Empresas, economía y actualidad

El IAA publica, por primera vez, una convocatoria de subvenciones dirigida a municipios con alto riesgo de inundación para que lleven a cabo ‘limpiezas selectivas’ en terrenos de titularidad municipal

Joaquín Olona visitó la localidad de Pradilla de Ebro (Zaragoza), donde la legislatura pasada el Gobierno de Aragón impulsó un proyecto piloto para mejorar la permeabilidad de la ribera y reducir el riesgo de inundación frente a grandes avenidas

El BOA publicó el lunes una convocatoria para municipios con alto riesgo de inundación, dotada con 400.000 euros, que permitirá acondicionar tramos urbanos de cauce, la limpieza selectiva de vegetación, retirada de residuos y otras medidas de acondicionamiento

La actuación se enmarca en el denominado Plan Ebro 2030, que contempla una serie de medidas estimadas en un coste de 80 millones de euros y que el Gobierno de Aragón ya presentó al Ministerio de Transición Ecológica la anterior legislatura

Este lunes, 22 de marzo, se celebró el Día Mundial del Agua. Proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1992, cada año se trata de concienciar a la sociedad sobre la importancia de cuidar un bien tan preciado para la vida.

Coincidiendo con esta efeméride, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, y el Alto Comisionado para la Agenda 2030, Fermín Serrano, visitaron la localidad de Pradilla de Ebro (Zaragoza).

Dentro de los límites de su competencia y en los montes de utilidad pública, el Ejecutivo aragonés llevó a cabo aquí, entre 2018 y 2019, un proyecto piloto de ‘limpieza’ en la ribera del Ebro, que ha servido como experiencia para impulsar una nueva convocatoria de subvenciones dirigida a municipios con alto riesgo de inundación, y que se publicó en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) el mismo lunes.

Por primera vez, el Instituto Aragonés del Agua (IAA) convoca una orden de subvenciones dirigida a las entidades locales ubicadas en Zona A, es decir, a los 221 municipios o núcleos de población localizados en zonas de alto riesgo de inundación: 137 en Zaragoza, 45 en Huesca y 29 en Teruel, para que puedan llevar a cabo ‘limpiezas selectivas’ en los terrenos de titularidad municipal.

La convocatoria está dotada con 400.000 euros para dos anualidades: 200.00 euros para el 2021 y otros 200.000 euros para el 2022. Cada entidad local podrá presentar una solicitud, como máximo, y tendrá un mes, a partir de su publicación en el BOA, para poder cursarla.

El objeto de la convocatoria es el acondicionamiento de tramos urbanos de cauce, la restauración ambiental del dominio público hidráulico y forestal en la ribera, la prevención del riesgo de inundación mediante limpieza selectiva de vegetación, retirada de residuos y otras medidas de acondicionamiento, concretándose en las siguientes actuaciones en terrenos de titularidad municipal:

  • Trabajos de reparación de daños medioambientales
  • Limpieza y recogida de materiales y acondicionamiento
  • Restauración del dominio público hidráulico y forestal en la ribera
  • Retirada de troncos, ramas muertas, desbroce y poda de vegetación que entorpezca el curso de las aguas

Esta es la primera vez que se publica una convocatoria en concurrencia competitiva con este objeto, ya que la entidad beneficiaria podrá ejecutar directamente la actividad con sus medios propios o contratarla con una empresa especializada. 

Serán gastos subvencionables los realizados y pagados en el periodo comprendido entre el 1 de enero de 2021 y 30 de septiembre de 2022. La cuantía máxima asignable a las solicitudes de subvención de actuaciones es de 40.000€. El porcentaje máximo de financiación es del 80%.

Asimismo, hace tan solo unos días, el IAA publicaba otra convocatoria de subvenciones en materia de gestión de riesgos de inundación. Dotada con 100.000 euros, la convocatoria cuenta con dos líneas de subvención. 

La primera, para la redacción de planes municipales de actuación ante riesgos de inundación. Y, la segunda, para la adquisición de equipos y medios materiales de protección frente a inundaciones durante el año 2021, para aquellos municipios que ya tengan sus planes redactados.

Olona recordó que el Departamento de Agricultura impulsó durante la legislatura pasada un proyecto piloto en 35 hectáreas de los términos municipales de Sobradiel, Pradilla, Pina de Ebro y Alcalá de Ebro con el objetivo mejorar la permeabilidad de las riberas del Ebro, optimizando las condiciones de flujo en condiciones de avenida.

“Una vez constada la viabilidad ambiental de estos trabajos, así como sus beneficios y eficacia, no solo queremos continuar con estos trabajos que fueron de carácter piloto, sino que pretendemos consolidar la iniciativa en el tiempo y en más lugares”, explicó.

Concretamente, en Pradilla de Ebro, se trabajó en dos fases. Una primera, en 2018, en la que el Gobierno de Aragón actuó sobre 12 hectáreas del Soto, donde efectuó trabajos de desbroce selectivo, eliminación de restos vegetales muertos, resalveos, disminución de las especies vegetales exóticas, restauración de choperas, mantenimiento y arreglo de infraestructuras de riego y arreglo de caminos afectados por las crecidas.

En la segunda fase, en verano de 2019, se actuó sobre 10 nuevas hectáreas del soto, donde también se llevaron a cabo trabajos de desbroce de matorral, saca de madera muerta del suelo y eliminación de pies muertos. Los trabajos fueron encargado a la empresa pública SARGA.

El consejero también quiso recordar que esta fue la primera vez que un Gobierno autonómico realizaba limpiezas en la ribera del Río Ebro, dentro de los límites de su competencia, que está circunscrita a la gestión de los montes de utilidad pública.

“Ahora, gracias a esta convocatoria que hemos consensuado con la Comisión interadministrativa de seguimiento y cumplimiento de los acuerdos alcanzados en la Ponencia de Inundaciones, serán los propios municipios quienes soliciten la ayuda y lleven a cabo estos trabajos”, matizó.

En la visita, que comenzó en el salón de plenos del Ayuntamiento de Pradilla Ebro y continuó en la zona donde se llevó a cabo el proyecto piloto de 2018 y 2019, también participaron el alcalde del municipio, Raúl Moncín; el Presidente de la Comisión de Municipios Afectados por la Riadas del Ebro (CMARE), Luis Eduardo Moncín: el comisario de aguas de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Carlos Arrazola, y portavoces municipales.

Plan Ebro 2030

Todas estas actuaciones se enmarcan en el denominado Plan Ebro 2030, plan que contempla una serie de medidas estimadas en un coste de 80 millones de euros y que el Gobierno de Aragón ya presentó al Ministerio de Transición Ecológica la anterior legislatura.

El Gobierno de Aragón seguirá trabajando y tratando de impulsar el Plan Ebro 2030, que incorpora un conjunto de actuaciones ambiciosas para prevenir el riesgo de inundación, intentando aprovechar para ello la situación que se presenta con la nueva política comunitaria y sin renunciar a solicitar el apoyo institucional y económico del Estado, sobre todo, teniendo en cuenta que los cauces son Dominio Público Hidráulico y son de su competencia.

Estas líneas de subvención que se convocan son un reflejo del trabajo que se está llevando a cabo con la Comisión de Municipios Afectados por las riadas del Ebro (CMARE) constituida en el seno de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP).

Ebro Resilence

Por su parte, el comisario de aguas de la CHE recordó que en la misma línea de acción para reducir el riesgo de inundación y la vulnerabilidad de los núcleos, trabaja la Estrategia Ebro Resilience, integrada en el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación de la Demarcación del Ebro y resultado de la coordinación entre el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro y las Comunidades Autónomas de Navarra, La Rioja y Aragón y de la búsqueda del mayor consenso con Ayuntamientos y los interesados.

“La coordinación ha permitido avanzar en las propuestas técnicas para los 260 kilómetros y 15 tramos de río entre Logroño y La Zaida (Zaragoza) y así el primer tramo aragonés, el definido para Cabañas ha pasado ya a su fase de tramitación ambiental y anteproyecto”, explicó el comisario.

Además de en propuestas técnicas para la protección de las zonas urbanas para avenidas con periodo de retorno de 25 años y para zonas no urbanas, conseguir la reducción de afecciones para avenidas hasta un periodo de retorno de 10 años, se trabaja en otras líneas como la ejecución de actuaciones ambientales.

“Desde el pasado mes de febrero se trabaja para recuperar riberas degradadas por la presencia de especies de flora invasora, en concreto en el Ebro en Alfaro, Calahorra y Aldeanueva de Ebro (La Rioja), Ebro en Buñuel, Ribaforada y Tudela (Navarra) y en la Reserva Natural de Los Galachos de La Alfranca, Camino Natural de la Alfranca y Los Galachos de Juslibol en Zaragoza”, concluyó Arrazola.

 

 

Fuente: Gobierno de Aragón

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *