Cultura Entrevistas Sociedad

Sergio Royo: «Estamos hechos de historias, somos una suma de narrativas»

Sergio Royo

Escritor

Con tan solo 29 años, Sergio Royo ha publicado tres libros de relatos en Pregunta Ediciones, todos ellos con muy buena acogida. El último de ellos, ‘Y de repente esta lluvia’, publicado en noviembre, contiene cuentos que nos hablan de amor, de pérdida, de miedo y de todas esas derrotas diarias que nos sirven para redirigir nuestras vidas y convertirnos en quienes somos.

Este es su tercer libro de relatos. ¿Qué tiene este género para que se sienta cómodo en él?

Las ideas me sobrevienen cuando no las espero, las recojo, las anoto, y construyo sobre eso. Tiene algo de fogonazo, de misterio, pero también de hábito, en el sentido de estar receptivo y alerta de lo que pasa en el mundo, y de lo que está pasando en tu cabeza.

¿Cómo ha sido publicar en un año marcado por una pandemia?

Extraño, como todo. No se han podido hacer los eventos que suelen proseguir a toda puesta en marcha de un libro, y en ese sentido, algo descafeinado. Por otro lado, ha sido una ilusión que me ha hecho pensar que este mundo, el de la literatura, todavía existe, más vivo que nunca.

En una situación así, ¿le ha resultado catárquica la escritura?

No sé si decir catárquica, pero sí compañera. Me ayuda a gestionar mis estados de ánimo, y eso es siempre positivo.

‘Y de repente esta lluvia’ está lleno de momentos cotidianos, de situaciones que nos pueden resultar cercanas. ¿Cree que es fácil para los lectores identificarse con sus personajes y sus vivencias?

Es lo que espero y mi apuesta más sincera cuando escribo, que el lector diga “esto me ha pasado a mí” o “esto me podría pasar a mí”. Como es lo que busco en la lectura, esa identificación que a menudo se encuentra en la extrañeza, es lo que busco también cuando escribo.

Foto: Laura Latorre

¿Qué es para usted la lluvia, elemento literario fundamental en este libro?

Acabo de leer una cita de un cuento de Adriana Castellarnau que tengo que utilizar: “la pena llega de golpe, como de pronto un diluvio”. Es maravillosa la capacidad de conexión que tiene la literatura.

¿Qué sensación le gustaría dejar en el lector tras la lectura de tus relatos?

Una melancolía dulce, nada hiriente. La sensación de que la vida se nos escapa entre las manos, inevitablemente, pero que tenemos la oportunidad de disfrutar su textura.

En algunas de las historias que encontramos en ‘Y de repente esta lluvia’, los protagonistas no conocen, o prefieren no conocer, a la persona con la que conviven. ¿Cree que a veces elegimos vivir un poco a ciegas?

“Todos tenemos una vida secreta”. Me gusta reivindicar esta sentencia, porque, sin ser necesariamente algo brusco, el mundo interior y los anhelos y los “podría haber sido” forman parte de nuestra condición humana.

En sus cuentos encontramos derrotas, pero no como algo necesariamente malo. ¿Qué son para usted las derrotas?

Una forma de aprendizaje. Así, al menos, entiendo lo que pretendo demostrar en “Las hojas de los cuadernos”. También son un hábito, las derrotas. No las grandes derrotas, esas que te dejan hundido, sino las pequeñas con las que al día siguiente sigues caminando.

Amor y desamor, ¿por qué inspiran tanto?

Se lo podemos preguntar a los cantautores, pintores, escritores… Son universales, ambos. Y necesarios, porque el mundo sin ellos sería un lugar demasiado aburrido.

¿Qué otro tipo de situaciones y sentimientos le inspiran para crear?

A menudo mi literatura nace del desasosiego, de un estado tumultuoso. Otras veces, en cambio, llega de conversaciones en un bar, imágenes que me sorprenden, momentos que me marcan. Esto es interesante, conozco grandes escritoras que dicen solo poder crear en momentos de paz, cuando su vida está en orden. No es mi caso.

¿Le resulta más fácil escribir desde sentimientos de melancolía que de alegría?

Sí, no sé por qué, pero sí. Me encuentro más cómodo retratando desde esa perspectiva algo gris de la vida, con sus momentos, claro, de color.

Háblenos un poco de su proceso creativo, si sigue pautas o esquemas, si prefiere escribir a determinada hora del día…

Era muy nocturno, algo que creo estoy modificando. Escribo cuando siento la necesidad. Últimamente, y es una lástima, lo hago cuando puedo, buscando resquicios. Tal vez es una tarea de este año, plantearme un horario fijo para escribir, porque lo cierto es que cuando escribo es terapéutico.

Además de escritor es un lector empedernido, ¿ha descubierto algún autor o autora que le haya impactado recientemente?

Pedro Ugarte, Antonio Tocornal, Ariadna Catellarnau, Bárbara Blasco, Mary Dorcey, por nombras solo algunos…

El mundo interior, los anhelos y los “podría haber sido” forman parte de nuestra condición humana

Siempre se habla de la importancia de leer, de inculcar el hábito de la lectura a los más pequeños etc., para usted ¿por qué es tan importante leer?

Porque casi todo está en las historias, estamos hechos de ellas, somos una suma de narrativas. En algún punto de esa suma eterna, en alguna llevada, estamos nosotros, nuestros mitos fundacionales, nuestro día a día, nuestras victorias y nuestras derrotas.

Como escritor especializado en cuentos, ¿qué referentes tiene en este campo?

Tengo que nombrar (siempre lo hago), a Carlos Castán y a Óscar Sipán. Me enseñaron una forma de entender la literatura.

¿Qué otros referentes literarios tiene?

Siempre he sido muy de Dickens, por nombrar un clásico, me parece que sus novelas tienen una oscuridad muy luminosa. Y, como escritor contemporáneo, Javier Marías, probablemente el único autor del que he leído toda su obra.

¿Ha pensado probar con otros géneros literarios como ensayo, poesía o novela?

Tengo un poemario terminado, en un cajón, olvidado. No me parecen lo suficientemente buenos. Respecto al ensayo, creo que mi literatura tiene mucho de este género, pero estoy lejos de crear algo específico en él.

¿Tiene algún nuevo proyecto en marcha?

Una novela, que gira en torno al silencio.

¿Hay algo más que le gustaría añadir?

Darte las gracias, Laura, por tu generosidad, tu trabajo y por ayudar a que “Y de repente esta lluvia” no caiga en el inevitable olvido.

Entrevista incluida en la edición en papel de febrero de 2021 de Actualidad de las empresas aragonesas

Redacción AEA. LLM

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.