Empresas, economía y actualidad

Jornada ADEA: “La fiscalidad es una palanca fundamental para la reactivación económica”

Varios ponentes de Deloitte, Broseta y Ayuntamiento de Zaragoza han participado este jueves en el Auditorio en una jornada técnica ADEA, en la que su presidente, Salvador Arenere, ha señalado que el tratamiento fiscal del ahorro en España “es uno de los más lesivos entre los países avanzados” y que “la Comunidad ocupa los últimos puestos en el ranking por zonas con menos impuestos, tan solo por delante de la Comunidad Valenciana y Cataluña”

La cita ha contado con la consejera de Presidencia, Hacienda e lnterior del Ayuntamiento de Zaragoza, María Navarro, ha aportado datos de que “Zaragoza es la gran ciudad española con menor presión fiscal si tenemos en cuenta los cinco principales impuestos municipales, el IBI, Impuesto Actividades Económicas, el de Vehículos, el Impuesto de Construcciones y la Plusvalía”
 

La importancia de la fiscalidad municipal y el papel que esta juega en la economía ha sido el tema escogido para debatir en la nueva jornada técnica de ADEA. El acto ha contado con una mesa coloquio en la que han intervenido expertos en fiscalidad, que han aportado una visión comparativa entre grandes ciudades, así como una previsión de futuro.

El encuentro, que ha tenido lugar este jueves en el Auditorio de Zaragoza, ha arrancado con la intervención del presidente de ADEA, Salvador Arenere, ha asegurado que “la fiscalidad es una palanca fundamental para la reactivación económica” y ha subrayado que el tratamiento fiscal del ahorro en España “es uno de los más lesivos entre los países avanzados; de modo que, una vez incluido el Impuesto sobre el Patrimonio, los tipos marginales sobre el ahorro superan el 100% en el caso de España”, incidiendo en el hecho de que “no existe ningún país de la UE que tenga un Impuesto sobre el Patrimonio como el de España”. Respecto a Aragón, Arenere ha señalado que “la Comunidad ocupa los últimos puestos en el ranking por zonas con menos impuestos, -el 17-, tan solo por delante de la Comunidad Valenciana y Cataluña”.

En la apertura también ha intervenido la consejera de Presidencia, Hacienda e lnterior del Ayuntamiento de Zaragoza, María Navarro, quien ha aportado datos sobre la fiscalidad dentro del Consistorio. Navarro ha explicado la importancia que ha tenido para la ciudad la bajada de la deuda desde junio de 2019. “Hemos apostado por reducir la deuda, pasando de 830 a 660 millones de euros, en tan solo tres años. En apenas tres años hemos pasado de un nivel de endeudamiento del 116% al 88,96%”, ha remarcado.

Además, la consejera ha destacado que “una baja presión fiscal es uno de los factores determinantes para que una ciudad sea atractiva de cara a ciudadanos y empresas”. En este sentido, ha recordado que “Zaragoza es la gran ciudad española con menor presión fiscal si tenemos en cuenta los cinco principales impuestos municipales como son el IBI, el Impuesto Actividades Económicas, el de Vehículos, el Impuesto de Construcciones y la Plusvalía”.

En cuanto al IBI, -del que el Ayuntamiento de Zaragoza gira anualmente una media de 521.000 recibos-, ha recordado que el objetivo del Gobierno de Zaragoza es el de reducir el tipo general al mínimo, al 0,4, “para que la bajada repercuta en la generalidad de los ciudadanos”.

Además, la consejera ha aseverado que “desde el actual Gobierno de Zaragoza teníamos varios objetivos en materia de fiscalidad; el primero de ellos, unificar criterios y regularizar bonificaciones fiscales a empresas que generen empleo en la ciudad. Por eso, en las Ordenanzas Fiscales de 2022 hemos puesto en marcha el Plan Fiscal de Atracción de Inversiones, pionero entre las grandes ciudades españolas”. La consejera Navarro ha recordado que “el plan bonifica, conjuntamente o por separado, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) a aquellas empresas de, como mínimo, 10 trabajadores que se instalen por primera vez en la ciudad, así como a las ya existentes a cuya actividad implique el incremento del número de trabajadores con contrato indefinido” y que “empresas como Becton Dickinson ya han solicitado beneficiarse de sus bonificaciones fiscales” .

En la mesa coloquio, moderada por el vicepresidente de ADEA, Fernando Rodrigo, han participado el asociado senior especializado en fiscalidad de Deloitte Legal en la oficina de Zaragoza, Tristán Armisén; el experto de fiscal y socio director de la oficina de Barcelona de Broseta, Toni de West Prat; y el presidente de la Junta de Reclamaciones Económico-Administrativas del Ayuntamiento de Zaragoza, Jesús Royo.

Rodrigo ha asegurado en su introducción que “la fiscalidad es importante, pero hay que poner el foco en eliminar el fraude fiscal y optimizar la gestión del gasto”.

Tristán Armisén ha comenzado haciendo un repaso general al panorama económico actual y las tendencias de fiscalidad en España. “En el actual escenario de incertidumbre económica no son previsibles reformas fiscales de calado en el corto plazo, pero dependerá, en gran medida, de la aprobación por parte del Eurogrupo de la propuesta de la Comisión Europea para extender al año 2023 la suspensión de las reglas fiscales europeas relativas a la deuda y el déficit público”, ha manifestado. Una intervención que ha completado Toni de West Prat con una exposición sobre tributación local en la que ha comparado las diferencias que existen entre las grandes ciudades españolas.

Así, de West ha trazado una visión general de la tributación local en España, y las tendencias. Este experto fiscal ha realizado una comparativa entre diversas ciudades y ha puesto sobre la mesa el debate de los modelos que las mismas están construyendo para cumplir con la Constitución y “poder disponer de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses”.

La mesa coloquio ha finalizado con la intervención de Jesús Royo que ha analizado “la importancia de los beneficios fiscales en las ordenanzas municipales como elemento clave en la determinación de la política fiscal municipal; y, desde un punto de vista técnico jurídico-económico, configuran la normativa tributaria de los Ayuntamientos”. Así, ha señalado que los motivos por los que los ayuntamientos deciden “incluir exenciones y bonificaciones fiscales se deben a causas económicas y sociales”.

Además, el presidente de la Junta de reclamaciones Económico-Administrativas del Ayuntamiento ha indicado que “se hace imprescindible una flexibilización del principio de reserva de ley en materia de tributos locales, permitiendo a los ayuntamientos, especialmente a las grandes ciudades, mayor autonomía para aprobación de exenciones y beneficios fiscales que se ajusten a las necesidades y circunstancias sociales y económicas del municipio”.

Finalmente, Royo ha señalado “la importancia de la creación de un órgano independiente, creado por el Ayuntamiento de Zaragoza para la resolución de los conflictos que surgen de la gestión, recaudación, liquidación e imposición de sanciones de los tributos municipales y otros ingresos de derecho público”.

Fuente: ADEA

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.