Sociedad

La DPZ y la Universidad de Zaragoza lanzan la IV edición de su Erasmus rural, una iniciativa pionera que este año se ha replicado por toda España

Los programas Desafío y Arraigo buscan contribuir a que el talento llegue al medio rural facilitando que estudiantes universitarios hagan prácticas en empresas, instituciones y asociaciones de los municipios zaragozanos

En las tres primeras convocatorias participaron 79 jóvenes de 29 titulaciones distintas que tuvieron una experiencia laboral remunerada en 31 localidades. Este año ya hay más de 300 peticiones de estudiantes y unas 60 de entidades

La Diputación de Zaragoza y la Universidad de Zaragoza han puesto en marcha la IV edición del Erasmus rural con el que estudiantes universitarios hacen prácticas en empresas, instituciones y asociaciones de los municipios zaragozanos. 

Tras el éxito de las tres primeras convocatorias, en 2021 esta iniciativa pionera se ha empezado a replicar en toda España, de forma que tanto dentro como fuera de Aragón ya se han puesto en marcha al menos otros seis proyectos con idéntica filosofía.

Este año el Erasmus rural vuelve a contar con un presupuesto de 100.000 euros aportado por la DPZ tanto para el programa Desafío, dirigido a estudiantes universitarios, como para el programa Arraigo, enfocado a graduados que hayan acabado su titulación en los tres últimos cursos. 

En apenas un mes, ya se han recibido solicitudes de más de 330 jóvenes y de unas 60 entidades que quieren participar en esta cuarta edición, procedentes de 14 de las 17 comarcas de la provincia. La inscripción seguirá abierta hasta que se agote el presupuesto.

Los programas Desafío y Arraigo son una de las líneas de trabajo que ha impulsado desde su creación la Cátedra DPZ sobre Despoblación y Creatividad, la primera cátedra de este tipo que se constituyó en España. 

Se financian mediante una aportación económica de la Diputación de Zaragoza y se gestionan a través de Universa, el Servicio de Orientación y Empleo de la Universidad de Zaragoza.

“Desde su puesta en marcha en 2018, nuestro Erasmus rural ha tenido una excelente acogida que ha hecho que distintas instituciones de todo el país hayan comenzado a replicar esta iniciativa que busca contribuir a la llegada de talento al medio rural y dinamizar de esta forma su tejido económico y social”, ha destacado el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero. 

“La edición que hoy presentamos es la de la expansión definitiva del Erasmus rural, ya que hasta hoy tenemos constancia de la puesta en marcha de iniciativas gemelas por parte de las diputaciones de Huesca y Teruel, también en colaboración con la Universidad de Zaragoza; de la Universidad de Castilla-La Mancha; de la Universidad Jaume I de Castellón; de la Universidad de Alicante; y de la Universidad de Vigo”. 

Además, el Ministerio de Universidades ha anunciado el impulso de su propio Erasmus rural, y también lo están estudiando el Parlamento de Asturias, el Gobierno de Navarra y otras muchas entidades de todo el país.

“Desafío es una iniciativa totalmente innovadora en un triple sentido: por lo que aporta al aprendizaje de los jóvenes, por lo que supone para la dinamización del medio rural y porque ha supuesto una nueva forma de implantar políticas basadas en la innovación y en la cooperación entre instituciones”, ha recalcado Sánchez Quero, quien también ha subrayado que esta iniciativa es “el mejor ejemplo de que para la lucha contra la despoblación son fundamentales la creatividad, el talento y el trabajo en red de todos los agentes sociales, políticos y económicos implicados”.

Por su parte, el rector de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Mayoral, ha recordado los reconocimientos y premios que ha obtenido esta iniciativa. “El Premio Expansión a la Innovación en Recursos Humanos, el Premio RSA en la categoría de entidad no lucrativa o el Premio Universidades Excelentes en la categoría de Empleabilidad han reconocido la labor de este programa que respalda la labor y el compromiso de la Universidad de Zaragoza con el territorio, con la vertebración porque contribuye a asentar población”. 

“El Erasmus rural pone en contacto a personas de diferentes edades, zonas de residencia, inquietudes… lo que enriquece a todos los que participan en esta iniciativas, a los estudiantes, a los empresarios y a las entidades que los acogen”, ha añadido Mayoral.

El Erasmus rural también ha sido reconocido como práctica ejemplar a escala continental en congresos internacionales y por redes europeas como Euromontana. Además, ha suscitado el interés de un gran número de medios de comunicación a nivel autonómico, nacional y también internacional.

Un recorrido por las tres primeras ediciones

Durante las tres primeras ediciones del Erasmus rural, un total de 79 jóvenes universitarios han hecho prácticas en 31 municipios distintos del medio rural zaragozano. Más de la mitad de esas prácticas (41) se  realizaron el año pasado: 24 dentro del programa Desafío y 17, en el programa Arraigo.

En cuanto a la proporción de mujeres y hombres participantes, en el programa Desafío el 60% fueron mujeres y el 40%, hombres, mientras que en el programa Arraigo, el 65% fueron mujeres y el 35%, hombres.

Fueron estudiantes que procedían de hasta 29 titulaciones distintas como Veterinaria, Economía, Periodismo, Enfermería, Trabajo Social, Educación Infantil, Marketing e Investigación de Mercados, Geografía o Historia del Arte, así como Máster en Ingeniería Biomédica, en Profesorado, en Gestión del Patrimonio o en Arquitectura.  

Estos participantes desempeñaron distintas funciones en explotaciones ganaderas, ayuntamientos, residencias de ancianos, escuelas infantiles, fundaciones, asociaciones, entidades empresariales…

El año pasado los estudiantes valoraron el programa Desafío con un 9,1 de nota global y el 98% dijeron que lo recomendarían a otros universitarios. Por su parte, las entidades empleadoras le pusieron un 9,3 de nota global y todas se mostraron dispuestas a repetir la experiencia.

En el caso del programa Arraigo, los estudiantes valoraron el programa con un 8,65 de nota global y el 100% dijeron que lo recomendarían a otros universitarios. En cuanto a las entidades empleadoras, le pusieron un 9 de nota global y todas se mostraron dispuestas a repetir la experiencia.

El programa Desafío

En su IV edición, el programa Desafío sigue estando dirigido a estudiantes matriculados en la Universidad de Zaragoza que hayan superado 90 créditos de su titulación, que no estén empadronados en la zona en la que se realizarán las prácticas y que deseen adquirir una experiencia laboral y vital en organizaciones creativas e innovadoras emplazadas en municipios de la provincia de Zaragoza (excluidas la capital y sus barrios rurales).

A las prácticas pueden adherirse empresas de todos los sectores industriales, instituciones públicas, fundaciones, ONG vinculadas al territorio… Las empresas de más de 250 trabajadores también pueden participar, pero con la condición de que sean ellas las que asuman la ayuda al estudio que reciben los estudiantes.

Las prácticas pueden desarrollarse hasta el 15 de noviembre y su duración oscilará entre las 120 y las 500 horas por universitario. La Diputación de Zaragoza financia la totalidad de los beneficios para el estudiante y para la entidad empleadora (a excepción de las grandes empresas), de forma que las ayudas comprenderán gastos de alojamiento, manutención y desplazamiento, una remuneración por la labor realizada y la Seguridad Social tanto del universitario como de la empresa o institución.

El programa Arraigo

Tras el éxito de la anterior edición, este año también se ha consolidado el programa Arraigo, una segunda línea de becas destinada a recién graduados. En este caso podrán participar los jóvenes que hayan terminado su titulación en los tres últimos cursos. 

Las prácticas tendrán una duración máxima de 350 horas y se exige que los graduados tengan vinculación de algún tipo con el territorio donde se quieran realizar las prácticas. Se les financiarán los gastos de desplazamiento, también recibirán una remuneración por la labor realizada, y la Seguridad Social del universitario.

Además, los estudiantes de Arraigo deberán asistir a un curso para conocer mejor el entorno en el que realizarán sus prácticas. Esta formación, titulada ‘Desarrollo rural sostenible’, será obligatoria para los graduados y no conllevará ningún coste económico. En el caso de los estudiantes de Desafío, podrán hacerlo de forma voluntaria.

El convenio que cada año suscriben la Diputación de Zaragoza y la Universidad de Zaragoza establece que la DPZ difunda el programa Desafío entre los agentes socioeconómicos de la provincia que puedan estar interesados en participar o en promocionarlo: asociaciones empresariales, sindicatos, grupos Leader, agentes de empleo y desarrollo local, ayuntamientos, comarcas, fundaciones… 

Por su parte, la Universidad de Zaragoza, a través de Universa, difunde estas prácticas y selecciona a los estudiantes adaptando el perfil a las necesidades de esas empresas e instituciones.

Fuente: DPZ

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *