Empresas, economía y actualidad Entrevistas

Antonio Lacoma (Ibercaja): «Tenemos un magnífico equipo humano, como quedó demostrado durante la fase más dura de la pandemia, con una alta capacidad de adaptación»

Antonio Lacoma

Director Territorial de Ibercaja en Aragón

En esta entrevista nos adentramos en Ibercaja de la mano del director territorial de la entidad en Aragón, Antonio Lacoma, y gracias a él conocemos más sobre la idiosincrasia de esta delegación, así como de sus fortalezas y retos.

¿Podría contarnos brevemente cómo ha sido su formación y trayectoria profesional en Ibercaja y los diferentes cargos que ha ostentado?

Mi trayectoria profesional empezó allá por el año 1991, en Alcolea de Cinca donde desarrollé todos los puestos de una oficina bancaria desde empleado a director seis años después. Mi recorrido en Ibercaja continuó en Sariñena, localidad de la que prácticamente soy oriundo y a continuación en Monzón, en ambas plazas con cargo de director. En el año 2002 fui nombrado director de zona en la provincia de Zaragoza y tres años después, director de zona en Barbastro, para pasar desde ahí a responsable comercial de la Dirección Territorial de Aragón. En el año 2012 asumí la responsabilidad de ser director territorial de Zaragoza y, tres años después cuando se unieron las territoriales de Zaragoza y Aragón fui nombrado director territorial de Aragón.

Desde el minuto cero, Ibercaja me formó con innumerables cursos internos, de los que destacaría el programa de Mandos Intermedios con una duración de dos años y, como formación externa, realicé el Advanced Management Programme del Instituto de Empresa, entre otros.

¿En qué consiste la labor del director territorial?

Principalmente mi labor se focaliza en dirigir un equipo de 1.208 personas en la actualidad, profesionales que componen el valioso capital humano de esta dirección territorial. Se trata de trasladar y hacer llevar a la práctica las directrices que marca el Banco en su estrategia en materia de política comercial, modelo de negocio y atención al cliente.

Al mismo tiempo, en dirección inversa, mi cometido también es recoger las opiniones, sensaciones y experiencias de los equipos comerciales, directores de zona, compañeros de la red para proponer mejoras o cambios, de manera que entre todos contribuyamos a lograr los objetivos previstos y planificados.

Se trata de una función muy exigente, teniendo en cuenta el sector donde desarrollamos nuestra actividad que es tan cambiante, comprometido y competitivo.

Hace tiempo que Ibercaja traspasó las fronteras de Aragón para convertirse en un banco nacional, pero ¿sigue estando Aragón en las raíces de esta entidad?

Efectivamente, Ibercaja es un Banco plenamente nacional, con presencia en las 50 provincias españolas y con una relevante implantación en la comunidad de Madrid y en Arco Mediterráneo. Pero, por supuesto, no olvidamos donde se hunden nuestras raíces, desde que en 1876 se creó la Caja de Ahorros de Zaragoza.

Nuestra sede y nuestros servicios centrales se localizan en Aragón… muy pocas Comunidades Autónomas acogen la sede de uno de los diez mayores bancos del país; pagamos aquí la mayor parte de nuestros impuestos; tenemos también aquí el parque principal de nuestros proveedores; y disponemos de una red de oficinas muy capilar que cubre la mayor parte del territorio de Zaragoza, Huesca y Teruel.

Además, fieles a nuestro origen como caja de ahorros, tenemos una especial sensibilidad social y territorial, que nos lleva a implicarnos en proyectos que promueven el desarrollo de Aragón.

Ibercaja ha impulsado y participado en los principales proyectos estratégicos para el progreso de la Comunidad. La nieve, la logística, la automoción, la agroalimentación, son algunos de los sectores en los que, a lo largo de la historia, la aportación de Ibercaja ha sido decisiva.

Y hemos sido, además, especialmente sensibles con el medio rural, con el objetivo de ayudar a frenar la tendencia recesiva, en actividad y población, que ha sufrido gran parte del territorio aragonés en las últimas décadas.

Igualmente, hemos sido muy activos en el plano social y cultural a través de nuestra Obra Social, hoy Fundación Ibercaja, a través del Museo Goya Ibercaja, el Patio de la Infanta o los miles de iniciativas de difusión cultural, refuerzo de la formación o asistencia a colectivos desfavorecidos así lo atestiguan.

Aragón está en nuestro ADN y mantenemos invariado nuestro compromiso con esta tierra, tal y como continuamos demostrando.

De hecho, la Dirección Territorial de Aragón sigue siendo la que más volumen y rentabilidad aporta al conjunto de la Entidad.

Así es. Ibercaja es líder en el mercado financiero aragonés, con cuotas que según el producto de que se trate se sitúan en el entorno del 40/45%, lo que supone una amplia distancia con el resto de nuestros competidores. El peso específico de la actividad del Banco en Aragón continúa siendo muy importante en el cómputo conjunto de Ibercaja, a pesar de tener dimensión nacional.

Somos la dirección territorial que gestiona un mayor número de clientes, aproximadamente un millón de personas confían en nosotros aportando un volumen de actividad de 39.500 millones de euros.

¿De qué más puede presumir la dirección territorial de Aragón?

Tenemos un magnífico equipo humano, como quedó demostrado en particular durante la fase más dura de la pandemia, con una alta capacidad de adaptación. Somos un equipo cohesionado, flexible, que se adapta a todas las circunstancias por muy complicadas que sean.

La motivación y el compromiso de cada una de las personas que integran este gran equipo conforman nuestras señas de identidad.

¿En qué servicios y productos destacan con respecto a su competencia?

Intentamos que sea en todos, pero tenemos marca de especialización principalmente en la gestión de activos, donde contamos con una cuota de mercado muy superior a la que nos corresponde por tamaño. Me gustaría realizar una reflexión en este punto ya que, el porcentaje de aragoneses que es partícipe de un fondo de inversión o un plan de pensiones es muy superior al de otras regiones españolas. Esto se debe, precisamente, a Ibercaja Gestión, gestora de fondos de inversión que se creó hace más 30 años y que ocupa el séptimo lugar en el ranking del sector, y a Ibercaja Pensión, gestora de planes de pensiones, que es la cuarta de su sector.

Otro de los productos dirigidos a las familias en el que hemos logrado una clara especialización es el préstamo hipotecario, habiendo financiado el acceso a la vivienda de miles de aragoneses, tanto en vivienda protegida, como libre y segundas residencias.

También, en banca de empresas estamos consiguiendo una clara diferenciación, gracias a las iniciativas que en los últimos años hemos puesto en marcha para situarnos a la vanguardia del sector con nuestra oferta a este segmento de clientes. Además de los centros de negocio especializados en la atención a grandes compañías que hemos puesto en marcha, creábamos hace cinco años Más Empresa, un ecosistema formado por empresas, emprendedores, start ups que comparten experiencias y conocimientos para avanzar en los ámbitos y tendencias más actuales para las empresas. Y en este último año, con la llegada de los fondos Next Generation, hemos llegado a diferentes acuerdos para facilitar a las empresas el acceso a las convocatorias de estos fondos con servicios de asesoramiento especializado y acompañamiento en todas las fases del proceso.

Somos una entidad de referencia en el mundo agro en Aragón. Precisamente la capilaridad de nuestras oficinas, la cercanía y proximidad en las zonas rurales nos ha llevado a acompañarles en su día a día y a ser conocedores de la realidad de este mercado, hasta alcanzar la especialización que hoy tenemos. Una especialización que se hace más patente en las 116 oficinas caracterizadas como oficinas ‘Ibercaja Agro’, donde, tano nuestra oferta de servicios como los profesionales están especializados en cubrir las necesidades del sector agroalimentario, en el que hoy tenemos más de 30.000 clientes activos en la Comunidad.

Actualmente, están reestructurando su red de oficinas debido a la escasa población en algunas zonas y el avance de la digitalización. ¿Cómo afecta esta reestructuración de oficinas a los municipios más pequeños?

Aragón tiene el 3% de la población española y el 10% del territorio. Los datos reflejan el desequilibrio que sufrimos en términos de densidad poblacional. Esta situación es especialmente acuciante en algunas zonas de la región, con municipios con un censo muy reducido y en clara recesión.

En estas localidades hemos sido, en muchas ocasiones, el “último mohicano” ya que se habían cerrado todos los establecimientos y nosotros nos estamos viendo obligados a dejar los locales donde prestábamos servicios.

¿Qué medidas están creando para favorecer que las localidades más pequeñas sigan recibiendo servicios bancarios?

En nuestro caso, somos un banco con origen caja de ahorros por lo que dejamos sólo la presencia física de estas localidades cuando es totalmente inviable. Sin embargo, establecemos medidas encaminadas a evitar la exclusión financiera de los clientes que viven en estas poblaciones, como son servicios como el cash-back y correos-cash. También nuestros equipos comerciales se desplazan a casa de los clientes para el caso de operatorias más complejas y ponemos a su disposición el canal telefónico y nuestros canales digitales, como la app de banca móvil o la banca on line en el pc.

La digitalización es un avance, pero asusta a sectores de población de más avanzada edad o que estén menos familiarizados con lo digital. ¿Cómo tratan de suplir esto?

En Ibercaja tenemos muchos clientes de edad avanzada y para ellos, el principal canal de atención sigue siendo las oficinas. En Aragón disponemos de 331 oficinas distribuidas en 261 localidades.

Desde hace tiempo tratamos de trasladarles las ventajas del uso de la tarjeta o la banca electrónica para ciertas transacciones más cotidianas y sencillas, así como confianza y seguridad sobre el uso de estos canales alternativos. También disponemos de un canal de atención telefónica que les hace más sencillo y seguro a estos clientes la operatoria con la Entidad.

Para los más mayores con dificultad de acceso a los entornos digitales, llevamos a cabo con Consejo Aragonés de las Personas Mayores (COAPEMA) una serie de cursos introductorios a la relación con nuestra banca online y también, disponemos de una versión de app móvil denominada “Modo iniciación” que permite a los usuarios mayores operar de una forma más intuitiva. Precisamente, para la determinación de las funcionalidades de la aplicación y su desarrollo, Ibercaja contó con la COAPEMA, conocedores de las necesidades e inquietudes de este segmento de clientes ante las nuevas tecnologías y al uso de éstas en el ámbito financiero.

Actualmente vivimos una coyuntura algo compleja (pandemia, guerra en Ucrania, subida de costes). ¿Cómo está afectando a Ibercaja y a sus clientes?

Estábamos saliendo de una muy complicada situación que nos ha dejado la pandemia y, en plena recuperación, se han ido sucediendo una serie de acontecimientos negativos. Lógicamente, el ritmo de recuperación va a ser menor que el previsto, la inflación va a estar por encima de sus niveles de equilibrio durante los próximos trimestres y la volatilidad se va a instalar durante un tiempo en los mercados financieros. Aun así, no debemos caer en el pesimismo puesto que las previsiones siguen siendo positivas para el crecimiento del PIB para los años 2022 y 2023.

¿Prevé que haya a corto plazo subida de tipos de interés?

Desde luego. En un entorno con niveles de inflación tan elevados, los bancos centrales están tomando medidas contractivas de política monetaria. Por un lado, están disminuyendo la cantidad de dinero en circulación y por el otro, incrementando los tipos de interés para atajar las tensiones inflacionistas.

La Reserva Federal en Estados Unidos está yendo por delante a la hora de poner en marcha estas medidas ya que están soportando mayores tensiones inflacionistas que los países europeos. No obstante, todo apunta a que el Banco Central Europeo tomará una decisión al respecto en su reunión del próximo mes de julio.

Así que, en los próximos meses, dejaremos atrás un marco de tipos de interés negativos que ha estado vigente desde 2016 hasta hoy.

¿Cómo está afectando la inflación a las empresas y a los particulares?

El primer impacto es la merma en la capacidad adquisitiva por la vía de una disminución de la renta disponible. En el caso de las empresas, el incremento de costes que están soportando por el aumento de precios de muchas de las materias primas no pueden trasladarlo a sus clientes y, en consecuencia, están teniendo una disminución de su margen operativo. Por parte de las familias, el encarecimiento de la cesta de la compra está disminuyendo su capacidad de consumo.

La inflación es un “ladrón” muy silencioso para las rentas de las empresas y los individuos.

¿Cómo se llega desde la pequeña localidad oscense de Lastanosa, cercana a Sariñena, a ser director territorial de Ibercaja?

Con mucha dedicación, pasión, esfuerzo y también con “un poco” de suerte: estar en el momento oportuno, en el lugar adecuado. Pero sobre todo teniendo la fortuna de haber coincidido siempre con compañeros que son excelentes personas y grandísimos profesionales.

¿Hay algo que quiera añadir?

Me gustaría trasladar que lo que estamos consiguiendo en la dirección territorial de Ibercaja en Aragón no sería posible sin el magnífico grupo de profesionales que tengo la suerte de liderar.

En un mercado tan competido, exigente y complejo, solamente se pueden obtener resultados positivos y mantener nuestras elevadas cuotas de mercado, gracias al máximo alineamiento y rendimiento de todos y cada uno de los miembros del equipo.

Por ello, desde estas líneas, aprovecho la ocasión para agradecer a todas las personas de esta dirección territorial su implicación y compromiso en el gran proyecto de Ibercaja.

Redacción AEA (LLM)

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.