Covid y empresas Opinión

¿Cuándo se acabará la Covid-19?

Nacho de Blas
Profesor Titular de la Facultad de Veterinaria, Universidad de Zaragoza

http://winepi.net/covid19.htm

Probablemente nunca. Seguramente les parecerá un poco pesimista mi respuesta a la pregunta que da título a este artículo. Quizás reformulando la pregunta se queden un poco más tranquilos. ¿Cuándo se acabará la pandemia de Covid-19? En este caso mi respuesta es más optimista, ya que probablemente la pandemia podría declararse finalizada en 2023, como tarde en 2024.

Aunque ese plazo está condicionado a que no aparezca una nueva variante de SARS-CoV-2 que sea más virulenta y/o que sea capaz de sortear nuestras defensas inmunológicas que tanto nos han costado adquirir (bien por vacunación, bien por infección). En esa poco probable situación (pero posible) tendríamos que poner a cero el contador y replantearnos endurecer las medidas preventivas que ya han ido quedando en el olvido.

Entonces, ¿por qué afirmo que Covid-19 no va a terminar? Porque el virus que la causa no va a desaparecer. No sólo está adaptándose de forma continua para ser cada vez más transmisible (algunos afirman que la variante Ómicron BA.2 es el virus humano más transmisible descrito, incluso más que el virus del sarampión), sino que ha conseguido ampliar su rango de hospedadores animales que actúan como reservorio. 

La ausencia de reservorios animales es uno de los requisitos clave para plantear la erradicación de un patógeno. Merece la pena recordar que sólo se ha conseguido erradicar una enfermedad que afectaba a los humanos: la terrible viruela que durante miles de años asolaba ciudades completas. Ahora estamos camino de erradicar la poliomielitis ya que sólo se registran casos esporádicos del tipo 1 en Paquistán y Afganistán (el tipo 2 fue erradicado en 1999 y el tipo 3 en 2012). 

Es importante destacar que sólo hay otra enfermedad que el hombre haya conseguido erradicar, aunque en este caso atacaba exclusivamente a vacas y otros bovinos silvestres, y cuya erradicación se produjo en 2011 después de causar estragos en el ganado bovino durante miles de años. Por cierto, el virus del sarampión humano se originó tras un salto zoonótico del virus de la peste bovina en el siglo VI antes de Cristo, y a pesar de las vacunas todavía sigue presente.

¿Qué tienen en común las tres enfermedades que citaba anteriormente y que han llevado a implementar costosos programas de erradicación? Fundamentalmente tres factores: la enfermedad conllevaba altas mortalidades e importantes secuelas que impedían que se pudiera convivir con ella, no había reservorios animales diferentes del hospedador principal y existen vacunas que inducen una inmunidad potente y duradera.

La Covid-19 no presenta ninguna de estas tres características. Tras la primera onda epidémica ha mejorado enormemente el manejo clínico de los enfermos y la letalidad ha disminuido de forma significativa, aunque en mayores de 70 años sigue teniendo un pronóstico no demasiado bueno. El número de hospedadores animales aumenta continuamente: a los gatos y perros detectados en los primeros momentos se han ido uniendo diversas especies presentes en zoológicos (tigres, leones, leopardos, gorilas, hienas, hipopótamos…), visones (tanto los criados en granjas peleteras como animales silvestres), ciervos de cola blanca en Norteamérica y roedores. 

En el caso de los visones y los ciervos de cola blanca se han descritos saltos zoonóticos inversos, es decir, los animales se han infectado de las personas y luego han infectado de nuevo a otros humanos. En el caso de los roedores también hay sospechas sobre este comportamiento.

Por último, las vacunas actuales no parecen inducir una respuesta inmune excesivamente duradera (entre 6 y 12 meses, según el tipo de vacuna y la edad), aunque están siendo la herramienta clave para impedir que la infección evolucione hacia cuadros clínicos graves.

En estas circunstancias Covid-19 lleva el camino de convertirse en una más de las decenas de enfermedades infecciosas con las que nos hemos resignado a convivir.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.