Empresas, economía y actualidad

Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León se unen para optar a los fondos europeos con proyectos conjuntos que respondan al reto demográfico

Lambán, Page y Mañueco acordaron convocar a las ocho comunidades integrantes del Foro de Regiones Españolas con Desafío Demográfico (FREDD)

Los presidentes autonómicos de Aragón, Javier Lambán, Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, rubricaron el jueves 10, en Talavera de la Reina (Toledo), una declaración institucional para impulsar proyectos conjuntos a los fondos europeos que respondan al reto demográfico. Asimismo, acordaron ampliar la convocatoria para reunirse las ocho comunidades integrantes del Foro de Regiones Españolas con Desafío Demográfico (FREDD), es decir, que a las tres de hoy se unirían Galicia, Extremadura, La Rioja, Asturias y Cantabria. A estas emplazó el presidente Mañueco para celebrar dicha cumbre en su comunidad.

Los objetivos pasan por promover la cohesión económica y social, así como la vertebración y el reequilibrio territorial en el marco del reto demográfico; fortalecer la capacidad de recuperación económica y social, orientada a la bioeconomía; mitigar el impacto social y económico de la crisis sanitaria; y apoyar las transiciones verde y digital en todo el territorio.

Los presidentes autonómicos firmaron también los protocolos de colaboración entre las tres comunidades autónomas en materia de atención sanitaria que incorpora la vigilancia epidemiológica en el contexto de la Covid-19. Al mismo secundaron un acuerdo para mejorar la financiación.

En relación con los fondos europeos, se creará un grupo de trabajo para la coordinación de proyectos auspiciados por las tres comunidades autónomas que puedan concurrir a la captación de estos fondos y solicitarán al Gobierno de España que el reto demográfico, la despoblación y la dispersión territorial sean incluidos como unas directrices estratégicas en el Plan de Recuperación nacional que deba presentarse a la Comisión de acuerdo con lo previsto en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

Las tres comunidades forman parte del Foro de Regiones con Desafíos Demográficos (FRDD), por lo que se ha aprovechado la reunión para incidir en la necesidad de propuestas y medidas con la finalidad de conseguir fijar población en entornos rurales y afectados por la despoblación, el envejecimiento y la dispersión territorial.

Entre las áreas en las que trabajarán de forma conjunta destacan la conectividad para el despliegue de banda ancha, incluidas las redes de fibra y 5G, sanidad, dependencia y educación en el medio rural e infraestructuras productivas para la industrialización de estas zonas y otros sectores en los que prevalecerá la colaboración público-privada por afectar a intereses particulares como la banca y suministros de primera necesidad, entre otras materias.

En este sentido, el presidente aragonés explicó que “estos fondos son una oportunidad para reindustrializar las zonas rurales y apostar por el crecimiento sostenible en áreas como la agroindustria 4.0, la automoción o las energías renovables, incluido el hidrógeno”. Aragón además está apostando “muy fuerte” por cambiar el modelo asistencial en el medio rural aprovechando las nuevas tecnologías para dar un mejor servicio a los ciudadanos”, añadió.

Javier Lambán hizo hincapié en la coincidencia de los tres presidentes en presentar proyectos conjuntos que tengan una misma base para todos que redunde en beneficio de todos los territorios que tienen el mismo problema.

Convenio sanitario

El objeto de los documentos firmados en la ciudad de la cerámica es ampliar el marco general de cooperación entre el Gobierno de Aragón, a través del Servicio Aragonés de Salud (SALUD), la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, a través del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), y el ejecutivo castellano leonés, a través del Servicio de Salud de Castilla y León (SACYL), para la prestación de asistencia sanitaria en territorios limítrofes, incorporando la vigilancia epidemiológica de la salud en el contexto de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19.

Las comunidades autónomas de Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha comparten elementos territoriales, históricos, económicos y culturales que facilitan la realización de programas y proyectos comunes en beneficio de sus habitantes.

La configuración geográfica incluye la población de unas zonas que a veces se encuentran más próximas a los recursos sanitarios de la comunidad autónoma vecina. Con este convenio se pretende mejorar las prestaciones y servicios cuando sea más beneficioso para el paciente desde un punto de vista clínico y por cuestión de accesibilidad e, incluso, pretenden avanzar en el intercambio de historiales clínicos, pruebas de los pacientes, etc, para lo que hará falta la aplicación de tecnología, en cuya inversión tendrá mucha influencia el fondo europeo de recuperación.

Estas tres administraciones públicas en sus relaciones de colaboración y actuación se rigen por los principios de colaboración, de lealtad, y de eficiencia y servicio, por lo cual coinciden en la necesidad de prestarse asistencia activa y cooperación necesarias para el eficaz ejercicio de sus competencias. La colaboración interregional se encuadra en el marco constitucional del Estado de las Autonomías y debe servir para encontrar soluciones concretas a los problemas de las personas.

La Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, contempla en su articulado la asistencia sanitaria para las personas que se encuentran desplazadas, el principio de igualdad efectiva en el acceso a las prestaciones y la colaboración de las administraciones públicas sanitarias para la superación de las desigualdades.

El convenio suscrito con Castilla-La Mancha tiene como objetivo facilitar la accesibilidad de la atención sanitaria especializada más cercana para los pacientes de zonas limítrofes, de esta forma los ciudadanos castellanomanchegos de 26 núcleos de población tienen como centros de referencia los hospitales de Teruel y Calatayud.

El convenio incluye también la asistencia de los ciudadanos de 33 municipios aragoneses con el recurso urgente más cercano, dado que las comunidades ponen a disposición medios para la atención de las urgencias sanitarias en las citadas zonas limítrofes.

El objetivo de los convenios es el mismo entre estas tres comunidades autónomas.

El sistema sanitario público se inspira en los principios básicos de solidaridad, igualdad, universalidad, equidad, calidad, coordinación y cooperación para la superación de las desigualdades en salud, al objeto de conseguir una mayor justicia distributiva que permita a los ciudadanos recibir un servicio sanitario público de calidad y en condiciones de igualdad efectiva en el acceso con independencia de su lugar de residencia o del lugar en que demanden las prestaciones de la asistencia sanitaria.

Los protocolos firmados tienen una vigencia de cuatro años, prorrogables automáticamente por períodos anuales si no existiera denuncia previa y por escrito de alguna de las partes manifestada con tres meses de antelación.

La financiación

Por otro lado, los tres presidentes coincidieron en la necesidad de plantear una mejora de la financiación cumpliendo los acuerdos de la Conferencia de Presidentes.

Javier Lambán recordó que existe un acuerdo muy amplio de todas las fuerzas políticas, agentes sociales y sociedad en materia de financiación autonómica y que el propio Estatuto de Autonomía establece “con pelos y señales” a qué modelo aspiramos. Igualmente, recordó que ocho comunidades firmaron la declaración de Zaragoza en 2018, al tiempo que subrayó que Aragón no se ha movido respecto a su posición en esta materia.

Tras hacer hincapié en que no se pueden financiar igual a todas las comunidades por habitante, debido al coste de los servicios públicos que son mayores en las zonas de más dispersión de población, aspiró a un sistema de financiación “justo” por ser un “deber constitucional, patriótico, de estricta justicia” para hacer efectivo y fehaciente el principio sagrado constitucional de la unidad de España, entendido como unidad de derechos.

Añadió que en este momento se necesita la reforma de la financiación autonómica, así como la llegada de los fondos europeos de reconstrucción, con el fin de poder superar los efectos de la pandemia y, además, la brecha entre la España del litoral y la de interior, cuyo devenir ha estado marcado entre el centralismo y los nacionalismos que han aprovechado sus ventajas para sacar el rédito, en detrimento de otras comunidades como las reunidas en esa ocasión.

Lambán consideró que hay pocos instrumentos más efectivos para fijar población en el sector primario que la PAC, entendida de forma distinta a cómo se ha venido aplicando hasta ahora, procurando que los recursos vayan a fijar población en el medio rural y beneficiando precisamente a sus habitantes y trabajadores del campo. 

Otra política importante es la extensión de la banda ancha para eliminar barreras, así como otras muchas medidas tendentes a hacer de España un país que camine a una velocidad y de manera equilibrada.

Por este motivo, el presidente aragonés concluyó que él y sus homólogos aspiran a dicho equilibrio entre comunidades y recorrer ese camino para la igualdad “efectiva” entre territorios y personas, con ayuda de los fondos europeos. A su juicio, el entendimiento entre los tres presidentes es fáciles porque militan en el sentido común, “que es de lo que más necesitada está España”

Las tres Comunidades Autónomas mantuvieron una reunión de trabajo “fructífera” en Talavera de la Reina en la que, además de sus presidentes, participaron sus respectivos equipos. La delegación aragonesa contó, además, con la presencia de las consejeras de Sanidad y de Presidencia y Relaciones Institucionales, Sira Repollés y Mayte Pérez, respectivamente.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *