Opinión RSC

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la gestión de proyectos

Juan José Cubero Marín

Exprofesor titular de la Universidad de Zaragoza

jjcooperm@hotmail.com

Por el alcance que tiene la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en las diferentes actividades humanas, sociales y corporativas, están demostrando ser la base de los criterios  del mejor sistema de gestión que hoy tenemos disponible. 

Lo mismo sirve para asegurar los beneficios de las empresas, que para dotar de competencias transversales a los alumnos del nivel universitario, o incluso han servido para elaborar el programa electoral en un pueblecito del Campo de Cariñena en las últimas elecciones municipales. Ahora vamos a ver como se relacionan los ODS con la elaboración de proyectos, de una manera general.

En las fases de elaboración de un proyecto ha sido una constante tener en cuenta los costes del mismo, el plazo de ejecución, el impacto ambiental, la salud y la seguridad de los trabajadores y otros, según el tipo de proyecto, pero ahora, todo lo anterior se amplía a otras actividades que se consideran imprescindibles de contemplar.

El ODS 6 pretende “garantizar la disponibilidad y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”

Esto se sustenta en que los 17 ODS y sus 169 metas dan respuesta a los problemas que hoy tienen, tanto la sociedad como el propio planeta. Veamos algunos ejemplos, relacionando algunos ODS con las actividades y sectores en el ámbito de los proyectos y que van a servir para crear los criterios que definan una buena gestión de los mismos:

ODS 06: Este objetivo pretende “Garantizar la disponibilidad y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”; en este caso los proyectos deberán contemplar la reducción del consumo de agua de una manera continua y en el caso del sector agrario que los consumos de agua sean inferiores a la recarga, de otro modo se presentaría un problema muy grave.

ODS 07: “Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”; con lo cual proyectos que se diseñen no deben olvidar el consumo de energía y que de esta forma se reduzcan las emisiones de carbono y donde la eficiencia energética y las energías alternativas tienen una presencia importante, en coste y contaminación.

ODS 12: “Consumo y producción sostenibles: agua, energía y alimentos”; este objetivo es complementario a los dos anteriores y que en este caso se relaciona con la producción y el consumo, intentando que el proyecto contemple la minimización de residuos y desperdicios de todo tipo. 

En el sector de la alimentación, este ODS nos pide reducir las pérdidas en las cadenas de producción y en la distribución; al igual que en el propio sector industrial, a lo que habría que añadir el aumento del tiempo del ciclo de vida, teniendo presente la economía circular, con el fin de que tengan una mayor duración, permitiendo que las reparaciones permitan alcanzar ese fin.

La educación universitaria y  la formación profesional deberían asumir que los egresados hayan alcanzado un grado de sensibilización y conocimiento de los ODS que les permita aplicarlos en todas sus actividades 

Lo mismo se podría decir del ODS 09, “Construir estructuras resilientes…“, y lo mismo el ODS 3, Garantizar una vida sana…”, aquí hay que incluir  el ámbito laboral en materia de salud y seguridad en el trabajo.

A la hora de realizar un proyecto, deberán tenerse en cuenta estos requisitos y sus correspondientes indicadores, para poder evaluar su cumplimiento y mejora.

Ante estos planteamientos, la educación universitaria y  la formación profesional, incluso otros niveles educativos, deberían asumir por medio de las competencias a adquirir, que los egresados hayan alcanzado un grado de sensibilización y conocimiento de los ODS, que les permita aplicarlos en todas sus actividades, incluidos los proyectos. Esta cuestión debería extenderse a toda la sociedad y a cada uno de nosotros.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.