Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Entrevista a Ros Cihuelo

Ros Cihuelo, concejala socialista del Ayuntamiento de Zaragoza y diputada delegada de Cultura de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ)

Ros Cihuelo (Tudela, 1967) es diputada delegada de Cultura en la Diputación de Zaragoza y concejala socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Zaragoza y actualmente investiga para su tesis doctoral sobre derechos humanos y libertades fundamentales.

Se define como una socialista “desde el mismo corazón de la base”. “Comencé trabajando desde los cimientos más absolutos del partido y desde ahí he ido creciendo, siempre con vocación de trabajo hacia la ciudadanía y guiada por los valores de libertad, justicia e igualdad del socialismo”, cuenta.

Como concejal del grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza, ¿cómo está viviendo esta legislatura? 

En primer lugar, quiero agradecer la confianza que depositó la ciudadanía de Zaragoza en el Partido Socialista, convirtiéndonos en el partido más votado esas elecciones en la ciudad. Por desgracia, la suma de los tres partidos de la derecha hizo imposible que hubiese una alcaldesa socialista al frente del Ayuntamiento de Zaragoza. Por eso nuestra labor de oposición es constructiva, responsable y desde el punto de vista de un partido llamado a gobernar, con un proyecto de ciudad muy claro.

Obviamente, desde marzo, con la llegada de la pandemia nuestros esfuerzos se centran en intentar que el Gobierno de PP-C’s priorice la reactivación económica aunque, lamentablemente, el gobierno de Azcón no está demostrando la misma sensibilidad.

Recientemente, pidió al Ayuntamiento que concediera ayudas directas a hosteleros, taxistas y al sector de la cultura en lugar de aplicar rebajas fiscales ¿Por qué resultarían más efectivas y eficientes las ayudas directas? 

 Las ayudas directas favorecen poder focalizar la inyección de liquidez a los destinatarios que estén más necesitados. Además, nos permite cuantificar de forma más efectiva esos recursos. Las ayudas directas se centran en aquellos que más las necesitan. Creemos en la redistribución justa de los recursos. Para nosotros, eso significa una buena gestión, algo que no está haciendo el gobierno de la ciudad.

Estar en las dos instituciones me ha permitido ver cómo la mayoría de los ayuntamientos de la provincia de Zaragoza han apostado por líneas de ayudas directas para salvar a los sectores más castigados por la crisis mientras que el Ayuntamiento de Zaragoza se ha convertido en prestamista de sus vecinos. Estas decisiones son claramente políticas, y las que ha tomado el Gobierno PP-C’s son a nuestro parecer decisiones sin alma.

El PSOE apoyó el Plan urgente de rescate fiscal del Ayuntamiento de Zaragoza pero lo calificó de ‘Frankestein’, ¿qué falla y qué falta en ese plan?

Siempre vamos a apoyar cualquier medida que sea beneficiosa al menos para un ciudadano de la ciudad, pero es un plan fallido porque no hace la discriminación positiva para aquellos que se ven más afectados por esta crisis. La bonificación del IBI no hace distinciones entre aquellos que han cerrado o han misto mermados sus ingresos y los que han mantenido su actividad o sus ingresos que apenas se han visto afectados. Es manifiestamente insuficiente. Representa 15 euros de ahorro al mes para el pequeño comercio, pero lo equipara, por ejemplo, a las grandes cadenas hoteleras. 15 euros al mes no es un rescate económico.

Nosotros proponíamos unas ordenanzas que equilibraran los ingresos y los gastos y basados en los principios de progresividad fiscal recogidos en la Constitución. Además, la tramitación ha sido cuanto menos caótica, y lo que es más grave, se ha negado a la oposición la posibilidad de negociación. Parece que este gobierno solo negocia con VOX.

 ¿Cómo prevén la negociación de los presupuestos para la ciudad? ¿Qué propuestas principales aportará el grupo socialista?

Los presupuestos son la hoja de ruta de un Gobierno, donde se recogen sus prioridades. En estos momentos, en la situación crítica en la que nos encontramos, hay que pensar en las personas. Deben de ser unos presupuestos con alma. Si actúan igual que con las ordenanzas y como lo han hecho con otras cuestiones, nos tememos que no habrá negociación.

Nuestra prioridad es reactivar la economía local con un plan de estímulo económico histórico, a la altura de las necesidades de autónomos, pymes o sectores tan afectados como el de la cultura. El ayuntamiento tiene que ser un motor económico y apostar por la inversión en mejores dotaciones e infraestructuras que consoliden el modelo de ciudad.

En este año tan atípico, hemos logrado mantener, en la medida de lo posible, nuestro programa de actividades culturales

¿Cómo se están llevando a cabo actividades culturales en esta situación desde la DPZ?

Con la misma ilusión que siempre y con la mayor naturalidad posible dentro del protocolo establecido, siendo muy conscientes de que ha habido una reconversión en la forma de vivirla. Por ello todas nuestras actividades se están realizando con las mayores garantías, respetando siempre las medidas de seguridad en cuanto a aforos, distanciamiento social y desinfecciones.

En este año tan atípico, hemos logrado mantener, en la medida de lo posible, nuestro programa de actividades culturales. El Consorcio cultural Goya-Fuendetodos ya expuso a lo largo del verano los ‘Disparates de Fuendetodos’, y ahora acoge la muestra ‘Carlos de Haes. Paisaje grabado’; en el palacio de Sástago ha podido verse hasta octubre la exposición del XXXI premio de arte Santa Isabel, y ahora albergará una muestra de fotografía que hemos organizado junto con Heraldo por su 125 aniversario. Además, en nuestra sala 4º Espacio todavía está en activo la exposición sobre la labor social y sanitaria de Cruz Roja durante el estado de alarma en la provincia.

Me gustaría subrayar además que la Diputación de Zaragoza y los ayuntamientos hemos hecho un gran esfuerzo por mantener los ciclos literarios, tanto el de encuentros entre escritores y lectores como el de ‘Escritoras españolas’, que se han desarrollado estos días en los municipios de la provincia.

El sector de la cultura es uno de los más afectados con toda esta crisis del coronavirus, ¿de qué modo se le está apoyando desde la DPZ?

Cada año la Diputación de Zaragoza destina unos 11 millones de euros a la cultura, sin contar con las partidas dirigidas a la restauración de bienes patrimoniales. Esto supone en torno al 7% de su presupuesto total, lo que nos convierte en la institución aragonesa que más destina a la cultura en función de su presupuesto.

Manteniendo nuestra firme apuesta por la cultura, a principios de julio la DPZ firmó un protocolo de colaboración junto con el Gobierno de Aragón y las diputaciones provinciales, en el que nos comprometimos a aportar 5 millones de euros para impulsar las medidas de la Estrategia Aragonesa para la Recuperación Social y Económica. De esta manera cofinanciamos la diferentes convocatorias de ayudas que está lanzando el ejecutivo aragonés, y en concreto 710.000 euros son para pymes y autónomos del sector cultural.

Además, a mediados de agosto lanzamos una línea extraordinaria de ayudas dotada con 150.000 euros, y dirigida a fomentar las actividades culturales en las localidades de la provincia. Los ayuntamientos aportarán otros 150.000 euros, movilizando un total de 300.000 euros. De esta manera damos otro empujón para paliar los efectos del coronavirus en este sector.

Por último, me gustaría recordar que, aunque reorientamos el presupuesto de la institución por el Covid, se mantuvieron las convocatorias de ayudas dirigidas a las bandas de música, las corales, y a aquellas asociaciones que realizan actividades culturales y de difusión del patrimonio en la provincia. Estas subvenciones han contado con un presupuesto total de 629.000 euros.

¿Es la cultura segura como reivindican desde el sector?

La cultura no solo es segura, sino que está dando un ejemplo de cómo deben hacerse las cosas en estos momentos, reinventándose por la salud de todos. ¡Anímense y consuman cultura!

              

Entrevista incluida en el número de diciembre de 2020 de la revista Actualidad de las Empresas Aragonesas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *