Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Natalia Chueca: “Viajar en transporte público en Zaragoza no supone un riesgo añadido frente a cualquier otra actividad cotidiana”

Natalia Chueca

Consejera de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza

Natalia Chueca lo tiene claro: si hay un proyecto que va a marcar un antes y un después en materia de movilidad sostenible y en la mejora y potenciación de las zonas verdes en Zaragoza este es El Bosque de los Zaragozanos que se va a llevar a cabo a medio plazo. Consistirá en la plantación de 700.000 nuevos árboles en terrenos municipales alrededor de la ciudad y que favorecerá la absorción CO2 y la generación de nuevos espacios de ocio y disfrute para los ciudadanos.

 Hablamos en esta entrevista con Natalia Chueca sobre este y otros muchos temas que maneja desde su concejalía: la gestión verde, la concesión de quioscos, la seguridad del transporte público desde el comienzo de la pandemia y la movilidad sostenible, entre otros.

¿Podría hablarnos brevemente de su trayectoria profesional antes de recalar en el Ayuntamiento de Zaragoza?

Soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas, estudios que luego amplié con un máster y otras especialidades orientadas, principalmente, al marketing y la comunicación. He sido directora de Marketing y Comunicaciones de la multinacional aragonesa Imaginarium (2005-2018) y anteriormente trabajé durante más de cinco años en dos de las principales agencias multinacionales de comunicación, Bassat Ogilvy (2000-2002) y McCann Erickson (2003-2005), entre otras empresas. También imparto clases en el EMBA (Executive Master in Business Administration) de ESIC. Desde 2019 compatibilizo mi trabajo en el Ayuntamiento con el de Directora de Negocio Corporativo de Bros Group.

¿Cómo se ha mejorado la plaza de los Sitios tras las recientes actuaciones?

La intervención en este espacio emblemático, que es Bien de Interés Cultural (BIC) se está haciendo en varias fases. Primero se embellecieron con arreglos florales específicos los jardines que rodean la fuente y el grupo escultórico. 

A continuación, se ha hecho un arreglo profundo de sus parterres de césped, que estaban muy deteriorados, así como del arbolado, del mobiliario y del suelo. Y aún quedan cosas por hacer, como la ampliación de una de las zonas de juegos infantiles, la recolocación de los elementos de ejercicio para mayores… Se trata de devolver a esta plaza, una referencia y una joya de la ciudad, el aspecto cuidado que merecía.

¿Qué otro tipo de acciones se van a realizar en los parques de la ciudad y con qué objetivos?

Es una de las grandes prioridades de este Gobierno y, en concreto, del Área que dirijo: los parques son un espacio de disfrute, de convivencia, de encuentro, y son también un elemento clave en la imagen de Zaragoza. Pero, además, son un elemento imprescindible directamente ligado a la sostenibilidad y la salud. 

En todos los parques, no sólo el Parque Grande o el Parque del Agua, se está notando ya la nueva “gestión verde” que estamos implantando, y eso se multiplicará cuando se adjudique y entre en funcionamiento la nueva contrata de mantenimiento y limpieza, actualmente en licitación.

Respecto a los quioscos, ¿cuándo comenzarán a funcionar? ¿Actuarán como impulso para dinamizar las zonas en las que estarán ubicados?

De la primera fase que se licitó recientemente abrió el primero, en el parque Castillo Palomar. Y confío en que próximamente arranque el resto. Estamos hablando de dinamización, de empleo, de cultura, de mejora estética… No podía ser que tuviéramos decenas de quioscos cerrados o en decadencia con las concesiones caducadas. Hemos acelerado todo lo posible los procedimientos para que esos espacios municipales, sirvan para mejorar el bienestar de los zaragozanos y, muy importante, generar también actividad económica y laboral.

¿Hay estimaciones del empleo que generarán cuando estén en marcha? ¿Se sacarán más a concurso?

Entre las diferentes fases calculamos más de un centenar de puestos de trabajo directos, sin contar con los que se puedan generar de manera indirecta. Acaban de publicarse los pliegos de la tercera fase, que incluye sobre todos quioscos de prensa y de flores. Y aún quedarán algunos más por licitar.

¿De qué manera ha trastocado el coronavirus los planes del ayuntamiento para servicios públicos y movilidad?

Podríamos decir que ha trastocado planes, pero, también, que nos ha hecho acelerar otros y nos ha obligado también a tomar decisiones de manera rápida. Se ha hecho un enorme esfuerzo por parte de todos, tanto de los funcionarios del Servicio como de las empresas concesionarias en priorizar, por encima de todo, la seguridad sanitaria de los usuarios. 

Y eso a pesar del inevitable descenso en el número de usuarios que esperamos recuperar muy pronto. Pero, en paralelo, hemos avanzado mucho en lo que ya teníamos trazado: en materia de sostenibilidad, en preparar la movilidad del futuro (uso de nuevas tecnologías, de datos, de elementos nuevos como los drones…).

Desde el inicio de la pandemia, la seguridad del transporte público ha sido una prioridad para el ayuntamiento. ¿Qué acciones se llevan a cabo actualmente en este sentido?   

Fuimos la primera gran ciudad de España en desinfectar a diario autobuses y tranvías, en poner hidrogel a disposición de los usuarios… Hemos desarrollado aplicaciones, mejorado la información al usuario y otras muchas acciones de tipo práctico e inmediato. Pero también hemos sido la primera ciudad en realizar estudios serios sobre la presencia del CO2 y la calidad del aire en el transporte público de la mano de reconocidos expertos internacionales. Viajar en transporte público en Zaragoza no supone un riesgo añadido frente a cualquier otra actividad cotidiana.

¿Qué proyectos va a poner en marcha el ayuntamiento en materia de movilidad sostenible?

¡Muchos! Estamos potenciado el uso de los Vehículos de Movilidad Compartida (VMP), patinetes, bicis y motos eléctricas, regulando su presencia y facilitando los desplazamientos seguros con nuevos ciclocarriles y conexiones ciclistas y su estacionamiento en lugares donde no molesten a los peatones. Precisamente caminar es otra pieza clave y a menudo olvidada de la movilidad sostenible: estamos mejorando la accesibilidad y facilitando esos trayectos seguros. 

También trabajamos en impulsar la movilidad eléctrica, tanto en coches (sean privados o compartidos) como en el transporte público. Y el uso de nuevas aplicaciones y tecnologías que faciliten la vida de los usuarios. Queremos que Zaragoza sea un gran banco de pruebas, una ciudad de vanguardia en este ámbito. Y así empieza a reconocerse ya fuera de Aragón y por la propia Dirección General de Tráfico, con la que tenemos una relación fluida y muy constructiva.

La campaña ‘Zaragoza no es un cenicero’ busca reducir colillas de cigarros en el suelo. ¿Qué porcentaje suponen de los residuos que se recogen en las aceras?

Parece increíble, pero el 40 por ciento de lo que se barre en nuestras aceras son colillas.

¿Qué objetivos se persiguen con esta campaña?

Queremos concienciar sobre la gravedad de ese gesto aparentemente inocuo como es tirar una colilla al suelo. Además de ensuciar, contaminan y llegan a envenenar nuestros ríos y mares. Una colilla tarda décadas en “desaparecer” de la naturaleza. Sólo un pequeñísimo esfuerzo, apagar la colilla y tirarla en la papelera, supone un beneficio medioambiental inimaginable.

El ayuntamiento ha anunciado que extenderá a toda la ciudad la recogida orgánica de basuras. Explíquenos en qué va a consistir esta actuación.

La futura contrata Limpieza y Recogida de Residuos incluirá este servicio. No sólo se hará porque la normativa europea ya pone plazos para hacerlo obligatorio, sino también porque entendemos que el tratamiento de un residuo orgánico bien separado tiene muchos beneficios para todos dentro de lo que llamamos la economía circular. Buscaremos la manera más simple y cómoda de ponerlo en práctica, de manera que no suponga un esfuerzo añadido para la ciudadanía.

¿Qué otras medidas están poniendo o van a poner en marcha para reducir la huella de carbono?

Además de todo lo comentado antes en materia de movilidad sostenible y la mejora y potenciación de las zonas verdes, creo que el proyecto que marcará un antes y un después será El Bosque de los Zaragozanos, que ahora hemos presentado y que será una realidad a medio plazo. Consistirá en la plantación de 700.000 nuevos árboles en terrenos municipales que “rodean” la ciudad. 

Se trata de un proyecto participativo en el que podrán colaborar tanto los ciudadanos a título privado como los centros educativos, las instituciones, las empresas… Se trata de, entre todos, favorecer una gran masa verde que nos ayude a absorber el CO2, que favorezca la economía circular, que sirva para generar nuevos espacios de ocio y disfrute…

El Ayuntamiento de Zaragoza restringirá el acceso al centro de los vehículos más contaminantes antes de 2023. ¿De qué modo contribuirá esta medida a luchar contra la contaminación?

La normativa obliga a las ciudades de más de 50.000 habitantes a establecer zonas de bajas emisiones. En Zaragoza, el Casco Histórico ya es, de facto, una zona con tráfico bastante restringido. Con la futura Ordenanza de Movilidad se va a definir mejor la realidad de este espacio, regulando los accesos pero facilitando siempre alternativas y soluciones, sobre todo para las personas residentes.

Redacción AEA / L L M

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.