Entrevistas Sociedad

José Antonio Mayoral: “No queremos que nadie se quede fuera de la Universidad por motivos económicos, para ello incrementaremos becas y ayudas”

José Antonio Mayoral
Rector de la Universidad de Zaragoza

José Antonio Mayoral fue reelegido rector de la Universidad en diciembre, un cargo que ocupaba desde abril de 2016. Las primeras acciones que está llevando a cabo en este nuevo mandato están enfocadas a asegurar que la docencia y la investigación puedan llevarse en este segundo cuatrimestre del curso con la mayor normalidad posible.

Entre sus objetivos inmediatos está evitar que ningún alumno se quede fuera de la Universidad por motivos económicos, continuar e intensificar la implementación de la Agenda 2030 y apostar por la investigación, entre otros muchos temas. Mayoral es consciente de los numerosos retos que su equipo tiene por delante y de la flexibilidad que necesitarán para afrontarlos.

Enhorabuena por su reelección. ¿Cuáles están siendo sus primeras acciones?

Las primeras acciones están dirigidas a asegurar que la docencia y la investigación se puedan a llevar a cabo en el segundo cuatrimestre de este curso con toda la normalidad posible y a evitar por todos los medios que los estudiantes se queden atrás en los estudios por los efectos adversos de la pandemia.

En las elecciones solamente votó un 17% de todas las personas llamadas a hacerlo y el estudiantado fue el colectivo menos movilizado. ¿A qué cree que se debe esta baja participación? ¿Cómo se consigue involucrar al alumnado?

Efectivamente, la participación en el sector de estudiantes ha sido mucho menor que en el PAS y el PDI (en el sector de profesorado doctor con vinculación permanente superó el 85%). Aun así, la participación ha sido superior a la de las últimas elecciones con más de un candidato, las que tuvieron lugar en 2012. 

La baja participación de los estudiantes es habitual en todas las universidades, pero no por eso debemos olvidar que es una cuestión muy importante, que debemos intentar resolver. Por nuestra parte, vamos a aumentar y potenciar los canales de comunicación con los estudiantes, y a incentivar su participación activa en los distintos órganos de gobierno y de representación.

‘Unizar eres tú’: su proyecto para esta nueva etapa pone al estudiante en el centro. ¿Qué medidas contempla en este sentido?

Nuestro objetivo es doble. Por una parte, que nadie se quede fuera de la Universidad por motivos económicos, para lo que vamos a incrementar las becas por causas sobrevenidas y las ayudas para gastos de materiales. Por otra, que nadie sea discriminado, para lo que seguiremos impulsando la atención a la discapacidad, la igualdad de género y desarrollando el plan estratégico LGTB+. También queremos mejorar la empleabilidad del estudiantado.

¿Qué puede contarnos de su equipo de rectorado?

Va a haber una renovación importante con respecto al anterior. Queremos combinar las nuevas ideas con la experiencia. Las personas que se incorporarán la tienen en otros ámbitos de la gestión universitaria, que ahora podremos aprovechar en beneficio de toda la Universidad. Y quiero resaltar que en este equipo el talento femenino está muy bien representado.

¿Qué acciones pondrán en marcha en estos cuatro años para dar cumplimiento a los objetivos de la Agenda 2030?

Ya hemos trabajado en esta línea en los últimos años: venimos trabajando en deporte y la vida saludable, en acción sobe el clima hemos logrado reducir el consumo energético, de agua y de las emisiones de CO2, en más de un 90%, la energía que consumimos proviene en su totalidad de fuentes renovables y la nueva Facultad de Filosofía y Letras será el primer edificio de Aragón casi neutro en emisiones. 

Trabajamos también las políticas de atención a todo tipo de diversidad y necesidades especiales, el plan de igualdad, la participación en Mujeres por África y la atención a los refugiados, o los pliegos de contratación se orientan en esta dirección. Pero se precisa además de un tratamiento específico, inserto en la Planificación Estratégica de nuestra Universidad, que marque la ruta en este sentido hacia 2030, poniendo en el centro el cumplimiento de estos objetivos, impulsando en esta dirección formación, investigación y transferencia, pero también políticas sociales y políticas internas. 

Una ambiciosa propuesta sobre la mejora de la eficiencia energética de nuestros edificios y campus, con un impulso decidido de la autogeneración, se ha presentado al Gobierno de Aragón de cara a la captación de fondos europeos en la financiación de la transición hacia una economía verde.

En la campaña, usted incidió en que apostaría por la investigación. ¿Cómo va a potenciarla?

Con varias medidas: incremento en al menos un millón de euros anuales de los  programas propios de investigación, de cara a mejorar que las políticas propias de investigación y que incluya, al menos, contratos pre- y postdoctorales, proyectos y captación de talento; es importante completar el mapa de institutos universitarios de investigación y negociar con el Gobierno de Aragón un nuevo contrato-programa para su financiación; reforzar contratos-programa en líneas de interés común; posicionar un instituto de investigación como Centro de Excelencia… Son muchas las medidas que contemplamos en nuestro programa.

¿Se va a apostar por el relevo generacional? Las personas que están finalizando actualmente su tesis, ¿tienen opciones suficientes y de calidad para quedarse en la universidad?

El proceso de rejuvenecimiento pasa por la captación de profesorado ayudante doctor, pues otras fórmulas solo son realizables de manera muy parcial, debido a los procedimientos de estabilización y promoción del profesorado universitario. El personal investigador en formación debe ser el caladero más importante donde captar futuros profesores, adquiriendo el compromiso de facilitar su incorporación. Para lograr esta acción se negociará el apoyo del Gobierno de Aragón, mediante un contrato-programa.

¿Tienen intención de modificar o mejorar el sistema de plazas, el acceso a puestos de docencia en la universidad y la figura de los asociados?

Vamos a simplificar las normativas de contratación. La aplicación durante la pandemia de las diversas normativas ha puesto de manifiesto la necesidad de simplificarlas y adaptarlas, por lo que vamos a negociar una nueva normativa única reguladora.  Por lo que respecta a los asociados, el rejuvenecimiento de la plantilla y la incorporación de personal a tiempo completo llevará como contrapartida la adecuación de esta figura a su planteamiento natu­ral, que debe ir acompañada de fórmulas tanto para su dignificación salarial como para la oferta de plazas de profesorado permanente.

Además del envejecimiento de la plantilla, en los debates previos a la elección de rector se trataron otros temas como el exceso de burocracia. ¿Tomarán alguna medida en este sentido?

Por una parte, tenemos que llevar a cabo una revisión a fondo de nuestros Estatutos, para adecuarlos a las nuevas necesidades. Por otra, vamos a proceder a racionalizar y simplificar los procesos administrativos, siguiendo con la mejora de la administración electrónica y eliminando la burocracia interna. Sin embargo, no podemos olvidar que muchas de las normas que incrementan la burocracia son externas, por lo que es preciso que se proceda a una revisión del modelo a nivel general.

Uno de los proyectos más interesantes y ambiciosos en los que está involucrada actualmente la universidad es el proyecto UNITA, una alianza con otras universidades europeas. ¿En qué consiste este proyecto y qué supone para la universidad y sus estudiantes participar en una iniciativa así?

UNITA tiene como objetivo aumentar la movilidad de toda la comunidad universitaria (hasta un 50% de movilidad, física y virtual, entre los egresados), creando para ello ventanas de flexibilidad que faciliten la ejecución y la gestión de los intercambios, clases virtuales, mayor reconocimiento de la movilidad para el personal, la movilidad en el mundo rural.

Sitúa al estudiantado en el centro de la formación, vinculándola más estrechamente a la investigación y el desarrollo sin olvidar la iniciación al emprendimiento, reforzando su dimensión multilingüe y dotándola de una gran movilidad física, virtual o combinada apoyada por mecanismos automáticos de reconocimiento de créditos, titulaciones comunes. Con impartición de micro-credenciales, escuelas de verano, circuitos doctorales específicos, y abiertos a la participación social y del estudiantado (a través de prácticas y espacios de coworking).

Para los investigadores implicará el acceso a mayor financiación, especialmente para proyectos vinculados al desarrollo regional en las tres líneas directoras del proyecto: Patrimonio cultural, Energías renovables y Economía circular.

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Se reunió recientemente con la consejera Maru Díaz para negociar el próximo acuerdo-programa donde se contemplarán la financiación y las nuevas estructuras de la universidad. Ambos coincidieron en que la mejora de la financiación es el principal reto. ¿Llegarán las negociaciones a un resultado satisfactorio para la Universidad?

Eso esperamos. Una Universidad bien financiada es imprescindible para el desarrollo económico y social de Aragón.

Este año, la universidad ha tenido que realizar un sobreesfuerzo económico por la pandemia. ¿Cuáles han sido los principales asuntos que han tenido que atender?

Hemos estado en permanente contacto con las autoridades sanitarias, para aplicar en la Universidad las medidas de prevención necesarias. Ha sido necesario adecuar nuestras actividades, especialmente en lo relativo a la enseñanza no presencial y a los procesos de evaluación. Por ejemplo, se han proporcionado ordenadores, tabletas y soluciones de conectividad y se han instalado cámaras en numerosas aulas.

Además del esfuerzo económico, ¿cómo está afectando el Covid-19 al día a día de la universidad, sus trabajadores y sus estudiantes?

Hemos contado con una colaboración muy amplia de la comunidad universitaria, que ha sabido adaptarse a las nuevas necesidades. Afortunadamente, no se ha detectado ningún caso de contagio en la propia Universidad.

Háblenos del Fondo Solidario Covid-19.

Somos conscientes de que algunos de nuestros estudiantes se encuentran, como consecuencia de la crisis generada por la pandemia, en situación de dificultad económica. Por ello, hemos creado este fondo, cuya gestión se lleva a cabo de forma similar a las actuales ayudas de la Universidad para situaciones sobrevenidas. En función de la situación de cada solicitante se determina el tipo o tipos de componentes de las ayudas, como son gastos de matrícula, residencia en localidad distinta al domicilio familiar, material asociado a los estudios…

¿Va a optar la Universidad de Zaragoza a fondos europeos de recuperación?

Si, vamos a optar en la consecución de los fondos ‘Next Generation EU’, cuyo objeto es ayudar a reparar los daños económicos y sociales causados por la pandemia. Estamos trabajando en ello en las dos líneas maestras, sostenibilidad y digitalización. También participamos en muchos proyectos promovidos por el sector empresarial.

¿Cómo prevé que acabará el curso en lo relativo a presencialidad?

El curso acaba en septiembre y, en la actual situación, es difícil aventurar qué ocurrirá en la Universidad de Zaragoza o en cualquier otro ámbito. Pero si la vacunación va a buen ritmo, esperamos poder ir retomando cada vez más actividad docente de forma presencial. Porque no hay que olvidar que el contacto social es fundamental para el desarrollo de nuestro estudiantado y para el bienestar emocional de las personas.

La Universidad de Zaragoza es de formación presencial, pero ¿prevén implantar titulaciones online o semipresenciales?

Somos una Universidad presencial, pero cada vez va a ser más necesario implementar medidas para la impartición de enseñanzas online o semipresenciales. La puesta en marcha de UNITA nos va a permitir avanzar mucho en esa línea. Pero, junto a ella, vamos a trabajar intensamente en el campo de la formación permanente (Life-Long Learning) que, por sus propias características, se adapta bien a ese tipo de enseñanza. De ahí nuestra apuesta por la creación de un nuevo Vicerrectorado, de Educación Digital y Formación Permanente.

Este curso se han puesto en marcha los másteres de referencia, de carácter internacional. ¿Qué beneficios aporta a un estudiante cursar uno de estos estudios?

Estos másteres van a ser un elemento diferenciador de nuestra Universidad. Tienen un número mínimo de créditos de 90 ECTS, para facilitar su reconocimiento internacional y la movilidad de sus estudiantes, ya que hasta ahora los másteres ofertados no contaban con ese reconocimiento, al tener solo 60 créditos ECTS. Además, abordan asuntos de gran proyección de futuro, con alta demanda laboral, como son los casos de la Economía Circular, la Robótica, la Física del Universo o la Biotecnología para Estudio de Nuevos Medicamentos.

¿Cómo están yendo las obras de la Facultad de Filosofía y Letras? ¿Cuándo estarán acabadas?

Las obras de la Facultad siguen el ritmo previsto y en este momento están muy avanzadas. A pesar de la incidencia que ha tenido la pandemia en la marcha de los trabajos, se mantienen la inauguración de la Facultad para el curso 2022-2023.

Una vez finalizadas, ¿qué facultades se reformarán después?

Vamos a elaborar un Plan de Infraestructuras 2021-2025, que incluirá numerosas obras de mejora de instalaciones. Por citar algunas: las de la Facultad de Medicina, la parte que conserva la Universidad del antiguo Seminario de Huesca, la finalización de las obras en la Facultad de Empresa y Gestión Pública de Huesca, el uso universitario de los terrenos de las Escuelas Anejas en Teruel, la rehabilitación de los colegios mayores en Huesca y Zaragoza, el Edificio CEQMA (en colaboración con el CSIC), la adaptación del antiguo edificio de Clínica Veterinaria para albergar el Instituto Agroalimentario de Aragón, la adaptación de la antigua Escuela de Magisterio…

¿Va a tener repercusión la llegada de Amazon en los grados ofrecidos en Unizar?

Sin duda la llegada de Amazon afectará a los ámbitos de formación y de innovación en su conjunto, seguramente afectará más a la oferta de posgrado que a la de grado, aunque la oferta se modulará en función de las necesidades que se vayan generando.

¿Es la colaboración privada una opción de cara a la financiación de la universidad?

Tenemos una relación importante con las empresas de nuestro entorno, y cada vez mayor con las de ámbito nacional e internacional. Pero esta financiación es de carácter finalista, para proyectos de interés común. No puede pensarse en este tipo de financiación como alternativa a la financiación básica, que es la que debe de cubrir las necesidades permanentes de la Universidad y que ha de estar a cargo del Presupuesto de la Comunidad Autónoma y de otras instituciones del Estado.

¿Hay algún tema más que quisiera mencionar y por el que no le hayamos preguntado?

Estoy muy orgulloso del balance económico de mi mandato, de la posición de la Universidad de Zaragoza en los principales rankings de universidades, del esfuerzo por fomentar los ODS… Pero soy consciente de que los retos que tenemos por delante estos cuatro años son numerosos y nos obligarán a ser flexibles, a saber adaptarnos a las diferentes circunstancias. 

Mi equipo y yo hemos demostrado esa capacidad de adaptación desde que comenzó la pandemia y lo vamos a seguir demostrando por el bien de la Universidad de Zaragoza y de todo Aragón.

Redacción AEA /LLM

Fotografías: Pepe Fernández

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *