Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Silvia Plaza: «En AJE trabajamos para hacer más fuerte el tejido empresarial aragonés»

Silvia Plaza

Abogada, Economista y presidenta de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE) de Zaragoza

Hace un año, la abogada y economista Silvia Plaza tomó las riendas de AJE Zaragoza, una asociación en la que ella también encontró apoyo cuando comenzó su andadura profesional. 

Al frente de AJE asegura trabajar con ilusión y con responsabilidad y busca unir esfuerzos entre los propios empresarios de la asociación, así como con otras asociaciones empresariales de la comunidad y con instituciones públicas y privadas. 

Otro de sus objetivos es poner en valor la riqueza de la figura del empresario en la sociedad como motor de cambio y de estabilidad, así como recalcar la aportación que los empresarios hacen a la economía y a la vida cultural y social de la ciudad.

Háblenos de su trayectoria profesional.

Salí al mercado laboral en 2009, por aquel entonces también había una situación complicada desencadenada por la crisis económica. Mis planes iniciales eran los mismos que los de mis compañeros de facultad: fui a grandes y conocidos despachos, pero no me cogieron. Tenía claro que quería enfocarme al derecho mercantil y como conocía a Luis Solana que era abogado decidí hablar con él. 

Mi conexión profesional con él fue instantánea y decidimos empezar a colaborar como profesionales independientes. En 2012 montamos la empresa nosotros dos junto a José Luis Mainar Ruiz. Ahí comenzamos a crear nuestra marca y es lo que nos ha llevado poco a poco hasta Mercurio Abogados.

Además, compagino la labor como abogada con la docente, me encanta compartir conocimiento. Desde 2012 hasta 2020 di clase en la universidad como profesora asociada y actualmente participo en distintos talleres y actividades para explicar mi experiencia y dar pautas a empresas.

¿Cómo fue su formación académica?

Me encanta aprender y las decisiones formativas que he ido tomando a lo largo de mi vida. Siempre me ha atraído el sector empresarial y quería estudiar ADE. A la hora de escoger carrera vi que había una doble titulación de ADE y Derecho y me llamó la atención, pensé que sería positivo trabajar ambas líneas.

Acerté apostando por esta doble titulación, ya que marcó mi camino profesional. En 4º de carrera tuve la asignatura de Derecho Mercantil y me enamoré absolutamente de esta rama, sabía que era el camino que quería tomar y eso hice. Me especialicé y enfoqué toda mi carrera en esta rama.

Después me he formado en otras competencias, como por ejemplo en oratoria y comunicación, algo que considero fundamental para cualquier profesional. También he recibido coaching para adquirir más habilidades. Además, siempre estoy en continua formación para actualizarme y aprender otra clase de conceptos.

¿Cómo conoció AJE y qué le llevó a pasar a formar parte de esta asociación?

Cuando Luis, José Luis y yo creamos la empresa nos dimos cuenta de que estábamos ajenos a la realidad empresarial, nos retroalimentábamos y no estábamos teniendo en cuenta otras realidades y otros puntos de vista, así que decidimos abrirnos a otros foros. 

Acudimos a pedir información a AJE y nos invitaron a una actividad que superó nuestras expectativas, por los perfiles y el ambiente. Conocimos a muchas personas interesantes, empresarios que ya teníamos como referentes.

 Al poco tiempo hicimos una encuesta sobre sector abogacía a los asociados y nos dieron unas claves que definieron mucho el rumbo de nuestro modelo de negocio. Así que desde el inicio y ahora AJE tiene un papel fundamental.

Lleva un año como presidenta de AJE, ¿qué balance hace de este tiempo?

El balance es muy positivo y viene marcado por la humanidad y la consciencia. 2021 ha sido el año de sumar esfuerzos y conocer personas y empresas más allá. Ahora queremos ir con un poco más de calma y pisar más fuerte. Valoramos crear lazos de unión más sólidos.

Me siento orgullosa de cómo el equipo directivo y yo estamos trabajando porque estamos siendo ejemplo vivo de unión entre personas, de trabajo duro y de optimismo. Estamos conociéndonos mejor y de ahí están surgiendo muchas cosas bonitas: proyectos, apoyo, fortaleza y crecimiento empresarial.

¿Qué objetivos se marca para su mandato?

Mis objetivos son bien conocidos porque los remarco con fuerza allá donde voy: por un lado, trabajar con ilusión y con responsabilidad. Porque creo en el valor de unir esfuerzos: entre los propios empresarios de AJE, con otras asociaciones empresariales de la comunidad, con nuestras instituciones públicas y privadas. Conocer otras realidades y conversar lleva a muchas cosas, en primer lugar, a ampliar el horizonte y en segundo lugar a que surjan acciones y proyectos.

Por otro lado, trabajo mucho para poner en valor la riqueza de la figura del empresario en la sociedad. Somos motor de cambio, de estabilidad, sumamos a la economía, a la vida cultural y social de la ciudad. Y aún así, luchamos contra los prejuicios que en ocasiones se nos dan. 

Tenemos que ser más positivos y constructivos como sociedad y desde AJE me gusta dar el primer paso para que se conozca qué y cómo lo hacemos. Estrechar relaciones, que es la base de la evolución de cualquier sociedad.

¿Qué ofrece AJE a los jóvenes que empiezan su empresa desde cero?

Apoyo, ideas y estructura. Cuando alguien empieza una empresa sabe que tiene muchos que ganar, siente adrenalina, tiene ganas, y también sabe que ese paso entraña riesgos. En este momento sentir el apoyo de gente como tú es impagable. Es una necesidad básica, el apoyo y comprensión social de otros que están o que han pasado por el momento que estás pasando, que quizá tu círculo no comprende o no sabe cómo apoyar y que tú mismo no tienes todas las claves para abordar la situación.

En segundo lugar, ideas. AJE Zaragoza es un foro abierto al debate, a la conversación, a preguntar, a que te cuenten, a poner en común experiencias… Es de valor incalculable poder pedir ayuda y opinión a otras cabezas empresarias.

Y en tercer lugar, estructura. Tienes una asociación en la que apoyarte con foros específicos como el legal o el de marketing. Tienes formación. Tienes eventos y Networking, tienes la posibilidad de pedir asesorías o contratar servicios a una red profesional de confianza plena.

Son las 3 partes fundamentales de nuestra asociación.

¿Es complejo emprender en Aragón?

Es complejo emprender en todas las comunidades y en todos los momentos. No hay una ciudad o momento perfecto para hacerlo, porque siempre entraña riesgos, hay burocracia, son muchas cosas las que tener en cuenta: desde saber dar con una idea de mercado que tenga su lugar y sea competitiva, hasta contar con las personas adecuadas para el equipo, saber planificarte, saber relacionarte, saber actualizarte o llevar tus cuentas.

Emprender no es fácil. En mi opinión, pocas cosas hay fáciles en la vida y no debemos actuar por lo que nos resulta fácil o complejo sino por aquello que nos apasiona, que sabemos que podemos aportar, que nos va a suponer una motivación fuerte para trabajar día a día en ello. No todo el mundo vale para emprender, de la misma forma que no todo el mundo sirve para dar clase, para pilotar un avión o para investigar. Cada cual tiene que encontrar su motivación y su forma de llevarla a cabo, sea por cuenta ajena o como empresario.

En Aragón la única peculiaridad que tenemos es, como en otras comunidades, que no somos ciudad estrella a nivel nacional y solemos tener complejos adquiridos. Con una actitud de creérnoslo y aportar, toda dificultad podemos sobrellevarla.

Creo en el valor de unir esfuerzos: entre los propios empresarios de AJE, con otras asociaciones empresariales de la comunidad, con nuestras instituciones públicas y privadas

¿Hay suficiente conocimiento de los recursos que tienen los emprendedores a su disposición?

Considero que todavía hace falta que la información sea más clara, ágil y transparente. Hay muchas cuestiones que tener en cuenta a la hora de emprender. Afortunadamente estamos trabajando duro para que este camino sea más sencillo de lo que es. 

En AJE Zaragoza llevamos año apoyando en este sentido a los emprendedores y, además, llevamos proyectos como el de Ventanilla Única junto con entidades públicas de la ciudad. Facilitar las cosas a la sociedad es una de las tareas clave de nuestra asociación.

¿Se emprende más en Aragón que en el resto de España o de manera similar?

Precisamente esta semana se presentaban los datos del Informe GEM (GLOBAL ENTREPRENEURSHIP MONITOR) de Aragón donde se pone de manifiesto que la tasa de actividad emprendedora en Aragón es un poco menor a la media Nacional. 

Sin embargo, los datos indican que los proyectos emprendedores que sí salen adelante en nuestra comunidad tienen una tasa de supervivencia muy superior a la media nacional. Por tanto, creo que las personas que emprenden en Aragón planifican muy bien su actividad antes de llevarla a cabo y son capaces de construir proyectos sostenibles en el tiempo.

También cabe señalar como, en líneas generales, la tasa de actividad emprendedora en nuestra región tiene una tendencia creciente año tras año. Creo que es responsabilidad de todos estimular el emprendimiento y que saquemos el máximo partido al talento y creatividad de Aragón.

¿Cómo se puede acabar con el problema de las altas cifras de paro juvenil?

Trabajando con responsabilidad desde la empresa privada y las instituciones públicas. Llevando a cabo medidas ajustadas a las necesidades de los jóvenes y de las empresas. Las empresas tenemos que proporcionar opciones dignas a las personas jóvenes para que puedan empezar y consolidar sus carreras, para ello las instituciones públicas tienen que estudiar mejor nuestras realidades para no ahogarnos con medidas desproporcionadas, y también las empresas debemos apostar por talentos válidos a medio y largo plazo que nos haga construir de cara al futuro.

Es un trabajo de todos, en los que la paciencia, la constancia y el esfuerzo venga de los jóvenes, la consolidación de empresas y la apuesta por las personas venga del lado empresarial y las medidas legales y de contratación sea justa por parte de las administraciones. Si no vamos unidos, el problema se solucionará de forma lenta o parcheada según el momento social que atravesemos.

¿Cuáles son los problemas más importantes ante los que se encuentran los jóvenes empresarios?

Habría que preguntar a todos, por el pulso que puedo tomar en AJE Zaragoza, el mayor obstáculo que encontramos es el de la desproporcionalidad en cuanto a medidas. No se puede cobrar a una gran multinacional los mismos impuestos o cuotas que a una pyme. 

Un emprendedor con un volumen de facturación X y 2 empleados no puede hacer frente a la misma estructura de cuotas que otra que le triplica la facturación y tiene más estructura y pulmón. Hay que estar abiertos a dar respuesta a las distintas realidades por las que pasamos los empresarios.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones de AJE Zaragoza?

Más que reivindicaciones, objetivos. Trabajamos para hacer más fuerte el tejido empresarial aragonés. En Zaragoza tenemos muchas empresas fuertes, algunas familiares, con historia y tradición, otras multinacionales, algunas franquicias… Y debemos dar continuidad a esas marcas que ya no son jóvenes, sino maduras y fuertes. 

Nuestro objetivo es retener todo ese conocimiento y aportar con nuestra visión fresca. Dar pulmón empresarial y social a la ciudad con nuevas empresas que vayan consolidándose, sumando años y abriendo puertas a las nuevas generaciones.

Y también el de aportar más profesionalidad a las empresas. Definitivamente, aprender de nuestra herencia, aportar con nuestra energía y marcar camino a los futuros empresarios. Esto es una relación. Económica y en base a empresas, con objetivos de facturación y riqueza, pero al fin y al cabo, establecida en relaciones entre todos.

¿Qué es lo que más valoran los socios de AJE?

El carácter familiar de la asociación. Es lo que nos define y lo que se nota tanto dentro como desde fuera. AJE Zaragoza somos una piña. El cariño y el respeto se palpa en las actividades y reuniones. Nos apoyamos los unos a los otros porque todo lo basamos en la relación de aporte al otro.

Es la base de todo: las formaciones, los acuerdos, los negocios que surgen, la forma de ayudarnos con nuestras experiencias. No perdemos de vista que es una agrupación profesional, pero se puede ser profesional siendo buena persona, siendo natural, dejándote conocer, conociendo al de enfrente y construyendo lazos.

¿Cómo ha modificado la pandemia su forma de trabajar?

Principalmente, en 3 facetas. Por un lado, el carácter de poder hacer casi cualquier cosa en remoto nos ha hecho aumentar las miras, aprovechar mejor el tiempo, compaginar con nuestras vidas personales. El sprint que ha supuesto lo digital nos ha proporcionado nuevas vías.

Por otro lado, la mentalidad: ahora quiero planificarme mejor, trabajo a diario para priorizar, para organizarme y no perderme en una ola de trabajo constante.

Finalmente, me obligo a disfrutar de mi trabajo, de las personas con las que trabajo, de conocer nuevos puntos de vista. Ahora todos valoramos saber parar.

Ha habido muchos emprendedores que han sabido aprovechar muy bien las oportunidades de negocio que han surgido con el Covid, incrementando la facturación de negocios que ya estaban en marcha o creando nuevas actividades económicas

¿Ha afectado la pandemia a muchos de los socios de AJE?

Hay casi tantas realidades como socios. Claro que ha habido muchas marcas que se han visto resentidas por las limitaciones sociales, por el decrecimiento de la economía de las personas, por el freno del impulso de compra… Algunas están sorteándolas con buen pie y a otras les está costando más. También tenemos ejemplos de empresas AJE que han multiplicado su actividad, sus equipos y su volumen de negocio. 

Nunca me ha gustado generalizar y, en este caso, no hay una tendencia global clara, hay un gran abanico de realidades y tenemos que dar soporte a todas ellas desde AJE. Por ello defiendo los objetivos que comentaba en una pregunta anterior: debemos trabajar unidos, con responsabilidad y con una mira amplia a lo que necesita cada realidad empresarial.

¿Se ha emprendido mucho a pesar del (o gracias al) Covid-19?

Podemos destacar que ha habido muchos emprendedores que han sabido aprovechar muy bien las oportunidades de negocio que han surgido con el Covid, incrementando la facturación de negocios que ya estaban en marcha o creando nuevas actividades económicas. En AJE Zaragoza tenemos numerosos ejemplos de ello: Maximiliana, la empresa de Jorge Terreu y Pedro Malo, que ha conseguido crear un Smartphone para personas mayores que sin tener que hacer nada (ni descolgar, ni acceder a ningún contacto…) pueden conectarse por llamada o videollamada con sus familiares; o el caso de Academia de Inventores liderada por Luis Martín y Jorge Mata, que ante el cierre de su academia física iniciaron un canal de You Tube para dar sus clases y consiguieron multiplicar exponencialmente sus seguidores por todo el mundo; o incluso Sara Acero con La Zarola, que decidió abrir una tienda de alimentación en el local de al lado a su sala de experiencias gastronómicas ante la imposibilidad de reunir a personas en torno a la cocina y el cierre de sus servicios. Hay personas brillantes que han sabido hacer de un momento de adversidad grave una nueva oportunidad.

¿Cómo se logra retener el talento en Aragón?

Como en cualquier otra comunidad: siendo competitivos y humanos. Las personas ahora somos las que decidimos nuestro rumbo, si quedarnos o no con una empresa, si emprender o trabajar por cuenta ajena, si quedarnos en la ciudad o marcharnos… Por ello desde las empresas debemos fidelizar nuestros equipos con diversas cuestiones: buenos planes de carrera, buenos planes formativos, buenas condiciones y ambientes de trabajo que supongan un estímulo y una motivación para ellos. Eso sí, también debemos exigir que respondan en base a lo que les ofrecemos. Debe ser una relación de beneficio mutuo.

¿De qué modo desde AJE se facilita o se apuesta por la conciliación?

Esta es una causa que, como muchas otras, lo que aportamos es visibilidad, información y normalidad. En una asociación en la que somos personas jóvenes, contamos con la apertura mental necesaria para ello porque todos estamos construyendo nuestras vidas y sabemos que tan importante es la parte profesional como la personal. Estamos llenos de realidades de personas solteras, parejas, familias con un hijo, con varios, personas con sus padres mayores o fuera de la ciudad, personas que compaginan su trabajo con la docencia, con la formación… Son realidades que debemos escuchar e impulsar.

¿Han implantado el teletrabajo desde AJE? ¿Y sus miembros?

En AJE Zaragoza tenemos flexibilidad para conciliar según necesidades, claro. Y nuestros miembros tienen situaciones y realidades muy diferentes. Pero sí, teletrabajar y flexibilizar jornadas es una opción existente y es una opción a la que ya no podemos renunciar.

Usted trabaja en Mercurio Abogados. ¿En qué está especializada y qué es lo que más disfruta de su trabajo?

Estoy especializada en Derecho Mercantil y, particularmente, en Derecho de Sociedades. Lo que más me llena de mi trabajo es poder ayudar a otras empresas y personas que se sienten perdidas o que necesitan un asesoramiento muy específico para sus marcas, me hace sentir bien poder aportarles en este sentido y allanarles el camino de sus empresas.

AJE Zaragoza somos una piña, nos apoyamos los unos a los otros porque todo lo basamos en la relación de aporte al otro.

Asimismo, usted es miembro fundador de ARABAN, ¿cuáles son sus fines?

Acercar la inversión aragonesa a las ideas de nuevas empresas en Aragón. Tenemos talento y capital y no está bien conectado, eso es lo que tratamos de hacer desde esta red.

¿Cómo recuerda su etapa de estudiante?

Con mucho cariño. Apasionante. Fueron años de desarrollo personal y profesional intenso. Y marcaron mucho mi actual rumbo empresarial. Conocí con mucho interés el Derecho y el mundo empresa y pude tomar una decisión meditada y llena de amor a mi trabajo.

¿Qué valores familiares han marcado su carrera?

Ser buena persona y convivir en equipo con respeto y cariño son las pautas que me guían en mi vida personal y empresarial. No concibo la agresividad y el carácter despiadado en ninguna faceta de mi vida. El valor del equipo es esencial para cualquier proyecto, trabajo, núcleo familia, asociativo… Y ser buena persona es lo que marca la diferencia y hace que la esencia de cada uno de nosotros quede en cada proyecto y en cada etapa. Es más bonito vivir y trabajar así.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Me gusta mucho disfrutar de mi familia, pasar tiempo de calidad con los míos. También disfruto de tomarme un café con amigos y, si puedo, me gusta mucho escaparme a la montaña. El Pirineo Aragonés es de los lugares más espectaculares que tenemos en nuestro país. Leer y formarme en casa también es algo en lo que me gusta invertir mi tiempo.

 

Redacción AEA / LLM y Fotos: JF

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.