Ciencia y Salud Entrevistas Sociedad

Patricia Galán: “Mi trabajo consiste en desarrollar soluciones analíticas a problemas en el ámbito de la Seguridad Alimentaria”

Laura Latorre Molins

Periodista

Especial Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia 2021

PATRICIA GALÁN MALO

Bioquímica e investigadora en el departamento de investigación y desarrollo de Zeulab

Su trabajo se centra en el desarrollo de tests para el diagnóstico in vitro en seguridad alimentaria. ¿Podría contarnos un poco en qué consiste?

Como investigadora, mi trabajo consiste en desarrollar soluciones analíticas a los problemas que vemos que se presentan en el ámbito de la Seguridad Alimentaria. Enfocamos los proyectos desde el punto de vista del autocontrol, es decir, procuramos desarrollar una solución que sea lo más sencilla posible, para que pueda ser aplicada por cualquier operario de la cadena alimentaria sin que necesariamente tenga una formación técnica específica, pero manteniendo la fiabilidad y la sensibilidad de la medida. 

Al mismo tiempo, nuestros proyectos procuran que las soluciones analíticas sean lo más rápidas posibles, para ayudar en la toma de decisiones cuando aparecen resultados no esperados, minimizando al máximo posible su impacto.

Somos una empresa que desarrollamos, fabricamos y comercializamos nuestros productos, por lo que una vez que hemos encontrado la solución analítica que mejor se ajusta a nuestras necesidades tenemos que realizar un trabajo igual de importante en transferirlo a producción y comercializarlo. Esto implica que somos un equipo multidisciplinar y que trabajamos en colaboración tanto los técnicos biotecnólogos, ingenieros y el equipo comercial.

¿Con qué sectores suele trabajar?

Trabajamos con un amplio abanico de sectores de la industria de la comida y de las bebidas, como son por ejemplo el sector lácteo y el sector cárnico entre otros. Sectores que engloban a diferentes países, con sus diferencias en las legislaciones en cuanto a Seguridad alimentaria. Por lo que es muy importante conocer las necesidades específicas de cada uno.

Nuestros proyectos procuran que las soluciones analíticas sean lo más rápidas posibles, para ayudar en la toma de decisiones cuando aparecen resultados no esperados, minimizando al máximo posible su impacto

Al haber un incremento en las alergias alimentarias, es importante para la industria alimentaria controlar la presencia no intencionada de alérgenos en sus productos. ¿Qué soluciones ofrecen a las empresas en este sentido?

Las alergias alimentarias son un problema de salud pública muy importante, tanto por la cantidad de personas que se ven afectadas como la gravedad de las reacciones alérgicas. Se ha visto que el abuso del etiquetado preventivo, el que indica “puede contener…” en ocasiones se emplea de forma indiscriminada, de tal manera, que en ocasiones se encuentran productos que contienen más ingredientes en el puede contener, que los que componen el producto.

Este etiquetado implica que unas veces puede haber trazas de un ingrediente alergénico y otras no, porque se fabrican en las mismas instalaciones productos con y sin ingredientes alergénicos. Un uso incorrecto, ocasiona, por una parte, confusión en las personas que sufren alergias, de tal forma que o bien provocan conductas de riesgo no haciendo caso del etiquetado o bien reducen de forma considerable sus opciones de nutrición. En los últimos años la industria de la alimentación está haciendo un esfuerzo muy importante para hacer un uso racional de este etiquetado y cada vez son más las industrias que incorporan los alergenos dentro de sus planes de control de peligros y puntos críticos de control para reducir el riesgo de una contaminación con residuos de ingredientes alergénicos.

Ofrecemos la posibilidad de realizar autocontroles en la propia línea de producción, por los mismos operarios. Pueden obtener resultados acerca de si las medidas de prevención para evitar la contaminación cruzada con ingredientes alergénicos están funcionando en cualquier momento y en cualquier parte de la línea producción, incluidos los propios ingredientes de fabricación y el producto final. De una forma muy sencilla y en un corto espacio de tiempo (10 minutos) se obtiene un resultado positivo o negativo. 

Al mismo tiempo nuestros métodos mantienen la sensibilidad y la fiabilidad, aunque sean aplicados por una persona que no sea un técnico de laboratorio. La posibilidad de hacer autocontroles con un resultado objetivo, permite asegurar que las medidas de prevención implantadas funcionan y si en algún momento, aparece una desviación, corregirla lo antes posible. Aportan flexibilidad y confianza.

Es muy interesante también la investigación en la de adulteración de leche que lleva a cabo Zeulab.

En Zeulab tenemos una amplia experiencia en control de mezclas de leches. La industria láctea y quesera tiene un enorme valor añadido con los productos lácteos elaborados bien a partir de leches puras o porcentajes de mezclas determinadas de diferentes especies, vaca, búfala, cabra, oveja, camella, etc. Cada leche de una especie tiene unas propiedades tanto nutricionales como tecnológicas concretas. 

Su adulteración bien sea intencionada o no ocasiona un fraude económico y en algunos casos también un problema de salud, puesto que hay personas que pueden consumir unas especies, pero otras no. Tenemos una gran gama de soluciones, de hecho, recientemente hemos desarrollado la detección de leche de oveja en otras especies y la detección de leche de vaca en especies como la búfala. 

Ambas soluciones innovadoras y novedosas. Además, como curiosidad, aunque el fraude es mucho menos habitual, también hemos desarrollado test que permiten detectar la leche de vaca en leche humana, pensando en los bancos de leche para bebés en países donde se paga por estas donaciones (no es el caso de España donde la donación solo puede ser completamente altruista) o en la leche de camella cuyo precio en el mercado es muy elevado y es un producto que se está poniendo de moda.

Ser investigadora es una de las profesiones más apasionantes que existen, no solo en ámbito de la ciencia o la tecnología. Constantemente se están aprendiendo cosas nuevas y nos enfrentamos a proyectos cuya solución nunca es evidente

¿Qué nos puede contar de la línea de trabajo de Zeulab en las técnicas inmuniquímicas?

Las técnicas inmunoquímicas aprovechan la “tecnología” que nos proporciona el sistema inmunitario. Se basan en que el sistema inmunitario produce unas moléculas llamadas anticuerpos que son capaces de reconocer y unirse específicamente una región concreta de una proteína. La inmunoquímica nos permite obtener anticuerpos específicamente dirigidos a aquella proteína que nos interesa detectar. 

En el caso del sector de la seguridad alimentaria, muchos de los problemas pueden controlarse analizando ciertas proteínas que están presentes en los alimentos. Por lo que la posibilidad de obtener estos anticuerpos para detectarlas permite desarrollar diferentes tipos de test con prestaciones muy interesantes. 

No es la única tecnología que aplicamos en ZEULAB, pero sí es la tecnología que aplicamos en el formato de tiras rápidas y ELISAS (siglas del inglés enzyme-linked immunosorbent assay) para detectar proteínas alergénicas en los alimentos, regiones específicas que nos permiten diferenciar leches de diferentes especies y detectar bacterias patógenas de los alimentos como es la Listeria o la Salmonella.

¿Quiénes han sido sus mayores referentes?

Bueno hay referentes muy conocidos como es el caso de la investigadora Margarita Salas que fue una bioquímica española con una impresionante trayectoria profesional, a la que tuve la inmensa suerte de ver en una charla en la Universidad de Zaragoza cuando era estudiante de bioquímica.

Pero también tengo referentes mucho más cercanos, que me han acompañado y enseñado a lo largo de mi carrera profesional, con los que puedo compartir mis inquietudes y siempre tienen grandes consejos que proporcionarme tanto a nivel profesional como personal. 

Esto ha sido el caso de mis directores de tesis, Isabel Marzo y Javier Naval, que me iniciaron y me formaron en el mundo de la investigación en el ámbito de muerte celular y cáncer. O el director técnico de ZEULAB, Luis Mata, con el que llevo trabajando desde el 2011 cuando empecé a trabajar en el campo de la Seguridad Alimentaria. 

Y otros muchos colaboradores y compañeros de los diferentes equipos con los que he tenido y tengo la suerte de trabajar. Pero también estoy rodeada de familiares y amigos muy cercanos, algunos se dedican a la investigación y otros no, y puedo decir que todos me aportan muchas cosas.

El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de las Mujeres en la Ciencia. ¿Qué le diría a una niña para animarla a decantarse por una carrera de ciencia o tecnología?

Ser investigadora es una de las profesiones más apasionantes que existen, al menos en mi opinión, no solo en ámbito de la ciencia o la tecnología. Constantemente se están aprendiendo cosas nuevas y nos enfrentamos a proyectos cuya solución nunca es evidente. 

Tenemos que entrenar muchas habilidades diferentes y trabajar en equipo, plantear soluciones, reflexionar críticamente sobre nuestros resultados, saber comunicar. Muchas de estas capacidades no son solos útiles en nuestra vida profesional, sino también en la personal. También les diría que el ámbito de la ciencia y la tecnología nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida y que con esfuerzo y constancia cualquier persona puede dedicarse a este ámbito. 

En su día un test de aptitudes me situaba mejor en el ámbito de las ciencias sociales, pero a mí lo que me gustaba eran las ciencias de la salud. Así que aquí estoy, hay que trabajar en lo que más nos apasiona, porque, aunque las cosas se compliquen, tendremos más posibilidades de salir adelante poniendo el interés y esfuerzo necesarios.

Entrevista incluida en la edición en papel de febrero de 2021 de Actualidad de las empresas aragonesas

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *