Cultura Sociedad

Diez años de arte y cultura contemporánea en el IAACC Pablo Serrano, un edificio erigido sobre los talleres del antiguo Hospicio Pignatelli

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón ha presentado hoy los actos conmemorativos del décimo aniversario de la inauguración del museo

La remodelación y ampliación del edificio fue obra de José Manuel Pérez Latorre y supuso una inversión cercana a los 28 millones de euros

El IAACC Pablo Serrano ha acogido casi cien exposiciones entre los años 2011 y 2021

El IAACC Pablo Serrano alberga desde el martes una serie de actividades y exposiciones con el objetivo de conmemorar el décimo aniversario de su inauguración.
 
El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, acompañado por el director general de Cultura, Víctor Lucea, presentó las propuestas que ofrece el museo y que arrancan con la presentación de un vídeo institucional que se distribuirá a través de todos sus canales de difusión y que presenta su actividad y sus colecciones, centrándose en el núcleo fundacional del mismo: la obra del artista Pablo Serrano.
 
El IAACC Pablo Serrano se inauguró el 23 de marzo de 2011 tras la remodelación a la que fue sometido el edificio de los antiguos talleres del Hospicio Pignatelli por el arquitecto José Manuel Pérez Latorre.
 
El Gobierno de Aragón invirtió cerca de 28 millones de euros en unas obras que permitieron triplicar el espacio disponible, estrenando instalaciones (auditorio, salas de exposiciones temporales, áreas de reserva, terraza…).
 
El nuevo edificio constituyó un hito en la arquitectura de la ciudad, creando un foco de atracción cultural.
 
Durante la presentación del programa conmemorativo, el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, Faci ha insistido en el compromiso del Ejecutivo aragonés con la cultura, el patrimonio y su difusión además de reiterar el objetivo de acercar esa cultura a la sociedad.
 
Algo que hace posible el IAACC Pablo Serrano, que en estos últimos diez años ha llegado a convertirse en un referente de la cultura aragonesa. Para el consejero Faci, la cultura es un hecho democrático, un bien de interés para todos los ciudadanos.
Igualmente, con motivo de acercar el museo al público en esta semana de su aniversario, se ha creado una nueva carpeta didáctica para familias diseñada por Vera Galindo, del mismo modo que se reactiva el Club de Jóvenes Artistas.
 
En esta línea se lanza la propuesta ‘Cómo ves el IAACC’, para que a lo largo de estas dos próximas semanas niños y jóvenes entre 3 y 16 años remitan al museo su visión personal del edificio en cualquier técnica artística, ya sea dibujo, pintura, collage, fotografía… Entre todos los participantes se sorteará un lote de productos acorde con la edad de los ganadores.
 
Así mismo, coincidiendo con este décimo aniversario, el IAACC Pablo Serrano ha lanzado un nuevo canal de comunicación, en este caso abre perfil en la red social Tik Tok (@iaaccpserrano), ampliando de este modo las vías de comunicación para nuevos públicos potenciales.
 
En el desarrollo de los contenidos que nutrirán este nuevo canal el museo contará con la compañía de danza LA MOV.
Tras una semana con diferentes actividades conmemorativas, el fin de semana la azotea del IAACC Pablo Serrano estará abierta en horario de apertura al público del Museo.
 

El origen

El edificio original, diseñado por el arquitecto Julio Bravo, es una muestra de la arquitectura industrial aragonesa de principios del siglo XX. Su interior albergaba, en origen, los talleres de carpintería y otros oficios del Antiguo Hogar Pignatelli, donde había ejercido como maestro carpintero el abuelo de Pablo Serrano.
 
Tras cesar su actividad y después de décadas de abandono, dichas naves fueron adquiridas en los años ochenta del siglo XX por la recién creada Fundación Museo Pablo Serrano, gracias a la cesión gratuita llevada a cabo por su institución propietaria, la Diputación Provincial de Zaragoza.
 

Intervenciones arquitectónicas

En 1987 dio comienzo el proyecto de rehabilitación y acondicionamiento de las naves, con la propuesta del arquitecto José Manuel Pérez Latorre, que utilizó el hormigón como elemento constructivo. Esta característica confirió al edificio una fisonomía propia al presentar los acabados al exterior en este material.
 
Merced a esa primera ampliación se dotó el espacio existente de unos espacios abiertos, amplios, aunque intimistas, estructurados en dos plantas: planta calle y sótano.
 

Desde su inauguración, en el año 1995, el Museo Pablo Serrano fue aumentando de forma significativa las diversas actividades que llevaba a cabo: expositiva, documental, conservación, así como todo lo relacionado con los servicios de didáctica y de atención al público. 

Sin embargo, este incremento de actividades no tuvo reflejo en una ampliación de la superficie útil, por lo que pasado el tiempo fue agotando las posibilidades que ofrecían sus primitivos espacios y configuración arquitectónica.

 
Concebido inicialmente como museo monográfico que exhibiese la obra de Pablo Serrano, con el paso del tiempo se consolidó la idea de convertirlo en Centro de Arte Contemporáneo Aragonés.
 
Así las cosas, el Gobierno de Aragón emprendió en el año 2008 una ambiciosa ampliación para aumentar la superficie útil del museo, que pasó de los 2.500 m2 con los que contaba en aquel momento, a los más de 7.400 m2 que constituyen el volumen actual.
 
El edificio principal, caracterizado por su cubierta de dientes de sierra, es donde se ejecutó la parte más relevante de la ampliación a través de dos actuaciones. En primer lugar, mediante una excavación bajo la sala que albergaba la antigua muestra permanente de Pablo Serrano para ampliar las salas de reserva.
 
La segunda intervención, la más impactante visualmente, se llevó a cabo mediante una ampliación en vertical del primitivo edificio con cubiertas de diente de sierra. Esta actuación se realizó mediante la erección de una gran estructura metálica autosustentada sobre cuatro grandes soportes verticales de hormigón armado.
 
En el exterior, forrado de planchas de fibra de carbono y protegido por tela asfáltica, se juega visualmente con la chapa, el cristal, el hormigón y las placas de esmalte color turquesa.
 
Desde su inauguración en el año 2011 hasta hoy, el museo ha programado 94 exposiciones.
 
Fuente: Gobierno de Aragón

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.