Entrevista a Fernando Gil Bayona – Director general de BSH Electrodomésticos España , S.A.

Nieto del fundador de Balay e hijo de Fernando Gil, director general de 1980 a 2000, la trayectoria de Fernando Gil Bayona (Zaragoza, 1967) ha estado fuertemente vinculada a BSH desde que comenzó en 1994 como jefe de ventas, tras estudiar derecho y un máster MBA en IESE. Desde 2017 es director general de BSH Electrodomésticos España, una empresa volcada en la innovación y en la sostenibilidad que actualmente emplea a 4.091 personas en España de las cuales, cerca de 2.000, están en Zaragoza. BSH, que cuenta con 42 fábricas en todo el mundo y opera en 50 países, es líder en los mercados europeo y el español de electrodomésticos de línea blanca y trabaja con 13 marcas a nivel mundial, entre ellas Balay, Bosch Siemens o Neff.

¿Qué recuerdos guarda de su infancia?

Tuve una infancia muy feliz, he vivido en Zaragoza, fui al colegio Marianistas, he viajado
bastante pero siempre he estado muy vinculado a Zaragoza y con voluntad de vivir
aquí. Estoy casado, tengo tres hijos y soy del Atlético de Madrid, por lo que gestiono bien la adversidad.

¿Cómo recuerda su etapa universitaria?

Como en cinco años hicela carrera, las milicias universitarias, prácticas en Balay, estudié alemán, la verdad es que fue una etapa de estudiar mucho. La época de la universidad
es la mejor época de tu vida. La recuerdo con mucho cariño.

¿Qué papel ha jugado su familia en su vida?

He tenido una vivencia familiar muy rica, estamos muy unidos. Somos muchos y convivimos a diario juntos. Básicamente el valor del esfuerzo personal es uno de los grandes aprendizajes de mis padres y después, como se decía en la casa: “Balay, escribe siempre con remite”, es decir, que te tienes que hacer responsable de lo que haces en la vida y de que tienes que estar ahí para dar la respuesta a lo que en cada momento en la vida tengas como responsabilidad. Lo consigas o no, intentarlo siempre hasta el final.
De mi abuelo materno, el fundador, y de mi padre, solo tengo palabras buenas: han
sido dos hombres muy trabajadores, rectos en valores, me transmitieron el valor de la unidad, el esfuerzo, la responsabilidad hacia la sociedad, la coherencia de uno mismo y la familia.
Estoy felizmente casado, el mes pasado hice 25 años de casado más siete que estuvimos de novios. Mi mujer, Inés, ha significado mucho, ha sido una gran ayuda porque tanto cuando nos fuimos a Alemania como a Francia su primera respuesta fue sí. Me ha ayudado a tomar las decisiones más importantes de mi vida.

¿Qué consejos les daría a sus hijos para encarar su futuro laboral?

A mis hijos siempre les digo que les daremos su madre y yo todos los medios que tengamos a nuestro alcance para que ellos con el valor de su esfuerzo se labren su propio futuro. Me han salido buenos y estudiantes. Les digo que siempre puedes buscar culpables fuera pero que en mayor o menor medida ellos serán los arquitectos de su vida, es muy importante el valor del esfuerzo personal.

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

Antes pescaba, jugaba al fútbol, corría, jugaba al tenis y al golf. Ahora me ha quedado pasear porque estoy operado de dos rodillas – aunque me dejan esquiar – y leo todo lo que puedo, sobre todo de historia militar porque ha sido el desencadenante de toda la evolución tecnológica. La obra civil siempre ha ido detrás de la militar y es bueno saber en qué piensan ahora los militares porque será lo que llegue al mundo civil. También “Astérix y Obélix” y “Tintín”. Son lecturas que te acompañan desde la niñez.

La entrevista continúa en la revista, no te la pierdas.