Empresas, economía y actualidad Entrevistas Sociedad

Esther Borao (ITAINNOVA): “Necesitamos más mujeres creando el futuro, porque va a ser tecnológico” 

Esther Borao

Ingeniera industrial especializada en automática y robótica y directora del Instituto Tecnológico de Aragón (ITAINNOVA)

“Mi trabajo consiste, por un lado, en facilitar el acceso a la innovación tecnológica de los que sueñan o impulsar a los que tienen que soñar más”. Así resume Esther Borao su labor al frente de ITAINNOVA, instituto tecnológico que colabora con alrededor de 1000 empresas cada año realizando labores de I+D, de innovación tecnológica o diversos servicios. También colaboran con universidades, centros y otras entidades de toda Europa. 

Entrevistamos a Borao para conocer más acerca de su trabajo y del instituto. Además, el 23 de junio se celebra el Día de la Mujer en la Ingeniería, sobre lo que Borao apunta: “Necesitamos más mujeres creando el futuro, porque va a ser tecnológico” 

¿Podría hablarnos brevemente de su trayectoria profesional hasta recalar en ITAINNOVA?

La resumiría como diversa e intensa. Trabajé en una startup, pyme, gran empresa y en el programa de TV El Hormiguero hasta que acabé emprendiendo. Siempre quería que niñas, niños y adultos vieran la tecnología desde otro punto de vista, con otra mirada a la que estaban acostumbrados. Perdiendo el miedo desde la creación, el Do It Yourself y la innovación. 

Por ello, a la vez que trabajaba daba talleres y hacia proyectos con Makeroni Labs, una asociación de arte y tecnología de Zaragoza, hasta que al final nos decidimos a montar nuestra propia empresa que fue Innovart, y a la que siguieron Academia de Inventores junto a la Editorial Edelvives y The Ifs. Por todo ese esfuerzo conseguimos muchos reconocimientos y tuve la posibilidad de viajar a Silicon Valley gracias al programa Explorer del banco Santander en 2017 o a Gambia como una de las 30 jóvenes líderes de Europa y África en 2019.

Cuéntenos en qué consiste su trabajo al frente del instituto.

No es fácil de exponer en qué consiste el trabajo, ya que es una entidad pública, que pertenece al Gobierno de Aragón, pero que trabaja para la empresa privada y que dispone entonces de ambos tipos de financiación.  Es algo complejo, pero que se lleva bien gracias al talento de las 270 personas que conforman la organización. 

Sin meternos a fondo, por resumirlo de una forma breve, mi trabajo consiste, por un lado, en facilitar el acceso a la innovación tecnológica de los que sueñan o impulsar a los que tienen que soñar más. Escuchamos las necesidades de Aragón y aportamos soluciones ya sea a través de programas, cursos o proyectos con las empresas. Y por otro, que nosotros como organización también sigamos soñando, aprendiendo y retándonos, para ser mejores y dar un mejor servicio cada día.

¿Qué balance hace de su etapa en el ITA?   

Lo resumiría en admiración y crecimiento.  Estar allí me ha permitido ver desde dentro cómo trabaja la administración pública, y lo valioso que son instrumentos como ITAINNOVA para ayudar a las empresas en todo el proceso de innovar. Desde la idea hasta encontrar instrumentos de financiación y luego el desarrollo del proyecto. Admiración total por las personas que llevan tanto tiempo trabajando allí, por sus valores, y también, por cómo dieron lo mejor de ellas en la pandemia, desde cada rincón, para que nada pudiera parar ese acompañamiento.

Y, por otro lado, ha sido una época de crecimiento para todos. Para ITAINNOVA, que a pesar de la incertidumbre, hemos crecido estos años para dar más apoyo y mejor servicio a las empresas. Además, nos hemos abierto más a toda la sociedad de todos los rincones de Aragón a través de distintos programas o ayudas. Y también para mí, ahora tengo una mayor perspectiva de cómo funciona lo público con lo privado, de la importancia de cada lado y de qué significa realmente la palabra liderazgo.

¿Qué proyectos le gustaría llevar a cabo antes de finalizar la legislatura?

¿Cuáles no sería la pregunta? Para la gente que no para de soñar es difícil esta pregunta. En 2021 hicimos un Plan Estratégico que ha sido creado entre muchas personas de la organización y ha sido validado por las empresas y el consejo rector, y que busca  que podamos dar un salto como centro tecnológico público, que se nos vea como una institución que mientras crecemos ayudamos a crecer a los demás, que tenemos sensibilidad por los retos sociales de nuestra tierra y de las empresas, y ayudamos a resolverlos gracias a la innovación tecnológica, es decir, gracias al talento de muchas personas en continuo aprendizaje y conociendo las últimas tecnologías.

Y para ello, hay una serie de proyectos internos de mejora y posicionamiento, desde el conocimiento hasta la agilidad o la responsabilidad social corporativa y una serie de proyectos externos, que nos den la oportunidad de llegar a todo el territorio de Aragón y todos los innovadores (ya sean emprendedores, pymes o grandes empresas), para incrementar la colaboración dentro y fuera de la región y dar mejores soluciones. Y también para fomentar vocaciones a través de la tecnología con propósito o que se conozca mejor la industria de Aragón y nuestra labor.

¿Colabora el ITA con instituciones, profesionales o empresas para transferir conocimiento? 

Sí, es la esencia de ITAINNOVA. Siempre digo que impulsamos y conectamos la innovación tecnológica en todos los agentes y eso no ocurre sino es gracias a la colaboración. Después, esa transferencia de conocimiento surge de forma recíproca, porque cada uno tiene su conocimiento y aprendemos los unos de los otros.

Hay distintas formas de colaborar y distintos agentes, ya sea por proyectos, por conectar capacidades o por impulsar la innovación, pero al final juntos siempre llegaremos más lejos y seremos más fuertes.

Por contarlo con datos, colaboramos con alrededor de 1000 empresas cada año realizando labores de I+D, de innovación tecnológica o servicios. 

También colaboramos con universidades, centros y otras entidades de toda Europa (más de 190 en H2020) para aprender juntos.

Y por último, otra colaboración importante para nosotros son las asociaciones empresariales, como CEOE, CEPYME o comarcales, clústeres u otras entidades locales porque nos permiten llegar más lejos a la hora de impulsar la innovación tecnológica.

¿Se conoce lo suficiente la labor que se realiza desde el ITA?

Creo que aún debería conocerse más. De vez en cuando hago la prueba con los taxistas y la respuesta de momento sería: no lo suficiente. Para que se conozca más hemos creado distintas iniciativas. Un ejemplo claro son los eventos alrededor del programa INNORUTA, veíamos que con las convocatorias de NextGen iba a haber mucho dinero y las empresas tenían que estar preparadas con proyectos, así que sacamos este programa y decidimos recorrernos todo Aragón para que nos conocieran mejor y encontrar a los innovadores. Durante la jornada les animamos a innovar y qué vean su importancia, les contamos qué es ITAINNOVA y cómo les podemos ayudar, y les llevamos las instalaciones para que las vean a través de unas gafas de realidad virtual. Que el impedimento de innovar no sea la distancia o el desconocimiento.

Usted ha hablado en varias ocasiones sobre la necesidad de democratizar la tecnología para que los ciudadanos la puedan comprender. ¿Qué se hace desde el instituto para lograrlo?

Además de todo el trabajo que se hace con las empresas y emprendedores, tenemos otros programas que acercan la tecnología como puede ser Be Ready (formación a profesionales), Bootcamps tecnológicos para jóvenes menores de 35 años, realizamos charlas y eventos, patrocinamos el Tercer Milenio de Heraldo de Aragón, hacemos visitas de las instalaciones a institutos y universidades, y gracias a personas voluntarias de ITAINNOVA también hacemos jornadas para llegar a los más pequeños o este año pasado comenzamos a trabajar con la asociación Saturdays.ai para llevar la inteligencia artificial a la ciudadanía a través de pilotos.

ITAINNOVA está coordinando el proyecto LEVIS para el desarrollo de componentes ligeros para vehículos eléctricos utilizando enfoques circulares y de diseño ecológico. ¿Qué podría contarnos sobre los objetivos de este proyecto y sus futuras utilidades?

LEVIS es un proyecto europeo de H2020 en el que participan 13 organizaciones de 7 países europeos y que tiene un presupuesto cercano a 5 M€. En este proyecto se está trabajando en el desarrollo y validación de componentes ligeros para vehículos eléctricos aplicando métodos de eco-diseño y circularidad desde la fase de concepción de los mismos hasta su fin de vida. 

Con esto se pretende reducir el peso de estos vehículos entre 20-40%, aumentar la reciclabilidad de los componentes multi-material en más de un 80% o reducir el coste de estos componentes en torno a un 20%. Se trata de un proyecto con unos retos tecnológicos muy grandes y que puede tener un impacto relevante a medio plazo en la industria de la automoción.

El 23 de junio se celebra el Día de la Mujer en la Ingeniería. ¿Qué mensaje le gustaría enviar en este día? ¿Qué querría reivindicar?

Me encantaría que las niñas antes de decidir qué estudiar, prueben a crear algo con tecnología, ya sea un robot, un programa, una figura 3D para luego imprimirla… cualquier cosa. De esta forma puede que no les guste o puede que se les abra ese mundo de posibilidades que da una ingeniería. Estudiar ingeniería no te define, lo que te define son los pasos que das tras ese conocimiento. Y la verdad es que necesitamos más mujeres creando el futuro, porque va a ser tecnológico, y también me encantaría que fuera diverso y esté pensado desde muchos puntos de vista distintos. 

¿Cómo llegó usted a interesarse por la ingeniería?

No fue de esos amores a primera vista, la sociedad me empujó porque se me daban bien las ciencias, y el primer año descubrí que te daba infinitas posibilidades. A mí me encanta crear e inventar, y el saber cómo usar la tecnología, te abre las puertas a nuevos mundos. Después descubrí más cosas, me di cuenta de que también me encanta que la gente conozca este superpoder que te da saber usar la tecnología para crear lo que sueñas.

La brecha de género en la ciencia sigue siendo una realidad. ¿Cómo puede combatirse?

Si seguimos hablando de elegir o no una carrera STEAM, un ámbito es la educación y cultura desde todos los puntos de vista, tanto familiar, amigos y colegio. Aprendemos cuando algo nos motiva, nos inspira o nos parece un ejemplo así que necesitamos que esas niñas crezcan con referentes cercanos que les inspiren, motiven y sean un ejemplo para ellas. Que puedan sentirse reflejadas y luchar y pensar sin límites.

¿Cómo influyen instituciones como la que dirige usted para que niñas y jóvenes puedan interesarse por las carreras STEM?

Intentamos divulgar la ciencia y la tecnología desde pequeños, poner nuestro granito de arena en la sociedad a través de talleres, charlas o visitas, que conozcan la capacidad que ofrece la tecnología para resolver cualquier tipo de problema, desde mejorar un proceso en una empresa a través de la robótica hasta poder predecir un cáncer gracias a la inteligencia artificial. Y por otro lado, también damos a conocer la industria, tan necesaria como hemos visto que es en pandemia y donde la diversidad también es necesaria.

Entrevista: Redacción AEA (LLM)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.