previo de intenso trabajo que se suele hacer de forma más o menos discreta. Es cierto que las redes sociales nos han ayudado a dar a conocer nuestro trabajo, pero aun así el alcance es limitado.

¿Qué temas de los que nos afectan diariamente se deciden en Europa?

Muchos, por darte algún ejemplo: el certificado digital COVID que ha permitido que este verano viajemos de forma más fácil y recuperemos uno de los más valorados logros de la Unión Europea que es la libertad de movimiento. 

Los Fondos Europeos, dinero que se pone a disposición de los Estados miembros para desarrollar nuestras regiones y cohesionar nuestros territorios. El programa ERASMUS para que los estudiantes puedan salir a otros países a realizar sus estudios, mejorar los idiomas y vivir nuevas experiencias. 

El Roaming, gracias al cual cuando salimos de viaje por Europa y llamamos a nuestra familia tenemos la misma tarifa que si estuviéramos llamando desde la calle de al lado. Los programas de Investigación, que permiten a nuestros investigadores desarrollar ciencia, básica o aplicada, para mejorar la vida de la gente. 

El programa de vacunación europeo por el que en poco tiempo se han podido desarrollar vacunas y distribuirlas por toda la Unión e incluso llevar a otros países menos desarrollados y estos, como digo, sólo son algunos ejemplos.

El año pasado usted propuso una enmienda al Fondo de Transición Justa, que fue aprobada, en la que hacía hincapié en que las zonas más despobladas se tuvieran en cuenta. ¿En qué punto está el Fondo de Transición Justa?

El Fondo de transición Justa entró en vigor a mediados de julio tras un apoyo mayoritario por parte del Parlamento Europeo y del Consejo. Cuenta con un total de 17.500 millones de euros para contribuir a que la transición ecológica sea justa e inclusiva.

¿Qué supone para zonas como las Cuencas Mineras?

El Fondo de Transición Justa supone una oportunidad para que regiones que dependían de los combustibles fósiles, como es el caso de las Cuencas Mineras en Teruel, se vean apoyadas en esa necesaria transición ecológica hacia una economía más sostenible. 

A España le corresponden 791 millones y uno de los criterios de reparto será el de despoblación gracias a esa enmienda que conseguimos que se mantuviera en el texto final. El objetivo de este Fondo es dar apoyo a estos territorios, propiciar una diversificación económica apoyando a las PYMEs, las incubadoras de empresas y los institutos de investigación, y facilitar inversión para nuevas tecnologías, energías renovables, movilidad local sostenible, eficiencia energética o turismo sostenible. 

También podrá financiar la búsqueda de empleo, la formación y reciclaje, así como las medidas de inclusión activa de trabajadores y desempleados en una economía de futuro más sostenible.  

¿Qué se está llevando a cabo desde Europa para evitar o paliar la despoblación?

La despoblación ha tomado un papel relevante en la Eurocámara en esta legislatura. Es un reto demográfico para toda Europa, no es algo exclusivo de España y por eso se está haciendo mucho hincapié en los desafíos de la Europa rural, entre los que destaca la lucha contra la despoblación. 

Se está pidiendo a los Estados miembros que usen los fondos europeos para revitalizar estos territorios, dotar de servicios e infraestructuras necesarias a las zonas despobladas de forma que atraigan a jóvenes y familias para frenar el éxodo a las ciudades. Los Fondos FEDER de desarrollo regional y el Fondo de Transición Justa incluyen acciones en ese sentido. 

Existen también las directrices para ayudas de Estado que contemplan la posibilidad de reducir las cuotas sociales en zonas despobladas y que con el cambio de definición de lo que es una zona despoblada ha permitido que, gracias al trabajo y la determinación del Gobierno de Aragón, se incluyan además de Teruel otras comarcas de la provincia de Zaragoza colindantes con Teruel.

¿Cuál es objetivo del Certificado Covid Digital?

El objetivo ha sido contribuir a restaurar la libre circulación de las personas y por tanto devolver la confianza en viajar y reactivar un sector que se ha visto muy afectado por la pandemia como es el turismo.

¿Qué requisitos deben cumplirse para poder solicitarlo y cómo se utiliza?

El certificado COVID digital acredita haber sido vacunado contra la Covid-19, tener un test PCR negativo o haberse recuperado de la Covid-19. Si cumples cualquiera de estos requisitos se puede solicitar y se almacena en un dispositivo móvil (aunque también está la opción en papel) en formato de código QR. 

El código facilita viajar a cualquier Estado miembro de la Unión Europea sin necesidad de someterse a restricciones adicionales como cuarentenas.

¿Es necesario un nuevo modelo de turismo? ¿Por dónde tiene que pasar? Se ha visto durante estos últimos 2 años que un cambio en el modelo de turismo es necesario para hacerlo más resiliente a las crisis.

Desde Bruselas se está apostando por un turismo más sostenible y respetuoso con el medioambiente y con las poblaciones locales, más digitalizado, que aproveche las nuevas tecnologías para ser más competitivo y que ponga fin a la estacionalidad del sector. 

Es importante recalcar que este cambio acarreará nuevas demandas formativas para los trabajadores, sobre todo digitales, que habrá que proporcionar, al mismo tiempo que se garantizan condiciones de trabajo óptimas, mejores salarios y mayor estabilidad. Este nuevo modelo de turismo beneficiará, sin duda, a las zonas rurales y puede ser provechoso para la lucha contra la despoblación.

¿Cree que la crisis del Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de la coordinación entre instituciones y de dar respuestas conjuntas?

Creo que es una de las lecciones que debemos sacar de esta pandemia. La importancia de la coordinación entre instituciones, entre países, la importancia de ir todos a una para afrontar los problemas con más fuerza. 

Hemos visto cómo la descoordinación en las medidas que cada país imponía para controlar la pandemia ha dificultado mucho la recuperación del sector turístico y del transporte y hasta que no se ha conseguido establecer un criterio común con el Certificado Covid Digital, la gente no se ha animado a viajar. 

Y no podemos olvidar la coordinación en los fondos europeos para el Plan de Recuperación de la UE que posibilitará la salida de la crisis sin dejar a ningún país atrás, en cuyo caso la solución ha sido “más solidaridad” y “más Europa”, como no podía ser de otra manera.

Recientemente se celebró La Semana Verde Europea 2021, ¿qué balance haría de los temas tratados?

La Semana Verde Europea es el mayor evento anual sobre política medioambiental europea. Es una ocasión para debatir a todos los niveles: europeo, nacional, regional y local. El tema de este año ha sido la Contaminación cero, un tema imprescindible en línea con el Nuevo Pacto Verde. 

Se abordaron muchos temas, ya que la contaminación afecta a todo el mundo, a través del aire que se respira, el agua que se bebe o las tierras en las que se cultivan los alimentos, causando problemas de salud por lo que es importantísimo buscar soluciones. 

Personalmente pude participar en un panel sobre Movilidad sostenible e inteligente, que es uno de los temas clave para la Comisión de Transportes del Parlamento.

El Green Deal es la hoja de ruta para hacer de Europa el primer continente climáticamente neutro en 2050. ¿Cuáles son las medidas más importantes que contempla? ¿Cree que este objetivo es factible?

El objetivo del New Green Deal, o Pacto Verde Europeo, es conseguir que Europa sea climáticamente neutra en 2050, de modo que protejamos nuestro hábitat natural y mejoremos el bienestar de las personas, beneficiando así al planeta y también a la economía. 

Para alcanzar este objetivo debemos actuar en todos los sectores de nuestra economía: es necesario descarbonizar el sector de la energía, renovar los edificios para hacerlos más eficientes energéticamente y de paso ayudar a reducir las facturas de energía, ayudar a la industria a ser más innovadora y líder en economía verde y desplegar sistemas de transporte público y privado más limpios y más asequibles. 

Para hacer obligatorio este compromiso político se ha aprobado la Ley del Clima Europea que brindará a los ciudadanos y empresas la previsibilidad, transparencia y responsabilidad necesarias para esta transformación colectiva.

¿Cómo se aúnan sostenibilidad y competitividad?

Ambos tienen que ir de la mano. Estamos ante una gran oportunidad de dirigir nuestra economía hacia una mayor sostenibilidad, el Pacto Verde Europeo es la nueva estrategia de crecimiento y, además de contribuir a reducir emisiones, lo que se pretende es ayudar a las empresas europeas a convertirse en líderes mundiales en productos y tecnologías limpios. 

Además de hacer más competitivas, más digitalizadas y más eficientes a nuestras empresas, esto ayudará a crear nuevos puestos de trabajo que esperamos sean de mayor calidad.

¿Qué porcentaje de los presupuestos europeos está destinado a combatir el cambio climático y cuáles son las principales medidas que están poniendo en marcha?

El Parlamento Europeo consiguió acordar el mayor porcentaje en la historia del presupuesto europeo destinado a la lucha contra el cambio climático, un 30% de los fondos del Marco Financiero Plurianual (el presupuesto de la Unión Europea para los años 2021-2027 y del Plan de Recuperación Next Generation. 

Además, la Comisión Europea marca que el 37% de las inversiones que se hagan con los fondos europeos de recuperación deberán contribuir a la transición a la neutralidad climática y no dañar el medio ambiente. Otras medidas importantes son la protección de la biodiversidad, una nueva Política Agraria Común más verde y sostenible o la Estrategia de la Granja a la Mesa que pretende hacer evolucionar el sistema alimentario de la Unión Europea hacia un modelo más sostenible.

¿Cree que la pandemia ha podido hacer que se arrinconen temas relacionados con el cambio climático o que hayan podido aparecer más escépticos?

El Pacto Verde está más vivo que nunca y al contrario de lo que algunos les hubiera gustado, el cambio climático está en el centro de la recuperación de nuestras economías. 

Vamos hacia una recuperación verde, justa e inclusiva ya que, como he dicho, nuestra hoja de ruta pasa por un mayor bienestar para las personas, el planeta y la economía.

Por otro lado, desde la UE se pretende reducir un 90 % las emisiones del transporte en 2050 según su Estrategia de movilidad sostenible e inteligente de la Unión Europea. ¿Cómo se va a lograr?

La Estrategia cuenta con un plan de acción con 82 iniciativas y una serie de hitos concretos para cumplir en 2030, 2035 y 2050. Para conseguir que el transporte sea sostenible hay que actuar en todos los sectores, por lo que se va a promover vehículos, buques y aviones sin emisiones, así como combustibles hipocarbónicos y renovables y la correspondiente infraestructura de recarga eléctrica. 

Habrá que conseguir aeropuertos y puertos sin emisiones, también hacer que la movilidad interurbana y urbana sea más saludable y sostenible y ecologizar el transporte de mercancías, apostando por medios de transporte más sostenibles como el ferrocarril.

¿Qué aportaciones ha hecho usted a esta hoja de ruta?

Una de las aportaciones que he hecho ha sido la incorporación de la perspectiva rural en la estrategia, creo que la movilidad va más allá de las grandes urbes. Es fundamental que desde la UE se tenga en cuenta las necesidades de movilidad de los territorios rurales donde vive más de un tercio de la población y mejorar su accesibilidad a servicios básicos, aumentando la calidad de las infraestructuras de transporte y la frecuencia de los servicios de transporte público. 

También he hecho hincapié en el factor humano. La descarbonización del transporte conllevará cambios y tiene que haber apoyo europeo para acompañar al sector en su transformación, así como para la recapacitación y formación de los trabajadores. Es fundamental apoyar a sectores como el automovilístico, que ha sufrido mucho la crisis de la Covid-19 y que supone un gran peso socioeconómico en España y en Aragón.

¿En qué consiste la iniciativa Nueva Bauhaus Europea?

La Nueva Bauhaus Europea es una iniciativa creativa e interdisciplinaria que abre un espacio de encuentro para diseñar futuras maneras de vivir combinando el arte, la creatividad, la cultura, la inclusión social, la ciencia y la tecnología. 

Muy relacionada con el Pacto Verde, pretende dar soluciones sostenibles a los edificios, que permitan que se renueven los recursos y que protejan la biodiversidad, al mismo tiempo que se crean espacios inclusivos, accesibles y asequibles en nuestras ciudades y pueblos.

¿La victoria de Biden facilitará las relaciones con Estados Unidos? 

La elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos supone una oportunidad para relanzar las relaciones transatlánticas, muy debilitadas por las medidas unilaterales que Donald Trump había tomado los últimos años. 

Es necesario trabajar juntos para luchar contra la Covid-19, el cambio climático, defender la democracia y los derechos humanos y abordar aspectos sociales para eliminar la creciente desigualdad. EEUU es un aliado tradicional de la UE y el Parlamento defiende una cooperación más estrecha y fuerte, sobre todo en estos tiempos difíciles. 

Ya se pueden ver cambios como la paralización de los aranceles impuestos por Trump a productos españoles y el regreso de EEUU al Acuerdo de París sobre el cambio climático que nos hacen ser optimistas con que la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca será positiva para las relaciones con la Unión Europea.

¿Podrías contarnos en qué consiste la Comunicación ‘Visión a largo plazo de las áreas rurales europeas´ y de qué modo va a beneficiar a Aragón?

La Comisión Europea ha presentado esta visión a largo plazo para las zonas rurales de la UE con el objetivo de abordar de forma coordinada los desafíos a los que se enfrentan estas zonas y aprovechar las oportunidades que brindan. 

Las nuevas demandas sociales, las posibilidades de la transición verde y digital y las consecuencias de la crisis de la Covid-19, así como el teletrabajo, han hecho que se empiece a prestar una atención renovada al medio rural como lugar de bienestar, seguridad, sostenibilidad y con muchas posibilidades para la transformación socioeconómica. 

La iniciativa propone un Pacto Rural y un Plan de acción Rural Europeo que ayudarán a revitalizar las zonas rurales y mitigar las tendencias negativas, lo que beneficiará a Aragón. El Plan subraya la necesidad de garantizar el acceso a banda ancha de calidad, acabar con la brecha digital, impulsar la formación en habilidades digitales, fomentar la diversificación económica y las sinergias entre diferentes sectores para ayudar a fijar población. 

Además, Aragón cuenta con un gran potencial para el desarrollo de la economía circular y las energías renovables, así que hay que aprovechar el momento.

¿Cuáles diría que son los principales temas que preocupan a Europa?

En estos momentos destacaría la recuperación económica, el cambio climático y la gestión migratoria.

¿Qué recuerdos guarda con más cariño de su infancia en Muel?

Recuerdo los veranos por la calle jugando a “polis y cacos” con niños y niñas de todas las edades hasta altas horas de la noche, corriendo sin parar y escondiéndonos en sitios que ahora no me pasaría por la cabeza meterme. No había muchos coches y la gente estaba por las calles “tomando la fresca” así que había poco peligro, ahora ya no es lo mismo.

¿Y de su época de estudiante?

Estudié BUP y COU en el instituto de Cariñena, lo que me supuso recorrer muchos kilómetros en autobús durante los 4 años, pero tengo muy buenos recuerdos de esa época, de lo positivo que fue compartir experiencias con compañeros y compañeras de otros pueblos de la comarca, con los que después nos encontrábamos en las fiestas y el ambiente era muy enriquecedor. 

También recuerdo a muchos profesores que marcaron mi futuro con sus enseñanzas y sus consejos, como el de estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones. Cada decisión que tomas en la vida marca tu destino y creo que esa fue una de las que más ha marcado el mío. Mi paso por la Universidad, además del conocimiento que me aportó, puso a muchas personas en mi vida que estarán para siempre.

¿Qué valores de los que le transmitió su familia le acompañan a día de hoy?

La honradez, el esfuerzo y la lealtad.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Lo cierto es que no tengo mucho tiempo libre, pero el que tengo lo invierto en estar con mi familia, con amigos. Me gusta pasear, cocinar, leer y ver películas y tengo un poco abandonado el deporte que siempre ha sido uno de mis hobbies, pero en algún momento lo retomaré.

¿Qué podría contarnos de su familia?

Crecí en una familia sencilla pero muy grande en todos los sentidos, tengo 5 hermanos y la suerte de poder contar con ellos para todo, al igual que con mis padres y tíos. Me encanta pasar todo el tiempo que puedo con mi familia, aunque ahora me he mudado a Bruselas con mi pareja y mis dos hijos así que nos vemos menos de lo que me gustaría, pero para hacerlo menos duro seguimos teniendo contacto diario por videoconferencia.

¿Hay alguna cosa que quisiera añadir?

Primero me gustaría agradeceros vuestro apoyo y vuestro interés por mi labor como eurodiputada. Hemos vivido un año y medio difícil para todos, con muchos cambios, a los que hemos tenido que adaptarnos rápidamente y tenemos que ser capaces de aprovechar las lecciones aprendidas. 

La Unión Europea ha sabido estar a la altura y apostar por la solidaridad en vez de la austeridad de otras crisis y tenemos delante de nosotros una oportunidad única para configurar entre todos la Europa del futuro, la Europa que queremos gracias a la Conferencia del Futuro de Europa. Una Europa más solidaria, más social y fuerte es posible.

Redacción AEA / L L M

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *