Opinión

Tiempo de reencuentros

María Jesús Lorente Ocáriz

Presidenta de CEPYME Zaragoza

Septiembre huele al inicio de curso, a estreno, a empezar de nuevo, y yo sigo con esta costumbre, imagino heredada de mi etapa de estudiante tras las largas vacaciones de entonces, era el momento del cambio, de pasar a una clase nueva, de nuevas incorporaciones, de libros por estrenar y asignaturas a las que enfrentarte e incluso nuevos compañeros que se terminarían convirtiendo en amigos.

Como decía para mí esta costumbre sigue así, entiendo que el año comienza a la vuelta de las vacaciones, unas vacaciones que es verdad ahora son cortas a lo sumo 15 días, pero suficientes para recargar pilas.

Y la ilusión por enfrentarme a un nuevo curso sigue intacta y ahora con una nueva responsabilidad como presidenta de Cepyme Zaragoza.

Cuando en marzo de este mismo año accedía a este cargo ya lo dije, lo hacía con mucha ilusión, y también por sentido de la responsabilidad y el compromiso con mi entorno y después de estos primeros meses y con los días de vacaciones que me han permitido reflexionar sigo pensando igual, no me cabe más honor que estar al frente de una organización que aglutina tanto talento tanta innovación y tanto sentido del compromiso social.

No están siendo tiempos fáciles, vivimos todavía bajo los efectos de la pandemia Covid 19 y nuestras empresas son un reflejo de esta incertidumbre que nos ha tocado vivir.

Y si hay una palabra que nos defina esta es resiliencia, somos resilientes y a pesar de las dificultades que no se están llegando, no hemos perdido ni las ganas ni la ilusión, nuestro esfuerzo está siendo mayor, pero aquí estamos, defendiendo el orgullo de ser PYMES y sobre todo trabajando para que la sociedad reconozca nuestro valor y el sacrificio que esto supone.

Me gustaría que por un momento nos paráramos a pensar que sería de nuestras ciudades barrios y calles sin comercios, sin negocios sin bares ni restaurantes, las ciudades poco a poco morirían. Las pequeñas y medianas empresas, las micro pymes y los autónomos somos el motor de la economía; Ayudamos a vertebrar el territorio y asentamos población.

Este año el comienzo del curso viene con algunas dificultades: subida de la luz, siguen los ERTES, no llegan los suministros, siguen los aforos limitados y seguimos pendientes de los datos de incidencia de los contagios y como todo esto nos está afectando a la recuperación económica.  Pero también hay lugar para la esperanza, la vacunación sigue adelante y sin bajar la guardia y siendo responsables, hay cabida para el optimismo.

Y ahora es cuando ha llegado el momento de los reencuentros, de comenzar un otoño cargado de citas que se nos quedaron pendientes estos meses atrás, es el momento de poder de nuevo, y con todas las novedades que hemos ido incluyendo en nuestro quehacer diario, reencontrarse con amigos, compañeros de trabajo , y con toda esa  fuerza interior que nos hace salir adelante,  con el sueño de intentarlo de nuevo y con la esperanza compartida de luchar por ganar esta partida al futuro.

Es tiempo de Pymes.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.