Sociedad

Aragón pone en marcha una experiencia piloto para lograr la inclusión social de personas y colectivos vulnerables

El proyecto parte del convenio con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones e implica la inversión de 7,4 millones procedentes de los fondos europeos de Recuperación y Resiliencia

El Departamento de Ciudadanía trabajará junto a entidades locales y sociales en un programa que contempla proyectos de intervención comunitarios e individualizados

El Gobierno de Aragón va a poner en marcha, junto a las entidades sociales y locales de la Comunidad, un proyecto piloto de inclusión social que se basa en el trabajo con colectivos y con personas en exclusión o en riesgo de estarlo para trazar itinerarios que les permitan mejorar su situación. 

La iniciativa diseñada por el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales se enmarca dentro del convenio suscrito con el Ministerio Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, dentro del plan de recuperación europea que avalan los Fondos de Resiliencia. Dentro de este convenio, Aragón cuenta con 7,4 millones de euros para desarrollar su iniciativa.

“Somos conscientes que más allá de la prestación económica, la atención integral de las personas más vulnerables requiere de un conjunto de políticas que garanticen su derecho a la plena inclusión social y laboral y en ello, en un acompañamiento integral y multidisciplinar, se basa el programa piloto que vamos a poner en marcha en Aragón de la mano de las entidades locales y sociales de la Comunidad”, ha explicado la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, que ha detallado el proyecto piloto junto a la directora gerente del IASS, Noelia Carbó.

El programa piloto que ha presentado Aragón y que empezará a funcionar este mismo año pivota sobre dos ejes: la intervención comunitaria y los itinerarios integrales; en ambos casos garantizando el acompañamiento y seguimiento necesario para lograr esa inclusión. 

La población a la que va a dirigido es, en primer lugar, a aquellos beneficiaros del IMV o la PACIMV, que ya están en contacto con los servicios sociales, y también podrán acceder al programa persona que, estando en situación de riesgo o exclusión social, no son beneficiarios del IMV o la prestación aragonesa.

La directora gerente del IASSs ha expuesto los dos tipos de intervención que prevé el programa piloto. En primer lugar, los proyectos de intervención comunitaria, que persiguen –tal como ha subrayado Carbó- “trabajar la participación e interlocución social, mejorar la convivencia vecinal, la integración y normalización social de personas o familias, o el correcto acceso a la educación y la sanidad”. 

Estas intervenciones, centradas en colectivos, se van a llevar a cabo de la mano de las entidades locales (que podrán optar con sus proyectos a las subvenciones que se publicarán en las próximas semanas) y que llegarán a mil beneficiarios directos (y por extensión a toda la población en la que conviven).

Itinerarios integrales

Sobre el segundo eje de actuación, los proyectos personalizados de inclusión que se llevarán a cabo por medio de itinerarios integrales individualizados, buscan un trabajo más directo con la persona a la que se dirigen, e incluyen –en palabras de la gerente del IASS- “acogida, acompañamiento, formación, orientación o inserción”. En este caso, serán las entidades sociales, a través de conciertos, quienes desarrollen esta labor.

“Se trata –ha dicho Carbó- de un trabajo multidisciplinar para abordar desde varios contextos los problemas que pueden estar obstaculizando a una persona a alcanzar su autonomía, su integración social o estabilizar su situación laboral”. Por este motivo, los equipos de trabajo contarán con perfiles heterogéneos, que incluyen educadores, trabajadores sociales, orientadores, o psicólogos, entre otros profesionales.

El objetivo de esta parte del programa piloto que hoy se ha presentado es llegar a 2.000 beneficiarios, con quienes se pretende llevar a cabo un modelo de intervención integral y multidimensional, contando las diferencias entre la intervención y el control.

El objetivo, en ambos casos, tal como ha resaltado la consejera, es “contribuir a la promoción de la igualdad y de la inclusión social por medio de procesos de apoyo y lo que se busca con esta experiencia piloto es construir evidencias sólidas que nos indiquen cuál es el mejor camino a seguir”. 

De momento, se trata de una experiencia piloto, tal como viene marcada por el Ministerio y por los fondos europeos, cuyo resultado se podrá evaluar en 2024. Si estos resultados son satisfactorios y con las mejoras que con la práctica se evidencien, se articulará el Servicio Público Aragonés de Inclusión Social, cuyo desarrollo ya está recogido en el decreto que regula la Prestación Aragonesa Complementaria.

María Victoria Broto ha querido recordar que “la lucha contra la pobreza y la exclusión social en Aragón, ha sido y es un eje prioritario de actuación en la acción del Gobierno en los últimos años y que hoy está recogido en el Acuerdo de gobernabilidad y el acuerdo de investidura en el compromiso de impulsar y mejorar las condiciones de vida de los aragoneses, eliminando las desigualdades y haciendo de Aragón una comunidad próspera y desarrollada, que sitúe a las personas en el centro de las políticas públicas».

Fuente: Gobierno de Aragón

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.