Entrevistas Sociedad

Álvaro Calvo (Fotoperiodista): “La fotografía es una herramienta fantástica para documentar y narrar la realidad”

El fotoperiodista oscense Álvaro Calvo recibió el Premio Periodistas de Aragón-Ciudad de Zaragoza 2020 otorgado por la Asociación y el Colegio Profesional de Periodistas de Aragón y patrocinado por el Ayuntamiento de Zaragoza. 

El galardón reconoce la calidad y la sensibilidad del trabajo de Calvo sobre la lucha contra el coronavirus en Aragón. El jurado destacó la “tenacidad” y el “empeño” de Álvaro Calvo por “mostrar al mundo cómo Aragón se estaba enfrentando a la mayor crisis sanitaria y social que ha vivido Europa en las últimas décadas”

Enhorabuena por el Premio Periodistas de Aragón Ciudad de Zaragoza. ¿Qué ha supuesto para usted este premio?

Ha supuesto una grandísima alegría, ya que es el reconocimiento desde la Asociación y colegio oficial de periodistas de Aragón a un año muy intenso de trabajo documentando la pandemia del Covid-19 en Aragón, y eso tiene un sabor especial, porque llega desde los propios compañeros y desde tu tierra. Muy satisfecho y agradecido.

Se le ha otorgado este galardón por su trabajo fotoperiodístico sobre la pandemia. ¿Cómo ha sido, a nivel profesional y personal, documentar la pandemia?

Es una gran oportunidad, tanto vital como profesional, documentar fotográficamente las historias de muchas personas que han vivido y viven la pandemia directamente. Cuando estás fotografiando todas estas situaciones, también las estas compartiendo a través de tu cámara y eso crea un lazo emocional con los hechos fotografiados y también con las personas. 

Tanto de las situaciones positivas, como de las negativas. Tus fotografías crean una posición de tu manera de ver el mundo, e intento ver el mundo con empatía, solidaridad y respeto hacia los demás.

Un grupo de trabajadores sanitarios atiende a un hombre infectado con Covid-19 en la UCI del Hospital San Jorge el 19 de noviembre de 2020 en Huesca, España. Al igual que muchos países de Europa, España se enfrenta a una segunda oleada de infecciones por coronavirus, que está ejerciendo presión sobre los servicios sanitarios del país. (Foto de Álvaro Calvo / Getty Images).

Háblenos un poco de su trayectoria profesional.

Diría que es una trayectoria muy natural. Tras mis estudios de fotografía en la Escuela de Artes de Huesca, comencé haciendo unas prácticas en verano en El Diario del Alto Aragón en Huesca, y tuve la suerte de que mi trabajo gustó y comencé a trabajar como colaborador haciendo algunos encargos. A partir de ahí, fui pasando por diferentes medios como Heraldo de Aragón o Agencia EFE. 

Más tarde me fui a Madrid para hacer un Máster en PIC.A Escuela Internacional Alcobendas PHotoEspaña y especializarme en la realización de proyectos fotográficos, y hasta que en 2018 comencé a trabajar como fotógrafo corresponsal en Aragón de la agencia internacional Getty Images. 

Llevo más de 15 años trabajando como fotógrafo freelance y haciendo muchos encargos distintos para medios de comunicación, empresas privadas o instituciones, pero siempre vinculado a la fotografía foto-periodística y documental, y el fotógrafo que soy hoy es el resultado de todas estas experiencias.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?

Sin duda tener la oportunidad de convivir y conocer de primera mano las historias que fotografías. La cámara te da acceso a historias muy diversas y muy personales que de otra manera no podrías experimentar. 

Poder dar visibilidad internacional a través de mi agencia, a las diversas historias de las gentes de Aragón es una gran satisfacción, a la vez que una gran responsabilidad, puesto que el fotógrafo tiene que ser testigo de los hechos que relata sin intervenir, tiene que ser silencioso e intentar contar las historias de la manera más objetiva y respetuosa posible.

Daniel y Pilar (I.), y otros dos familiares (D.) dan el último adiós a su hermano y a su tío, respectivamente, fallecido porCovid-19, momentos antes de ser incinerados por Pedro, incinerador del crematorio de Torrero, el 13 de abril de 2020 en el cementerio de Torrero de Zaragoza. (Foto de Álvaro Calvo / Getty Images)

La fotografía social ocupa una buena parte de su trayectoria. ¿Es cierto que para contar ciertas realidades vale más una imagen que mil palabras?

Creo que la fotografía es una herramienta fantástica para documentar y narrar la realidad, y que las buenas imágenes tienen la capacidad de emocionar, de enganchar y de mostrar muchos matices de las situaciones fotografiadas en un solo fragmento, en un breve instante. Las buenas fotografías se quedan instaladas en la memoria.

Una persona como usted que ha vivido la pandemia en primera persona y que ha documentado algunos de los momentos más difíciles, ¿cómo vive la irresponsabilidad de las personas que o bien niegan el virus o bien no respetan las medidas?

En muchas ocasiones piensas en cómo se pueden sentir los sanitarios, los supervivientes, o los familiares de las víctimas que has tenido la oportunidad de fotografiar, y de los cuales conoces el grado de sufrimiento que siguen experimentando. 

No es agradable ver o conocer ciertos comportamientos, pero también es cierto, que cada persona ha vivido esta pandemia de manera muy distinta, y cada cual tiene su nivel de conciencia al respecto y con el mundo. 

Nada tiene que ver la experiencia de una enfermera de la UCI, que cada día ha tenido que vérselas de frente con la muerte que este virus provoca en las personas más vulnerables, a la experiencia de personas que, por ejemplo, no han querido informarse o únicamente han visto la pandemia a través de redes sociales. Creo que, si este virus hubiese afectado a todos por igual, tanto a personas mayores como a personas jóvenes, el resultado de muchos comportamientos hubiese sido muy distinto.

Redacción AEA/LLM

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *