Eventos Sociedad

Lambán: “Mientras los terroristas y sus epígonos no se arrepientan ni pidan perdón, que ni un instante de paz presida sus vidas y que nuestra memoria los torture siempre”

El Presidente de Aragón loa la figura de Manuel Giménez Abad por su compromiso con el autogobierno y su capacidad de pacto

Aragón homenajea al político Manuel Giménez Abad en el XX aniversario de su asesinato por parte de la banda terrorista ETA

Las Cortes de Aragón celebraron el jueves un homenaje a la figura del político aragonés, Manuel Giménez Abad, en el vigésimo aniversario de su asesinato a manos de la banda terrorista ETA. Con un recuerdo a la palabra, y su fuerza por encima de la violencia, todos los participantes recordaron al que fuera líder del PP en Aragón en el momento de su asesinato.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, cerró el homenaje con un duro mensaje dirigido a sus verdugos y los «epígonos» de la banda ya derrotada. Para Lambán, la política cuenta todavía con «secuelas» de la banda terrorista, que siguen «negándose al más mínimo ejercicio de autocrítica moral».

Lambán recordó varias facetas del político aragonés, vinculado en su trayectoria profesional y política al autogobierno, al desarrollo del Estatuto de Autonomía –que tan buenos resultados le ha reportado a la Comunidad de Aragón-.

Tanto como letrado como diputado de las Cortes de Aragón, como parte gobierno de Santiago Lanzuela y como presidente del PP-Aragón, su trayectoria, según Javier Lambán, fue “intachable e inmaculada” y ha destacado dos de sus virtudes: su sólida formación y sus sólidas convicciones, “dos valores que le aportaban notoriedad y le evitaba recurrir a la descalificación, al ruido y a la extravagancia de la que echan mano otros que carecen de ellas”.

Lambán añadió entre sus virtudes que Giménez Abad fue un hombre “pertrechado para el pacto, el diálogo y el acuerdo, unas maneras de entender la política y la vida que también están vinculadas a la manera de ser de la Comunidad de Aragón a lo largo de su historia” y que ha contrapuesto a la situación política nacional.

Tras el reconocimiento al político asesinado, Lambán dirigió el resto de su intervención a los terroristas y sus epígonos, de quienes denunció que “ni se han arrepentido, ni pedido perdón, ni hacen autocrítica y además, mientras la justicia espera para sus víctimas, tratan de normalizar su presencia en la sociedad instalando un relato que tergiversa la historia y persigue los mismos objetivos que no pudieron alcanzar con las armas”, por lo que Lambán instó a «desmontar el relato» que ahora tratan de imponer los herederos de la banda armada para legitimar sus actos, así como a seguir reclamando justicia e investigar la autoría de los casi 300 asesinados por la banda que aún siguen en el limbo jurídico.

“Reconoceremos sus derechos porque está en la esencia de la democracia y de la adscripción a la Constitución actuar de esa forma, pero nadie nos podrá impedir que mientras estos individuos no se arrepientan, no hagan autocrítica moral, no pidan perdón, nadie nos podrá impedir que les deseemos que ni un segundo de paz presida sus vidas hasta el final de las mismas y que nuestra memoria y la de las víctimas los acompañe y torture siempre”, concluyó Lambán.

“Reconoceremos sus derechos fundamentales pero nadie nos podrá impedir, es más, estaremos siempre obligados a honrar la memoria de las víctimas, acompañar en el dolor a sus familias y hacerlo siempre de tal manera, con la serenidad y la prudencia que tanto caracterizaba a hombres como Manuel Giménez Abad, a hacerlo siempre con la mesura que no dé a entender nunca a la sociedad que, en vez de homenajear a las víctimas, estamos homenajeándonos a nosotros mismos”, añadió Lambán.

El presidente aragonés también destacó los dos legados de Manuel Giménez Abad, el directo y representado por su familia, cuyos hijos “se han convertido en guardianes excelsos de su memoria. La dignidad, el saber estar, la nobleza, la honestidad que irradiaba, la ejemplifican ahora sus hijos”. 

Por otro lado, dejó un legado indirecto, la Fundación Giménez Abad, que a su juicio ha adquirido gran vuelo y es considerada una de las instituciones de debate político, cultural y jurídico más importantes de España y de reconocimiento internacional.

En el acto tomaron la palabra el presidente de las Cortes de Aragón, Javier Sada; el profesor Guillermo Fatás, así como el hijo del político fallecido, Manuel Giménez Larraz, quien aseguró que «ETA consiguió acabar con la vida de mi padre, pero no con sus valores y el respeto que la ciudadanía le tenía».

Junto a los representantes parlamentarios, el homenaje contó con un nutrido grupo de asistentes representando al Gobierno de Aragón, el TSJA, el Justicia de Aragón y representantes de la fundación a la que Manuel Giménez Abad da nombre, entre ellos sus propios hijos.

Fuente: Gobierno de Aragón

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.