Empresas, economía y actualidad

Ibercaja estima para 2020 una caída del PIB del 11,4% y el 10,3% y una tasa de paro del 16,8% y 12,8% en España y Aragón, respectivamente

La Entidad presenta en esta edición sus previsiones para los años 2021 y 2022 de ambos indicadores, fundamentadas sobre los datos reales del segundo y tercer trimestre de este año y con la prudencia que requieren las incógnitas que todavía presenta la pandemia en los próximos meses

La economía aragonesa, según el análisis de coyuntura, se ha visto menos afectada que la media española en esta crisis por su composición sectorial y por el comportamiento relativo más favorable de cada sector, basado en el buen funcionamiento de la industria, exportaciones y servicios en el tercer trimestre

La mayor resistencia al impacto de la pandemia en su tejido empresarial y en su economía, la capacidad de adaptación y flexibilidad, la creatividad y combinación de las medidas público-privadas, así como el optimismo y espíritu constructivo de las empresas aragonesas hacia el futuro, son algunas de las conclusiones que presenta la “radiografía” realizada por estos expertos a la economía aragonesa

Ibercaja presentó ayer el número 71 de la revista Economía Aragonesa, una edición especial monográfica sobre la repercusión de la Covid-19. A diferencia de la edición anterior, en la que todavía no se disponían estadísticas fiables sobre el impacto de la pandemia en los distintos indicadores económicos, las previsiones para la economía española y aragonesa que presentan el Banco en esta ocasión se fundamentan en datos ciertos de un periodo de caídas, en el segundo trimestre, y otro de rebote, el tercer trimestre.

Con todo ello y, aplicando un criterio de prudencia motivado por las numerosas incógnitas que todavía provoca la pandemia, los analistas del Banco establecen estimaciones del crecimiento del PIB y la tasa de paro para 2020, 2021 y 2022, en un escenario en el que los sectores más afectados permanecerán en niveles de actividad inferiores a los del tercer trimestre, pero superiores a los del segundo durante el último cuarto de 2020 y los tres primeros trimestres de 2021.

Así lo trasladaron Antonio Martínez, director de Área Financiera de Ibercaja, y Santiago Martínez, responsable de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja, durante la presentación a los medios de comunicación de la revista editada por la entidad financiera, en un encuentro informativo virtual.

También, como explicó el director financiero del Banco, la revista modifica en este número varias de sus secciones habituales para dedicarlas íntegramente a la evaluación del impacto de la crisis sanitaria en la economía de la Comunidad aragonesa y el análisis de cómo está afectando el virus a sus principales sectores productivos, desde la experiencia vivida y la perspectiva de CEOE Aragón, el Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio y los principales clústeres de Aragón, todos ellos integrantes del Consejo Asesor de esta publicación.

Una repercusión desigual según la región geográfica y sectores

“Estimamos para 2020 una caída del PIB del 11,4% y el 10,3% y una tasa de paro del 16,8% y 12,8% en España y Aragón, respectivamente. La economía aragonesa se ha visto algo menos afectada que la media española por su composición sectorial, pero también por el desempeño relativo más favorable de cada sector. Esta diferencia se ha originado, más que en las caídas en la velocidad de la recuperación, por el buen comportamiento en el tercer trimestre de la industria y las exportaciones e igualmente en los servicios. La actuación de las autoridades políticas y monetarias ha sido clave, tanto en Aragón como en España, para mitigar los daños de la crisis y será fundamental en los próximos meses”, tal y como ha enfatizado Antonio Martínez.

Para el año 2021, las previsiones que establecen son de un incremento del PIB del 6,2% para España y del 6,3% para Aragón y de una tasa de paro del 18,4% y del 13,9%, respectivamente, para el conjunto de España y de la Comunidad de Aragón. En 2022 estos indicadores, según el Banco, serán del 6,3% y 5,9% en el caso del crecimiento estimado del PIB y 16,3% y 12,1% en el de las tasas de paro.

El informe de coyuntura destaca que la crisis de la Covid-19 ha generado unos datos macroeconómicos “inimaginables” en periodos no bélicos. Sin embargo, la incidencia no ha sido igual en todo el mundo. Así, China, primer país en verse afectado por la pandemia está siendo a su vez el primero en sobreponerse, acercándose a una recuperación completa, apoyada en el impulso de la industria y los servicios y situando el crecimiento de su PIB en el 4,9% interanual durante el tercer trimestre del año.

Por su parte, las cifras en Estados Unidos muestran un aumento del déficit exterior y diez millones de puestos de trabajo todavía pendientes de recuperar, lo que refleja la distancia que tiene que salvar todavía el país americano para volver a la normalidad.

En cuanto a Europa, el informe de Ibercaja destaca que, si bien se produjo una mayor recuperación en el tercer trimestre, los datos de confianza son menos positivos que en el caso de Estados Unidos como consecuencia de una política fiscal menos ambiciosa. En relación con el mercado laboral de Europa, durante el tercer trimestre se lograron recuperar 1,9 millones de empleos por los 5,4 millones destruidos en el segundo trimestre.

A su vez, el comportamiento de los precios ha seguido un recorrido más a la baja que al alza, motivado por la caída en la demanda y por el descenso del precio de la energía, lo que ha favorecido la implementación de medidas monetarias más expansivas. Los tipos de interés continúan estables en niveles muy bajos, lo que favorece el endeudamiento y la inversión.

Mayor resistencia de la economía aragonesa

Con respecto a España, los expertos de Ibercaja destacan que la recesión de la economía ha sido una de las más pronunciadas, con una caída del 21,5% del PIB en el momento más grave de la pandemia, como consecuencia de las medidas restrictivas severas que tuvo que llevar a cabo el país, así como por su estructura productiva y una respuesta fiscal menos contundente.

Los sectores más afectados han sido la hostelería, el transporte de pasajeros, el comercio no alimenticio y el ocio. En el lado de la demanda, la recuperación durante el tercer trimestre ha sido muy reseñable. A pesar de ello, todavía cae con fuerza el comercio de servicios, sobre todo las exportaciones de servicios turísticos.

La composición sectorial de la economía aragonesa junto con el mejor desempeño relativo de cada sector ha propiciado un comportamiento relativo menos negativo de la economía de la Comunidad, donde destaca en el tercer trimestre el impulso de la industria, las exportaciones y los servicios. Asimismo, la actuación de las autoridades políticas y monetarias ha sido crucial para mitigar los daños causados por la pandemia, tanto en Aragón como en toda España, y seguirá siendo clave durante los próximos meses.

Radiografía de la economía aragonesa y perspectivas con enfoque empresarial

Las valoraciones de la situación ofrecidas por José María García, director de estudios y análisis de CEOE-Aragón, José Miguel Sánchez y Eduardo Sanz, secretario general y colaborador del Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio e Industria de Aragón, Benito Tesier, presidente del clúster de Automoción de Aragón, Francisco Bordejé, gerente del clúster de Asociación Logística de Aragón, Manuel Pérez, director gerente del clúster Tecnara, Carlos Lapuerta, gerente del clúster Arahealth, María Eugenia Hernández, directora gerente del Clúster Aragonés de Alimentos, Alejandro Ibrahim, presidente de Aragonian Aerospace Clúster, Marisa Fernández, gerente del clúster para el uso eficiente del agua, y Francisco Valenzuela, gerente del clúster de la Energía de Aragón, reflejan, además de las particularidades de cada sector al que representan, conclusiones que ofrecen una radiografía común de la economía aragonesa ante esta crisis y su evolución futura desde una perspectiva empresarial.

En primer lugar, los autores coinciden en señalar que Aragón es una de las comunidades que está mostrando una mayor resistencia al impacto de la pandemia y mayor competitividad en su tejido empresarial y en su economía, debido a su menor dependencia de los sectores más castigados por la crisis (especialmente el turismo), y por el esfuerzo inversor y de internacionalización realizado por sus empresas en el pasado reciente.

En segundo lugar, los autores destacan la capacidad de adaptación y flexibilidad que han demostrado las empresas aragonesas para convivir con la incertidumbre y responder de forma ágil y eficaz a la demanda de sus clientes, dando continuidad a su actividad en estos meses pasados cumpliendo con los protocolos y recomendaciones sanitarias.

En tercer lugar, esta crisis va a conllevar cambios estructurales que impulsen la eficacia y eficiencia operativa de las empresas, para lo que es necesario avanzar hacia una mayor digitalización, innovación y revisión de todos los procesos, así como la identificación de aquellos productos y servicios que son más valorados por los clientes o canales de venta más demandados.

En cuarto lugar, subrayan la creatividad y combinación de las medidas de colaboración público – privadas que se han puesto en marcha, ayudando a las empresas a atender sus necesidades más apremiantes de liquidez, primero, y circulante e inversión, posteriormente, o aquellas que han permitido mantener el empleo.

Por último, los expertos resaltan el optimismo y espíritu constructivo con el que las empresas miran hacia el futuro, con el ánimo de aprender de lo sucedido, adaptarse a los cambios y aprovechar oportunidades para reforzar sus ventajas competitivas.

Finalmente, el director del Diario del Altoaragón, Javier García Antón, ofrece en la sección Punto de Mira, bajo el título “Un mundo frágil y sin confianza”, su visión sobre el impacto del virus en la economía, en la sociedad y en un mundo que, tal y como traslada en su análisis, “pensábamos hasta ahora que era perfecto e indestructible”.

El Separador de este número reúne las cifras resultantes de las medidas que Ibercaja ha puesto en marcha en estos meses para apoyar a sus clientes y a la sociedad con el objetivo de aliviar las posibles consecuencias que ha podido tener la pandemia en particulares, familias, autónomos y empresas y en aquellos colectivos más vulnerables, como las personas mayores, mostrando así su compromiso con todos ellos y su papel en esta crisis en el desempeño de su actividad esencial.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *