Empresas, economía y actualidad Entrevistas Sociedad

Maite Grau (Ocho Sentidos): «La atención plena ayuda a llevar un estilo de vida basado más en la conciencia y la calma que en las prisas y el estrés»

Maite Grau Jalle

Fundadora y directora de Ocho Sentidos y Smilefulness

En pleno centro de Zaragoza se encuentra Ocho Sentidos, un centro dirigido por Maite Grau en el que es posible encontrar diferentes tipos de disciplinas enfocadas a mejorar el bienestar: desde varios tipos de Yoga hasta pilates pasando por Mindfulness, Danzaterapia, masajes o Tai Chi.

¿Podría explicarnos en qué consiste la práctica del Mindfulness?

Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar y con plena apertura y aceptación. Mindfulness o Atención Plena, es una cualidad de las personas gracias a la cual cuerpo y mente se focalizan en el presente. Vivir el aquí y el ahora de forma consciente.

¿A qué personas recomendaría practicarlo?

A cualquier persona que acepte el reto de hacer algo por sí misma para mejorar sus condiciones de vida. La atención plena ayuda a llevar un estilo de vida basado más en la conciencia y la calma que en las prisas y el estrés, permite vivir íntegramente en el momento presente.

¿Qué beneficios se obtienen?

Hay muchos, todos derivados del hecho de que estar plenamente atento es un modo de convertirse en el mejor amigo de uno mismo y de sentirse conectado con el entorno. Mindfulness reduce nuestra propia reactividad, desactivando nuestro automatismo habitual y permitiendo manifestar “respuestas” en lugar de “reacciones”. Nos aporta un medio con el que poder reducir nuestro sufrimiento y aumentar el nivel de bienestar. Cultiva la felicidad, ayuda a gestionar las emociones y a mejorar la atención y la concentración. En definitiva, ayuda a ser más feliz, compasivo y empático.

¿Es complejo comenzar el Mindfulness? ¿Se tarda mucho en obtener beneficios?

Aunque es una herramienta al alcance de todos, es una técnica, y como tal, requiere de cierto nivel de esfuerzo y constancia para conseguir los resultados esperados a corto, medio y largo plazo. Es un proceso de entrenamiento atencional, en cierta manera es como ir al gimnasio, pero en vez de desarrollar los músculos y la coordinación física, con Mindfulness desarrollas otras cualidades mentales como la atención, la resiliencia, la capacidad de concentración.

¿Qué beneficios puede aportar la práctica de esta disciplina en el entorno laboral?

Nuestro estado de ánimo está muy relacionado con el bienestar físico y con la forma en que interactuamos con los demás, por lo que los beneficios que aporta Mindfulness se aprecian claramente en el rendimiento y motivación en nuestro trabajo diario. Ser consciente de tus automatismos ayuda a optimizar el tiempo, y permite aprender a generar hábitos productivos y saludables. Se aumenta la satisfacción en el trabajo mejorando los objetivos laborales. 

Fomenta la proactividad al tender más a responder que a reaccionar. Mejora las relaciones interpersonales al potenciar la capacidad de escuchar y comunicar. La reducción del estrés de los trabajadores y disminución del “burnout” es una de las razones principales por las que las empresas más punteras introducen Mindfulness en los beneficios a sus empleados. Indirectamente, con la mejora de la motivación y bienestar, se reducen los costes de absentismo y rotación del personal, mejora la productividad y la flexibilidad ante el cambio, se gestiona mejor la incertidumbre.

Ocho Sentidos, ¿por qué eligió este nombre para su espacio de bienestar?

En la práctica formal de Mindfulness, aparte de los cinco sentidos tradicionales que nos conectan físicamente con el mundo exterior, se reconocen tres sentidos adicionales que nos permiten percibir nuestro propio cuerpo y el entorno desde el punto de vista de la atención. 

La interocepción es la forma en que sentimos los estímulos que vienen desde el interior de nuestro cuerpo; la visión de la propia mente que incluye nuestros conceptos, valores, pensamientos, emociones y actitudes; y finalmente el sentido relacional que nos permite identificar nuestro nivel de conexión con los demás, sería similar a lo que entendemos por empatía. Cuanto mejor entrenados y agudizados tengamos todos los sentidos, mejor entenderemos cómo funciona nuestro mundo y mayor será nuestra capacidad de adaptación. Y eso es lo que queremos que ocurra con este proyecto, invitar a vivir el presente con los ocho sentidos.

¿Qué actividades podemos encontrar en Ocho Sentidos?

De forma regular se imparten disciplinas relacionadas con el bienestar por parte de diferentes profesionales. Tenemos varios tipos de Yoga (Vinyasa, Hatha, Integral), Mindfulness, Feldenkrais, Pilates, Danzaterapia, Teatroterapia, Tango, Tai Chi, masajes, sesiones de psicología.

Asimismo, dispone de un espacio de alquiler de salas.

Así es. Ocho Sentidos es un coworking de bienestar, por un lado, este espacio es adecuado para profesionales que busquen una opción céntrica, económica, flexible y adaptada a sus necesidades para impartir sus actividades, como indicábamos anteriormente. Aparte de estas actividades regulares, puntualmente en nuestras salas también se realizan presentaciones, charlas, reuniones, e incluso sesiones de fotografía y vídeo al ser salas muy espaciosas y luminosas, muy bien ubicadas en el centro de Zaragoza.

¿Cómo nació Ocho Sentidos?

Fue una mezcla de necesidad, oportunidad y vocación. Ya llevaba un tiempo impartiendo Mindfulness en diferentes centros y asociaciones, y me estaba planteando el tener una sala propia para ofrecer un servicio más personal. 

Coincidió con el cierre de un centro en el que varios profesionales impartíamos nuestras disciplinas, así que me planteé el ampliar mi idea, y en vez de montar una sala para Mindfulness, ¿por qué no crear un espacio de bienestar en el que dar cabida a otras disciplinas? Además, desde pequeña he convivido en una escuela de yoga, así que con todo esto decidí crear un espacio para que los diferentes profesionales hagan uso de las salas como su espacio propio, donde generar sinergias y un sentimiento de comunidad.

¿Ha conseguido su objetivo?

Sí. Además de un ambiente fantástico y un espacio con alma, van surgiendo actividades combinadas entre varios profesionales, como retiros, talleres y jornadas informativas. Incluso estamos desarrollando varios proyectos para empresas. Uno de ellos consiste un programa destinado a reducir el absentismo y mejorar la productividad, enfocándonos en dos pilares: la salud física y psicosocial de sus trabajadores con sesiones en las empresas, y descuentos para trabajadores y familias de empresas en algunas actividades de nuestro espacio.

¿Cómo creó Smilefulness?

Soy meditadora desde niña y trabajadora social. Mi deseo era, y es, mejorar personalmente y ayudar a los demás. Hace años descubrí el Mindfulness, y al entender su esencia, sentí que era mi vocación, pues encaja con mis valores y forma de ver la vida. Así que cursé el máster de Mindfulness de la Universidad de Zaragoza, y con mucho esfuerzo y dedicación, finalmente conseguí arrancar el proyecto Smilefulness y hacer de ello mi profesión.

Mi ambición ha sido siempre ampliar la sensibilidad hacia esta técnica y llevar la práctica y la actitud de Mindfulness a todos los rincones de la sociedad (salud, empresa, deporte, familia, educación). Creo en los beneficios de la práctica y como esas píldoras pueden contribuir para hacer llegar herramientas al mayor número de personas y buscar la mejor versión de uno mismo.

Entrevista: Redacción AEA (LLM)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.