Empresas, economía y actualidad Entrevistas

José Antonio Ros (El Portal): «La comunicación interna que supone la cesta de Navidad es muy favorable para la relación entre empresa y empleados»

José Antonio Ros

CEO de Grupo Alimentación El Portal

Mucho ha cambiado El Portal desde que José María Ros fundó la empresa en 1968. En los últimos años, bajo la dirección de su hijo, José Antonio Ros, se han consolidado e incrementado las ventas llegando a multiplicar por doce la facturación, se han abierto diferentes líneas de negocio para diversificar su actividad y poco a poco van llegando a diferentes rincones del planeta. 

Pero si hay algo que se mantiene intacto es la ilusión con la que miles de personas reciben sus cestas cada Navidad.

Más de cuatro millones de productos componen las cestas y lotes navideños que El Portal vende cada campaña repartidos en más de 200.000 lotes navideños.  

Ros asegura que la pandemia no afectó negativamente a su trabajo, más bien al contrario, ya que el año pasado, más que nunca, muchos fueron los empresarios que quisieron asegurarse de que ningún empleado se quedaba sin un lote navideño que le alegrara unas fechas tan especiales y que en 2020 resultaron ser bastante atípicas y marcadas por las restricciones derivadas de la crisis sanitaria.

¿Cómo nació El Portal? Cuéntenos brevemente la historia de la empresa.

José María Ros, mi padre, fundó la empresa en1968, cuando la cesta de Navidad era una tradición totalmente incipiente, no sólo en Aragón, sino también en toda España. Él era director de banco y un auténtico entusiasta del mundo de la alimentación. Teníamos una pequeña tienda en un barrio de Zaragoza y allí comenzó a hacer sus pinitos. Después fue pionero en Aragón confeccionando los lotes para algunas de las empresas más importantes de nuestra región. 

Háblenos de su trayectoria profesional y cómo ha visto cambiar la empresa en el tiempo que lleva trabajando en ella.

Es una empresa familiar en la que empecé a trabajar cuando la dirigía mi padre, conocí los entresijos de la empresa desde dentro y desde abajo. Pasé por todos los puestos posibles de la empresa. Es cierto que era más pequeña que ahora. Al fallecer mi padre me hice cargo de la dirección del negocio y desde entonces ha cambiado muchísimo. Hemos multiplicado por doce la facturación, ha pasado de ser una empresa familiar, casi unipersonal, a tener una estructura de personas y red comercial y una diversificación por actividades mucho más grande que hace 20 años.

¿Cómo se pasa de ser una tienda de barrio a una empresa con un destacado crecimiento y con presencia en Madrid, Europa, Sudamérica y China?

Con el crecimiento económico de los 80, los lotes de Navidad y los regalos crecen en paralelo. El negocio, que en un principio era algo extraordinario y temporal, se convierte poco a poco en algo a tiempo completo que requiere mayores estructuras.

En el 1982, nos trasladamos a Utebo, en 2008, a Figueruelas y en el 2016 a Centrovia, donde actualmente tenemos nuestra sede productiva, oficinas centrales y plataforma logística en unas instalaciones de 20.000 metros cuadrados. También disponemos de delegación en Madrid, Andalucía y Cataluña y 149 puntos de distribución en España. 

Donde mayor crecimiento hemos obtenido en España ha sido en la gran distribución. También hemos crecido mucho en la exportación internacionalizando productos españoles en Asia, Iberoamérica y Europa e iniciando nuestra expansión en África.

¿A cuántos países exportan?

La exportación es un tema a largo plazo y todavía no es una pata nuestra pero estamos iniciando operaciones concretas en países como China, Japón, México, Cuba, Venezuela, Rusia y Francia. También estamos en contactos con República Dominicana. 

Aprovechamos nuestra capacidad de agrupar en una sola figura un montón de productos a un precio competitivo y la solución logística porque somos proveedores de multiproducto. Ese es el proyecto que estamos desarrollando.

La exportación es un proyecto de diversificación para nosotros, es muy lento y aunque llevamos 4 años todavía estamos en ello. Pensamos que a medio plazo ya podrá ser una línea de negocio interesante.

Por otro lado, trabajamos por toda España mediante distribuidores. Otro canal comercial son las grandes cadenas de alimentos, a algunas de las cuales les preparamos las campañas de Navidad y ellos ofrecen a su vez a sus clientes nuestro producto. Luego tenemos delegaciones en Aragón que es nuestra tierra, donde tenemos nuestro centro operativo; en Madrid, donde tenemos una delegación comercial propia con plataforma logística; Galicia, también tenemos una delegación comercial con una red de distribuidores controlada por nuestra delegación; y en Euskadi también tenemos una delegación con plataforma logística propia.

Exportamos diferentes productos, aunque nuestra la actividad principal son los lotes de Navidad.

¿Qué es lo más demandado en las cestas?

Un lote de Navidad se compone de productos típicos navideños: cava, turrones, dulces navideños mazapanes, polvorones), muy estacionales y asociados con la Navidad. También vinos tranquilos, no solo espumosos, puede llevar algún licor, suele llevar también productos un poco más gourmet: ibéricos, conservas de pescados y uno de los productos estrella que ha sido siempre el jamón, tanto serrano, como ibéricos o de D.O.P. Teruel.

Cuando la cesta tiene cierto valor, el jamón es uno de los primeros productos que se incluye.

¿Qué significa para el empleado de una empresa recibir una cesta en Navidad? ¿De qué modo cree que las cestas contribuyen a reforzar lazos con la empresa?

El concepto de aguinaldo viene de la época de los romanos y era un agradecimiento a las personas que colaboran contigo, no solo los empleados, sino también clientes, amigos. Para el empleado es un detalle de agradecimiento a su relación con la empresa y a su esfuerzo anual. Es un regalo gastronómico para que lo disfrute en casa con sus seres queridos. 

La comunicación interna que supone la cesta de Navidad es muy favorable para la relación entre empresa y empleados. Al final es un reconocimiento que, como lo disfrutas con los tuyos, refuerza esos lazos.

Un empresario, acudiendo a una empresa especializada del sector revaloriza el regalo. El empresario da mucho más de lo que le cuesta.

El suyo es un negocio estacionario, ¿venden productos fuera de estas fechas señaladas?

Sí. La empresa ha cambiado mucho en los últimos años y a pesar de que la Navidad sigue siendo nuestra actividad principal ya hemos buscado negocios para diversificar nuestra actividad y desestacionalizar un poco nuestra facturación.

Estamos en un continuo proceso de mejora: tenemos una plataforma que funciona muy bien de e-commerce; desde nuestro traslado a Centrovia, otra línea de negocio es la logística. Hacemos almacenamiento, manipulación y picking para empresas que necesitan externalizar esos procesos.

Con lo cual, vamos desestacionalizando la concentración de la facturación.

¿Cómo combinan innovación y tradición en los lotes?   

A lo largo de estos años hemos intentado implantar una filosofía innovadora con respecto a lo que había, y creo que la gente lo está aceptando muy bien. Al receptor de lotes le gusta lo que habitualmente no consume y, partiendo de esta base, nosotros innovamos. Por ejemplo, desde hace muchos años trabajamos con cocineros para ofrecer maridajes; es decir, productos que, combinados, dan como resultado sabores sorprendentes. 

Además, lo acompañamos con sugerencias, con recetas; intentamos que el regalo tenga también esa parte didáctica. Sin duda, el jamón y los vinos y los espumosos junto con típicos productos navideños siguen representando la base de la composición de las cestas.

¿Intentan fomentar los productos aragoneses?

Sí, intentamos en la medida de lo posible incluir el mayor número posible de productos aragoneses en nuestras cestas. De hecho, tenemos un catálogo de regalos que distribuimos a las empresas aragonesas con productos exclusivamente aragoneses. 

Pero claro, vendemos en toda España, por eso también incluimos productos de otras comunidades. Pero en los catálogos nacionales intentamos que un número importante sea de Aragón. Ya que hay que tener en cuenta que Aragón tiene una excelente despensa en cuanto a vinos, embutidos, quesos, conservas…

¿Quiénes son sus principales clientes?  

Mayoritariamente empresas. Profesionales desde autónomos o pequeñas empresas hasta multinacionales. Llevamos 50 años aquí y trabajamos con muchos sectores: electrodomésticos, metal, automóvil, ingeniería etc. En Madrid proveemos al sector de la banca, los seguros, laboratorios farmacéuticos… En realidad, cualquiera que quiera hacer un regalo gastronómico en Navidad es un cliente para nosotros.

¿Dónde podemos adquirir sus productos?

A raíz de la pandemia y que mucha gente trabajaba de forma no presencial potenciamos la logística y el reparto a domicilio para facilitar a las empresas la distribución a sus empleados y compromisos del regalo que les querían hacer llegar en Navidad.

Además, tenemos plataforma online de venta (delportalatucasa.com) donde puedes adquirir regalos o productos de alimentación que nosotros comercializamos de forma regular en nuestros catálogos a través de la plataforma y con servicio a domicilio incluido.

¿Cuántas cestas vendieron el año pasado?

Casi 250.000.

¿Notaron muchos cambios el año pasado con la pandemia?

No. Lo que notamos es que los empresarios y la sociedad en general estaba muy sensibilizada con la pandemia. Y la gente quería regalar a sus trabajadores, aunque en muchos caos estuvieran en casa. No querían que sus empleados se quedaran sin regalos de Navidad. No esperábamos que fuera un año tan bueno para nosotros.

El regalo de Navidad es algo tradicionalmente muy arraigado en la sociedad española, se agradece mucho y hace mucha ilusión y las empresas quisieron mantener viva esa ilusión en la gente y, por eso, el regalo no se vio muy afectado, todo lo contrario. Nos sorprendió. 

Tras más de 40 años dedicados a la elaboración de las estas de Navidad y la distribución de productos gourmet, ¿cómo enfocan la campaña de este año? ¿Y qué expectativas tienen para esta campaña?

Afrontamos la campaña con mucha ilusión. Afortunadamente estamos en un momento en el que no existe esa crisis sanitaria global. Entendemos que va a ser un final de año en el que la gente va a querer celebrar con mayor motivo este año si cabe. Estamos en expansión geográfica. Esperamos que sea una Navidad en la que experimentemos un crecimiento moderado, pero cierto crecimiento.

¿Qué novedades tienen preparadas para este año?

Este año hemos ampliado nuestras ramas de productos de marcas propias. Trabajamos con fabricantes reconocidos a nivel nacional y alguno internacional pero luego también tenemos una línea de trabajo y de negocio de productos propios donde con marcas propias (conservas de pescados, conservas vegetales, dulces, conservas cárnicas, vinos…). 

Participamos en el desarrollo, trazabilidad y calidad del producto y, así, al final tenemos un productos personalizado. Hemos ampliado mucho nuestra gama de productos vegetales, con algunos de denominación de origen. Hemos ampliado también la línea de conserva de pescados.

¿Podría hablarnos de su labor social?

Estamos involucrados en RSC porque entendemos que para la integración social el primer paso es la inserción. Por eso, hace muchos años y a través de diferentes asociaciones trabajamos la inserción laboral de las personas con discapacidad. Casi todos estos lotes tienen en parte de sus procesos colaboración o acción directa de grupos de personas con discapacidad que participan en la labor.

Redacción AEA

LLM / Fotos: JF

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.