Entidades Sociales

El comisionado para la infancia contrasta en ASAPME los problemas relacionados con la salud mental en la etapa infantojuvenil

Florencio García Madrigal visitó la sede esta asociación, que atienen a cerca de 1.200 personas

En uno de los edificios del Parque Delicias, en Zaragoza, se encuentra la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (ASAPME), cuya gerente, Ana López, ya advierte que el inmueble se ha quedado pequeño para el nivel de actividad que se desarrolla en su interior. 

El comisionado para la Infancia del Gobierno de Aragón, Florencio García Madrigal, lo pudo comprobar en una visita para conocer la incidencia de los trastornos mentales en la población infanto-juvenil.

Su historia y trayectoria la conoce muy bien Manuel Martínez, responsable del Departamento de Atención Infantojuvenil de ASAPME, cuya vocación por su trabajo queda más que patente desde el primer momento. “Pusimos en marcha el departamento en 2017 después de constatar que había mucho por hacer con personas de esta edad. 

Fue a la par que la creación por el Departamento de Educación del Teléfono de Atención al Menor contra el acoso escolar del que nos hicimos cargo en ASAPME. Un servicio en el que trabajamos cuatro psicólogos y damos respuesta inmediata las 24 horas del día, siete días a la semana”.

Estos mismos psicólogos también llevan a cabo actividades de formación y sensibilización en materia de salud mental, acoso escolar y convivencia.

Uno de las iniciativas más recientes que ASAPME es la puesta en marcha es el programa AIRE. Tras esta denominación se encuentra un proyecto de ayuda psicológica infantojuvenil para familias que carecen de recursos económicos. 

La atención que se presta a través AIRE está completamente supeditada a la financiación que la asociación es capaz de obtener. De ahí que se esté en una búsqueda constante de fondos para aumentar el número de jóvenes a los que se pueda tratar.

Sin ningún género de dudas, la pandemia ha dibujado un nuevo escenario. Desde ASAPME han constatado un incremento significativo de la demanda de atención psicológica, con un crecimiento cercano al 10% con respecto a los tiempos anteriores a la pandemia con la salvedad de que esta demanda alcanza un 18% por parte de quienes se encuentra en edad infantojuvenil. La asociación destaca que, además del número casos, preocupa especialmente el aumento de su gravedad.

Al programa AIRE subvencionado pueden acogerse las familias que lo necesiten y que, por escasez de recursos, no puedan pagar una consulta para sus hijos o hijas. A través de este servicio se atiende a unas 60 personas, el tope con la actual disponibilidad de personal y recursos.

“Es evidente que estos problemas de salud mental se radican en muchas ocasiones con la pobreza. Es una situación similar a la que se produce con la obesidad infantil o la exclusión digital, que también se ceban en las familias con menos renta y mayor precariedad. 

Por eso la labor de estas organizaciones tiene que estar apoyada por los gobiernos y es tan importante e insustituible”, opina Florencio García Madrigal, para quien, además, “es imperativo evitar la pérdida de talento con que se penaliza a la sociedad y al bienestar colectivo si se producen retrasos en la atención de los trastornos psicológicos de niños, niñas y adolescentes”.

Ana López explica que “en ASAPME estamos preparados para atender a estas personas, pero necesitamos más financiación para cubrir toda la demanda de atención que recibimos y que, en todos los casos, son necesidades que precisan de una atención inmediata. 

La salud mental hay que tratarla a edades tempranas porque si dejamos avanzar a los trastornos estamos favoreciendo que crezca una clase marginada socialmente”, opinión con la que coindice plenamente la presidenta de la Junta que gestiona ASAPME, Ana Iritia: “Es fundamental que la enfermedad mental se trate a tiempo”, asegura.

Sobre ASAPME

En ASAPME trabajan 80 personas, con un alto porcentaje de mujeres, repartidas entre varias especialidades que atienden diversos servicios, actividades, asesorías y hasta un club de ocio pasando por la atención domiciliaria a personas judicializadas.

Este nivel de actividad hace que por la sede ASAPME pasen alrededor de 140 personas diarias en demanda de servicios. En total, a través de este abanico de prestaciones, ASAPME atiende a unas 1.200 personas.

Fuente: Gobierno de Aragón

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.