Cultura Opinión

Bago, Kōhei Horikoshi, Larroca, Sara Soler y otros

CULTURA

Juan Royo Abenia

@juanroyoyabenia

Que ATA es una máquina de descubrir talento ya no es ninguna sorpresa. Si además le añadimos las ediciones más delicadas de la historia del cómic español, entendemos porqué de las constantes reediciones de sus autores consagrados y de sus nominaciones y victorias en los más prestigiosos premios.

Cual buscador de oro en Klondike, ATA sumerge su batea en el panorama local tebeístico para sumar una nueva joya a su catálogo. Se trata de Adrián Bago González, un simpático revolucionario, candoroso propagandista del comunismo más rancio y reconocido deudor de Tardi, Clowes y Crumb. 

‘Sicofante’ (Autsaider) es un divertido trampantojo social en donde los escarceos sexuales del joven protagonista (¿es el autor? ¿es un sueño? ¿es un amigo?) se mezclan con trabajos precarios y estafas cotidianas de comerciales sin escrúpulos. La música y la estética modernista adornan elegantemente el relato que enrola definitivamente a la causa autsaiderista a un nuevo acólito.

‘Voces que cuentan’ (Planeta Cómic) recoge los relatos ‘Julio’ de Julia Otero y Ada Diez (‘Hits With Tits’), ‘24 horas’ de Lola García y Agustina Guerrero (La Volátil), ’El bicho’ de Diana López Varela (‘No es país para coños’) y Akira Pantsu, ‘Auctoritas’ de Estefanía Molina y Ana Oncina (‘Los f*cking 30’), ‘Soledad’ de Eva Amaral (‘Salto al Color’) y María Hesse (‘Frida Kahlo’, ‘Bowie’, ‘El placer’), ’Más mujer’ de Leticia Dolera y Raquel Riba Rossy (Lola Vendetta), ‘Pasos de tortuga’ de Sandra Sabatés y Sandra Cardona (‘Bouillon’), ‘Por una falda de plátanos’ de Almudena Grandes (‘Los besos en el pan’) y Sara Herranz (‘La persona incorrecta’), 

‘Mzungu’ de Patricia Campos (‘Tierra, mar y aire’) y Sara Soler (‘En la oscuridad’). El mínimo común de todas ellas es su relevancia (unas más que otras) y su compromiso social (algunas intencionadamente político, sin pudor alguno) siendo el apartado gráfico lo más destacable de la obra. 

La portada de Esther Gili es toda una declaración de intenciones de lo que nos vamos a encontrar en el interior. Sueños, creaciones, feminismo, dramas, sentido del ridículo, emociones, coraje, enfermedades mentales (anorexia), neologismos (sororidad –¿qué opinará Irene Márquez o Rebeca Argudo, me pregunto con maldad-), silencios, temores, violencia, soledad, confesiones, patriarcado, antepasados…

‘My Hero Academia’ (Planeta Cómic) es un manga, es decir, un cómic japonés que se lee justo al revés que como estamos acostumbrados en Occidente: de derecha a izquierda.  Kōhei Horikoshi dibuja un mundo en donde la mayoría de sus habitantes tienen superpoderes (dones) y si en el mundo real hay buenos y malos, en el del cómic hay superhéroes y villanos. Y también hay unos pocos personajes ramplones como Izuku Midoriya que sin cualidades extraordinarias idolatran a otros como All Might que sí las poseen. My Hero Academia ha sido adaptada también al anime y a un videojuego, además de recibir homenajes y secuelas por parte de otros dibujantes.

Salvador Larroca (Darth Vader, Los 4 Fantásticos, X-Men, Iron Man o Spiderman) y Kieron Gillen (Iron Man, Thor, Iron Man, Doctor Extraño) nos presentan nuevas aventuras del universo ‘Star Wars’ (Planeta Cómic). La lucha entre la Alianza Rebelde y el Imperio continúa, pero esta vez el enemigo se encuentra entre sus propias filas. Como si fuera un reflejo de la situación política actual (en realidad ésta se asemeja más a las disputas entre el Frente Popular de Judea y el Frente Judaico Popular) la disidencia hace estragos y puede dinamitar cualquier esperanza de victoria. Además de la princesa Leia, Han Solo y Luke Skywalker, otros actores jugarán papeles destacados como el rey de Mon, el almirante Ackbar o Trios, la reina de Shu-Torun.

Artículo de opinión incluido en la edición en papel de febrero de 2021 de Actualidad de las empresas aragonesas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *